Es muy sencillo

Cuando explicamos la biología del sistema neuroinmune, el alumnado queda sorprendido ante el hecho inaudito de ser la primera vez que oyen hablar de ello. Para todos resulta novedoso. Para algunos, aunque novedoso, resulta sencillo. – ¿Cómo no se me ha ocurrido pensarlo? Para otros, además de novedoso, se hace incomprensible. – ¡Buff! Es muy complicado. Comparto la opinión de los primeros. Es muy sencillo. No hay que confundir comprender con aceptar o creer. Veamos: El dolor surge de la actividad simultánea de una red de áreas del cerebro («neuromatriz del dolor») y no de donde lo sentimos. Esto es …

Seguir leyendoEs muy sencillo

Dolor: Una pandemia normalizada

No juzgo la política de afrontamiento de la pandemia viral, por carecer del conocimiento imprescindible para abrir la boca en público. Sí puedo escribir y hablar sobre la pandemia normalizada de #dolor injustificado, sobre el sistema neuroinmune, sus equivocaciones, la influencia de la cultura experta.

El dolor según National Geographic

Proclamar que el dolor se produce en los tejidos de la zona doliente, que ese dolor puede estropear neuronas y centros de procesamiento, que no funciona bien el mecanismo interno de mitigar el dolor y que la ciencia ofrecerá pronto medios de atajar el problema con exquisita precisión no ayuda precisamente a quien se lo crea.

Dolores «primarios»

Los neurólogos acostumbran a clasificar las cefaleas (dolores de cabeza) en primarias y secundarias. Se entiende bien lo que quiere decirse: el dolor de cabeza es secundario cuando hay un motivo que lo explica y justifica debidamente. Un traumatismo, un tumor, una quemadura, una infección, un sangrado, el aumento o disminución de la presión dentro del cráneo… Lo primario, lo original que dio pie a que doliera son los procesos patológicos. El dolor es, por tanto, secundario. Si la cabeza duele sin que exista algo previo que lo explique y justifique, se tipificaría esa cefalea (dolor de cabeza) como primaria. …

Seguir leyendoDolores «primarios»

Escenarios y estados de alerta-protección

Escenarios

El fin de semana, la flexión o la copita de champán no son peligrosos sino temidos por el Sistema Neuroinmune, aunque no haya fundamento para ello.

El dolor no se procesa ni modula

Dolor hambre sed

¿Puede el individuo modular el dolor? ¿Intensificarlo o atenuarlo?

No directamente. Tiene que hacer algo. No basta con decirse: “no me duelas“ o “duéleme un poco más”.

Puede tomar un calmante, relajarse, desviar la atención a sus cuestiones…

Si el dolor amaina quiere decir que la estrategia del individuo ha reducido la evaluación de amenaza.

El calmante no es que haya hecho efecto sobre el dolor. Ha calmado el estado evaluativo de amenaza.