Evitar el daño

La supervivencia física es el objetivo fundamental de la conducta biológica.

Cada organismo aprende a gestionar los recursos de protección-evitación con los que viene a este mundo.

Se trata de evitar con sensatez. Evitar todo, por si acaso, no es una buena estrategia. No queda más remedio que explorar, arriesgar en la incertidumbre.

También es aconsejable explorar con sensatez. Explorar todo, probar todo, arriesgar siempre, previsiblemente trae consecuencias negativas.

Somos una especie social y nos beneficiamos de esa condición. Disponemos de exploradores-investigadores que nos dicen lo que debemos evitar. No hay mas que hacerles caso. Obedecer. ¡Que exploren ellos!

La dependencia de exploradores-investigadores también tiene sus riesgos. No todo lo que nos cuentan es cierto. Muchas veces sólo hay negocio.

Seguir leyendoEvitar el daño

>Habituación

> Casi nada de lo que sucede es relevante. La red de sensores del organismo detecta todo tipo de estímulos pero sólo una pequeña proporción de ellos son considerados como significativos y acaban activando percepción consciente.  Siempre es relevante la novedad… hasta que no se demuestre lo contrario. Los estímulos imprevistos justifican el enfoque atencional, la mirada, la escucha, la palpación por si contienen significado, aportan algo atractivo o peligroso. También es relevante la variación en la intensidad de lo mismo. La red neuronal está atenta a las variaciones, las considera, a la vez que se desentiende de todo lo …

Seguir leyendo>Habituación

>Causas y desencadenantes

> Nuestras percepciones, emociones y acciones son el resultado de una interacción compleja entre nuestros genes y el entorno. Ambos contribuyen a causar y/o desencadenar sucesos. A la hora de atribuir cuotas de responsabilidad a veces se lleva la palma nuestra genética y otras los sucesos. Hay padecimientos, como la migraña en los que se señala la responsabilidad mayor en la genética, que construye un supuesto generador hiperexcitable de migrañas que sólo necesita la presencia de un estímulo generalmente irrelevante como el chocolate, el queso curado, una variación hormonal o el viento Sur para disparar los programas que conforman una …

Seguir leyendo>Causas y desencadenantes

>El clásico condicionamiento (cultural) humano

> Cuando se produce reiteradamente una sucesión de acontecimientos en los que A precede a B, siempre y en ese orden, podemos concluir cuando detectamos A que aparezca B al poco rato. Esto es lo que aprendían los perros de Pavlov en sus conocidos experimentos de tocar una campana inmediatamente antes de presentar la comida. Los chuchos sabían que probablemente vendría la comida si oían el sonido de la campana y salivaban, anticipando así una respuesta digestiva. El sonido de la campana anunciaba la comida… siempre que el experimentador así lo hubiera decidido. El perro «creía» en el poder predictivo …

Seguir leyendo>El clásico condicionamiento (cultural) humano

>Placebo y Nocebo

> Un efecto placebo es aquél que genera beneficio (por ejemplo disminución de dolor) tras aplicar un procedimiento terapéutico engañoso, desprovisto de una propiedad real. Podemos fabricar cápsulas vacías, comprimidos de almidón, abrir el tórax y volver a cerrarlo sin hacer nada más (informando engañosamente que hemos ligado una arteria), aplicar una crema inerte y atribuirle propiedades analgésicas etc. Con la información podemos generar expectativas de beneficio que, en muchos casos, se cumplen aun cuando no hemos hecho nada… salvo engañar.  No es necesaria la información engañosa. A través del aprendizaje por condicionamiento clásico se pueden producir respuestas reales tras …

Seguir leyendo>Placebo y Nocebo