Evitar el daño

La supervivencia física es el objetivo fundamental de la conducta biológica. Cada organismo aprende a gestionar los recursos de protección-evitación con los que viene a este mundo. Se trata de evitar con sensatez. Evitar todo, por si acaso, no es una buena estrategia. No queda más remedio que explorar, arriesgar en la incertidumbre. También esSigue leyendo «Evitar el daño»

>Habituación

> Casi nada de lo que sucede es relevante. La red de sensores del organismo detecta todo tipo de estímulos pero sólo una pequeña proporción de ellos son considerados como significativos y acaban activando percepción consciente.  Siempre es relevante la novedad… hasta que no se demuestre lo contrario. Los estímulos imprevistos justifican el enfoque atencional,Sigue leyendo «>Habituación»

>Causas y desencadenantes

> Nuestras percepciones, emociones y acciones son el resultado de una interacción compleja entre nuestros genes y el entorno. Ambos contribuyen a causar y/o desencadenar sucesos. A la hora de atribuir cuotas de responsabilidad a veces se lleva la palma nuestra genética y otras los sucesos. Hay padecimientos, como la migraña en los que seSigue leyendo «>Causas y desencadenantes»