>Daño imaginado

> El organismo de los Homo sapiens (ma non troppo) está gestionado por un cerebro socializado, instruido en la cultura a la que pertenece. Gran parte de sus decisiones surgirán, irremediablemente, de lo que esta cultura dicte. Los programas de la red están dispuestos genéticamente para activarse tanto por sucesos como por expectativas y creencias. Si no fuera así no seríamos humanos. El desarrollo de la neocorteza en nuestra especie encuentra sólo su sentido evolutivo en la capacidad de aprender representando la realidad imaginativamente sin necesidad de sufrirla, rumiando lo aprendido (en teoría y práctica) para extraer conocimiento y evitar …

Seguir leyendo>Daño imaginado

>Decidir una acción

> Tomar decisiones es la actividad fundamental de los seres vivos. Cada momento, lugar y contexto contiene una incertidumbre variable que exige una acción adecuada. Generalmente todo transcurre según el guión previsto y funcionamos con el automático pero en el momento menos pensado surge el contratiempo y debemos analizarlo, darle un significado y optar por una respuesta. Cada organismo atribuye una probabilidad distinta a lo teóricamente posible. Aun cuando no esté sucediendo nada ni vaya a suceder, cada cerebro considerará el mismo momento, lugar y contexto de un modo distinto, no por diferencias objetivas sino porque interpreta la realidad potencial …

Seguir leyendo>Decidir una acción

>Estímulo respuesta

> Dicen (y Descartes tiene algo que ver con ello) que el Sistema Nervioso está constituido por circuitos que construyen respuestas a los estímulos. La secuencia sería: una neurona sensorial detecta el estímulo, lo conduce a un centro donde se analiza y de allí surge una orden que viaja por una neurona motora hasta los músculos… En el principio de todo habría un estímulo, luego un análisis de su relevancia y finalmente una respuesta.  – ¿Por qué me duele? – Tiene que haber necesariamente algún estímulo, alguna condición que produce dolor donde usted lo siente. Su neurona sensorial del dolor lo detecta, …

Seguir leyendo>Estímulo respuesta

>Recelo

> La red neuronal es de natural recelosa. Todo puede resultar nocivo y no siempre a la nocividad se le ve el plumero. Lo relevante está, en muchas ocasiones, integrado, oculto, en una pasta densa de irrelevancia. La señal está mezclada siempre con ruido, la mena con la ganga, el grano con la paja. Al cerebro de los sapiens (ma non troppo) le gusta procesarlo todo, rumiarlo una y otra vez para dar con alguna clave, una regularidad, que permita destapar relevancias ocultas.  – Apunte en un diario los días que tiene dolor de cabeza, cuándo, dónde y cuánto… junto …

Seguir leyendo>Recelo

>Relevancias

> Homo sapiens (ma non troppo) tiene mucha cabeza, demasiada. Con nueve meses alcanza el límite para poder salir del vientre materno. La criatura aún no está acabada pero tiene que salir ya de fábrica y continuar el desarrollo al otro lado del canal de parto. Las conexiones neuronales están sin concretar, siguen naciendo neuronas, creciendo el cerebro, pero ya en contacto con el mundo externo, su incertidumbre, su barullo y sin una idea congénita clara de qué hay que hacer, salvo pedir auxilio.  El cerebro del niño sapiens (m.n.t.) no distingue lo que es relevante y no. Su genética …

Seguir leyendo>Relevancias

>Habituación

> Casi nada de lo que sucede es relevante. La red de sensores del organismo detecta todo tipo de estímulos pero sólo una pequeña proporción de ellos son considerados como significativos y acaban activando percepción consciente.  Siempre es relevante la novedad… hasta que no se demuestre lo contrario. Los estímulos imprevistos justifican el enfoque atencional, la mirada, la escucha, la palpación por si contienen significado, aportan algo atractivo o peligroso. También es relevante la variación en la intensidad de lo mismo. La red neuronal está atenta a las variaciones, las considera, a la vez que se desentiende de todo lo …

Seguir leyendo>Habituación