Síndrome del cerebro inquieto

El día 23 se celebra el Día mundial del síndrome de piernas inquietas: uno de los muchos síndromes que hacen sufrir sin que haya, necesariamente, una enfermedad que lo explique y justifique. Mañana participo en Madrid en la reunión que organiza la Asociación española de pacientes. Intentaré explicar mi visión del problema. Realmente las piernas no sienten inquietud. Los sentimientos son cosa del cerebro. El sentimiento de inquietud expresa preocupación, relevancia, incertidumbre, temor y propuesta de hacer algo. El cerebro es un órgano que evalúa y propone. Su forma de hacerlo es generando y proyectando sentimientos en el individuo que …

Seguir leyendoSíndrome del cerebro inquieto

Piernas inquietas y glutamato

El síndrome de las piernas inquietas es un padecimiento inquietante y paradójico. Cuando uno decide dormir, es decir, quedarse quieto en la cama y abandonarse al deseado sueño, aparece un desasosiego apremiante en las piernas que llega a hacerse doloroso, que urge al padeciente a moverlas o, incluso, a levantarse de la cama y caminar. Sólo así se alivia el agobio. El síndrome de las piernas quietas, más conocido como claudicación intermitente o «enfermedad de los escaparates» es el proceso contrario. Cuando uno querría mover las piernas y caminar aparece un dolor apremiante que obliga a quedarse quieto… y mirar un escaparate …

Seguir leyendoPiernas inquietas y glutamato

>¡Levántate, sal de la cama y anda!

> Ya hemos comentado el problema de la fibromialgia: el cerebro activa el programa: «quédate en cama; no merece la pena que te esfuerces; tus huesos, músculos y articulaciones son frágiles y el movimiento puede perjudicarte». El dolor, cansancio, desánimo y la evaluación pesimista presionan para que la paciente se conduzca como una enferma aunque esté sana. Ante esta extorsión cerebral la paciente puede «decidir» quedarse en casa, obedeciendo a su cerebro o salir y defender sus propósitos aun a riesgo de provocar la ira cerebral y pagarlo con más dolor al detener la actividad.  La invitación a la quietud …

Seguir leyendo>¡Levántate, sal de la cama y anda!