La migraña es un estado emocional

Tendemos a pensar que la emociones suceden en el ámbito del individuo, la persona.

Las tensiones derivadas de la interacción social, las decepciones, el déficit de estima propio y ajeno, la injusticia, el desánimo, la angustia de querer y no poder, la indefensión frente a la hostilidad y desconsideración de los otros, la falta de afecto…

Las emociones que no encuentran una vía de expresión y satisfacción por los cauces normales generan una tensión interna, una energía negativa, que acaba exteriorizándose por caminos inadecuados. Por ejemplo, el dolor.

Eso se dice y acepta.

Sin embargo el dolor  no es, o no debiera ser, un indicador de la situación del individuo, la persona, sino del organismo en el que esa persona reside y emerge.

Las emociones son estados de organismo. Si duele quiere decirse que o bien se ha producido una incidencia de daño físico violento allá donde duele, o, en su ausencia, que el organismo teme, anticipa ese daño.

El miedo al daño es una emoción básica biológica. Toda la infraestructura neuronal necesaria para generar dolor, náuseas e intolerancia sensorial, está ahí, ha evolucionado para prevenir el daño físico violento, por agentes y estados físicos, químicos y violentos nocivos.

La migraña y otras etiquetas diagnósticas corresponden a esos estados emocionales somáticos sensibilizados, excesivos, erróneos, improductivos.

Registramos a los pacientes y les aconsejamos que busquen “desencadenantes” de todo tipo, incluidos los “emocionales”.

La mayoría de los pacientes fracasa en la búsqueda. No consigue ver una correlación entre lo que siente y hace y las crisis. Estas aparecen sin un patrón causal detectable.

Una amiga del blog me manda este artículo sobre las emociones y la migraña.

Comparto la idea de que el cerebro migrañoso es sensible, fácilmente emocionable ante una amplia gama de estados y variables pero lamento que sólo se considere la genética y su extensión moderna, la epigenética. Ni palabra del aprendizaje, de la crianza.

La instrucción experta al uso alimenta los estados emocionales somáticos, la incertidumbre, la sensibilización. Refuerza la convicción de enfermedad.

Estoy de acuerdo con la idea principal del artículo: la migraña femenina no es la consecuencia de un supuesto estilo emocional inadecuado que facilita la aparición de las crisis. El sufrimiento e invalidez que genera una crisis, tanto en la mujer como en el varón, no corresponden a la factura física de unas emociones mal gestionadas por el individuo sino a un cerebro que desborda sensibilidad por una condición anidada en los circuitos.

No comparto, sin embargo, la propuesta de la genética como factor exclusivo. No es posible considerarla sin tener en cuenta la interacción con el entorno y ese entorno en nuestra especie contiene cultura, información, modelos, dogmas, expectativas y creencias.

Nosotros trabajamos en los cursos la visualización del proceso de aprendizaje. Basta esa visualización para que la conectividad neuronal de la que emerge la crisis cambie y deje en paz al individuo para que gestione sus emociones en sociedad sin la interferencia de la expresión migrañosa..

El miedo del organismo, la predicción, la incertidumbre, la cultura alarmista. Ahí está la clave.

Puede que la genética corresponda a organismos má evitadores de daño o, quizás, más obedientes, imitadores.

Cada gen (suponiendo que podamos definir lo que es un gen) influye en muchos rasgos y cada rasgo está influido por varios genes que interactúan de modo complejo.

La cultura es más simple. Basta alimentar el miedo para que este se exteriorice de diversas formas.

La migraña es una de ellas.

Hay que temer el miedo somático y racionalizarlo con información y exposición graduada a la vida normal.

No conozco otro camino.

 

Anuncios

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Medicina, Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a La migraña es un estado emocional

  1. Carlos RT dijo:

    Llevo un tiempo con unas dudas, que no soy capaz de resolver y me pregunto como integraría esto Arturo? Cada vez veo más estudios que asocian la alimentación con estado inflamatorios crónicos y los asocian con dolores crónicos. Tengo claro que no sería un desencadenante, pero podrían favorecer un estado de alerta del organismo? Esto sumado a un ambiente estresor, una baja actividad física y una falta de pedagogía, no favorecería el aumento de enfermedades crónicas que padecemos?
    Muchas gracias por sembrarme la duda.

  2. Ana M. Reyes dijo:

    Gracias por seguir ahí, Arturo, alumbrando el camino que para algunos resulta realmente tan duro como difícil de abandonar.
    La información és fácil de asumir por el intelecto. El miedo racional se puede vencer con mentalidad abierta y trabajo intelectual pero… El miedo somático puede ser tan difícil de vencer! ¿Cómo domar a ese animal que llevamos dentro cuando lleva campando a sus anchas toda una vida y no responde a disciplina pedagógica alguna? Retirados los azucarillos (calmantes y profilácticos) decide amansarse y te permite avanzar en la exposición gradual a la vida que creías perdida. Psicología, mindfulness, danza… te armas de estrategias para superar la rebeldía de la fiera cuando vuelve a las andadas, que lo hace una y otra vez. Y persistes porque sabes a dónde vas y confías en el sendero elegido. Hasta te atreves a sentirte feliz.
    Aún así, en la migraña crónica (al menos en mi caso) la exposición a la vida normal puede llegar a ser… me cuesta hallar palabras para describirlo 😓
    Además de soportar un dolor en el cráneo que te deja sin voz ni pensamieno, luchar por mantener los ojos semiabiertos y el estómago en su sitio, perder la movilidad de la lengua que parece no caber en la boca donde se acumula una saliva pastosa que te ahoga, notar el sudor frío que recorre el cuerpo, vomitar por la calle y sentir que es más fuerte el deseo de morir allí mismo que el de conseguir volver a casa… es demasiado para soportarlo más de una vez en pocos días.
    Esa experiencia se graba en la memoria y el miedo a las crisis se renueva y volvemos a empezar de cero. A la próxima no te atreves a salir de la cama 😞
    Bastan un par de crisis seguidas para volver a desesperar y plantearte el sentido de la propia vida.
    Es tal la soledad y desamparo que se siente en este estado que es fundamental la ayuda de tus escritos, Arturo. Gracias de nuevo por seguir ahí.
    Un abrazo

  3. Ana dijo:

    Hola,
    Me gustaría saber si va a haber algún curso en otoño.

    Eskerrik asko

  4. Ana: tenemos la intencion de organizar un curso en Septiembre. Si estás interesada llama al tfno 696541479.

  5. Susana dijo:

    Hola Arturo,
    Tuve ocasión de presentarme la semana pasada mediante el correo privado que envíe.
    He leído el libro,y estoy “ejerciendo de alumna en prácticas”, aceptó las explicaciones y estoy dispuesta a intentarlo pero como ya sabemos todos no deja de ser un cambio radical en lo que se nos ha inculcado durante tanto tiempo…Me alegro de haber dejado los medicamentos hace mucho, eso que llevo por delante para afrontar esta nueva estapa. En cuanto a los desencadenantes…. Esa larga lista que “teóricamente nos afecta” …Eso sí que me preocupa más, por una parte me siento liberada sabiendo que mis hormonas son normales, que ningún alimento, ni el tiempo, ni el avión, ni mi estado emocional…son los causantes y que todo se trata de un error, de una alarma. Pero he de reconocer que si no soy capaz de gestionarlo, ahora sí que me voy a sentir yo la responsable y no los desencadenantes. Pero bueno hay que intentarlo, poco a poco, de hecho ayer y hoy estamos en plena batalla, peleándonos a ratos ….Habrá que ver quién la gana. ..
    Me gustaría pedirle que explicase algo más sobre el aura visual, para poder afrontarlo mejor. En mi caso hay crisis en que aparece en solitario y no presento dolor, y otras veces solamente presento dolor sin aura…. Por qué se forma esa imagen en nuestros cerebros… .? Como puedo gestionarlo? Supongo que igual que el dolor… Pero claro todavía me cuesta creer que voy a ser capaz de frenarlo llegado el caso.
    Gracias por su ayuda.
    Susana .

  6. Susana: muchos pacientes han conseguido modificar los hábitos alarmistas aprendidos, con la lectura del libro y el blog o asistiendo a los cursos. No veo por qué no vas a ser tú uno de ellos. Las herramientas son el conocimiento, el sosiego y el afrontamiento activo desde ese conocimiento y esa tranquilidad. Es una batalla contra un miedo aprendido, contra un pánico somático irracional, alimentado por la cultura. Resides en un organismo normal. Eres una persona normal. Tus genes están ahí para desarrollar un aprendizaje no para generar crisis como si los circuitos tuvieran una condición congénita de hiperexcitabilidad. La migraña no es la epilepsia.
    El aura aparece por un estado de hiperexcitabilidad neuronal autoalimentado por las expectativas. La sobreactivación neuronal tiene su límite. Si se supera puede perderse la capacidad de generar señal eléctrica en una determinada población neuronal (generalmente la visual) dando lugar al fenómeno característico del aura. La estructura de lo que se ve se genera por la arquitectura geométrica de las minicolumnas corticales, las unidades de procesamiento cortical. Es como si un dispositivo se quedar sin batería. La función decae y hay que esperar a que se recargue el dispositivo. Las neuronas no sufren. Sólo han perdido temporalmente la función de activarse por un exceso de activación (alerta) previo.
    Hay auras sin dolor y dolor sin aura. La migraña es un estado de alerta que se puede expresar de modos diversos.

    Saludos

  7. Susana dijo:

    Gracias Arturo, lo tendré en cuenta.
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s