Maldito fin de semana

 

La migraña se ensaña en muchas ocasiones con los fines de semana.

El dolor despierta al paciente en la mañana del sábado y no le abandona hasta la mañana del lunes. Si hay una fiesta intermedia, lo mismo: la mañana libre funciona como si fuera sábado y el día siguiente como si fuera lunes.

En vacaciones, como si todos los días fueran fines de semana.

Sólo el curro parece controlar la dinámica migrañosa.

Parece como si el estrés laboral fuera un bálsamo y el relax del finde un veneno.

De nada sirve renunciar a la cena y los gin-tonics del viernes.

Es inútil poner el despertador como si el sábado fuera viernes.

– ¿Por qué migraña si el finde es cuando me relajo?

– Es el estrés acumulado durante los días laborales. El sábado se descarga.

Es una explicación facilitada por los profesionales, habitualmente.

Según esa propuesta el estrés del lunes no se descarga con el sueño. Queda almacenado de algún modo y los sucesivos estreses del martes, miércoles, jueves y viernes van al mismo depósito. Sólo la madrugada del sábado permite que el estrés acumulado se libere y active el “generador” de migraña.

Podría ser que la actividad laboral, la atención y motivación hacia el trabajo mantenga a raya la excitabilidad de los “generadores” y estos entren en juego cuando disponen libremente de los recursos de atención y motivación de su competencia, dado que ya no se necesitan para lidiar con el trabajo.

El estrés laboral sería para algunos, saludable o, quizás, lo contrario: una adicción insana que impide la relajación necesaria.

Podrían ser los ritmos circadianos, patrones de activación rítmica de determinados grupos neuronales que podrían influir en el “generador”, imponiendo la migraña rítmica en torno al fin de semana… Entonces ya no serían circadianos sino circafindesianos.

No tengo una respuesta para la migraña del finde.

Sea cual sea el proceso que activa el supuesto “generador”, no deja de ser un error evaluativo de amenaza.

Ni el estrés acumulado, ni la adicción al trabajo, ni la pereza de afrontar el finde en casa, ni la rotura de un ritmo biológico, generan un estado de amenaza a la integridad física de la cabeza.

Lo que toca es el mismo afrontamiento que con cualquier desencadenante: en vez de evitarlo, exponerse a él desde la convicción de que nada sucede ni va a suceder, salvo el despropósito migrañoso si no modificamos las creencias y expectativas.

El finde no es evitable, al igual que otros “desencadenantes”, como los cambios meteorológicos, las variaciones hormonales o el estrés.

Si el desencadenante es evitable hay que exponerse a él.

Si no es evitable hay que descatalogarlo y dedicar el finde a disfrutarlo.

Muchos alumnos lo hacen y pueden recuperar la cena del viernes sin problemas. El sábdo duermen más de lo habitual y disfrutan el resto del finde sin la pelmada de la crisis.

Así de sencillo. Así de difícil de conseguir, en ocasiones.

Lo sencillo se nos atraganta.

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Medicina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Maldito fin de semana

  1. RAFA dijo:

    Hola Arturo, sí efectivamente malditos los fines de semana que incomodan con las crisis migrañosas ó con las habituales cefaleas tensionales. Como dices, cuando llega el fin de semana para disfrutar de nuestro tiempo libre el cerebro nos penaliza con ello viendo peligro en la relajación, disfrute del tiempo libre y ocio. Como no es evitable uno no se puede esconder de la realidad a no ser que nos seden y despertemos al comienzo del lunes para arrancar de nuevo. Me parece increíble cómo el cerebro está programado, como los programas de una lavadora para que empiecen en fecha y hora concretadas. Quería preguntarte Arturo, sobre el condicionamiento clásico de Ivan Pavlov con experimentos con perros que salivaban al oir el sonido de una campana antes de llevarles la comida. ¿Esto puede suceder también el fin de semana en cierto modo?. Muchas veces estamos generando continuamente patrones de condicionamiento, no me agacho para ponerme los cordones porque una vez me díó lumbago, también al agacharme para hacer la cama, a este sitio no voy más porque sufrí un mareo y cada vez que volvía a ir como que me quería dar otra vez, siempre que voy a ese sitio me da otra vez ansiedad. Yo sigo en esa lucha de fin de semana y algunas veces me tomo 1/2 sumatriptam sin emitir juicios ni pensamientos de ningún tipo, ni sistema de recompensa, ni si me sentiré mal por tomar el fármaco, nada de nada, lo tomo y sigo con lo que tenía programado. Un saludo

  2. Rafa: en el reflejo condicionado del perro de Pavlov, inmediatamente después de tocar la campana le ofrecen y dan la comida reiteradamente. Después de obtener el condicionamiento, basta tocar la campana para que salive… pero si dejan de ofrecer comida el reflejo se extingue.
    Es difícil establecer una equiparación del dolor con el reflejo pues falta la figura del experimentador, que da de comer después de la campana. El dolor sería un reforzador negativo de un estado evaluativo de amenaza. Si no hay intervención cognitiva, el refuerzo negativo mantiene el error evaluativo. A veces lo podemos sustituir por un refuerzo positivo, por ejemplo con la pastilla. En ambos casos lo que manda es la expectativa y creencia previa.
    El triptan es un ritual que está reforzado positivamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s