Evitar el dolor

 

No hay mayor placer que el de poner fin al sufrimiento.

A veces está a nuestro alcance. Basta con identificar la causa y eliminarla. Quitarnos un zapato prieto, una espina clavada en la piel.

El problema surge cuando duele sin una causa aparente sobre la que actuar. El dolor ya no es el efecto de una causa sino algo en sí mismo.

– No tiene usted nada. Es todo normal.

– Me alegro, pero me dará algo que me quite este dolor. Es insoportable.

El calmante es a veces eficaz. “Funciona”.

La función evolutiva del dolor no es la de buscar algo que lo calme sino dar con la causa para evitarla.

Si aparece el dolor en la conciencia podemos y debemos concluir que el organismo evalúa amenaza de destrucción física de los tejidos de la zona doliente y que incita al individuo a explorar conductas que lo hagan desaparecer.

Si el dolor se va, coincidiendo con una acción, que puede ser la de tomar un calmante, esa conducta quedará memorizada como eficaz.

Duele, luego hay una amenaza.

Tras una acción, el dolor se va. La amenaza parece que se ha disuelto.

La acción calmante queda valorada como necesaria por el organismo. La solicitará en el futuro, cuando vuelva a aparecer el dolor en la conciencia.

– Intenté no tomar nada, seguir con lo que estaba haciendo, sin prestar atención al dolor. Al final el dolor se hizo insoportable y tuve que ir a casa, meterme en la cama y tomar el calmante.

No es que el calmante haya disuelto el dolor. El cumplimiento de la acción exigida ha puesto fin a la valoración de amenaza. Superstición, placebo.

Se consolida así una estructura fóbico-adictiva. El organismo valora amenaza sin haberla. El miedo se retroalimenta en espiral hasta que aparece su expresión en la conciencia, en forma de dolor. Hay que disolver el embrollo, cumpliendo con el ritual establecido: la acción calmante.

El paciente sólo piensa en el dolor. Si se va, se conforma.

Para el organismo el dolor es un signo de confirmación del estado evaluativo de amenaza (sesgo de confirmación). Si tras la acción calmante el dolor se va, se confirma también la necesidad de esa acción calmante para que desaparezca la amenaza. Otro sesgo de confirmación.

El dolor, en estos casos, en los que no existe una causa que lo explique y justifique biológicamente, es el exponente de una disfunción evaluativa. No son los genes, los alimentos, los estreses, las hormonas, ni cualquier otro componente inofensivo de lo cotidiano.

Sólo hay errores de valoración de amenaza. Sesgos de confirmación.

En teoría, está claro lo que debemos hacer. Justo lo contrario a lo que el organismo solicita. Proyectar la convicción de que todo está en orden en la zona doliente y tratar de centrarnos en la actividad importunada por el dolor.

El objetivo no es dar con la clave analgésica sino disolver el error evaluativo.

Hay que centrarse en la causa, en el meollo. De otro modo mantendremos viva la dinámica de los sesgos de confirmación.

– Tómese el calmante tan pronto como note el dolor…

No estoy de acuerdo. Al menos es discutible el consejo.

No sólo existe el corto plazo. Lo que hacemos impulsados por la urgencia del momento condiciona el futuro.

Si no hay otra cosa que un error hay que tratar de eliminarlo, desde la realidad (no sucede nada amenazante) y el control desde esa convicción.

No siempre se consigue pero hay que intentarlo.

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Medicina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Evitar el dolor

  1. Aurora dijo:

    Brillante exposición! Muchas gracias!

  2. guiomar52 dijo:

    Yo creo Arturo que el dolor en sí no determina el estado de una enfermedad. No sé de migraña, pero en los Síndromes de Sensibilización central es decir fibromialgia, encefalitis mialgica y el SSQ, creo que hablamos de otra cosa, de algo más serio y grave sin quitar importancia a la migraña, que no dudo será molesta, nosotros no hablamos solo de dolor, y como yo entiendo, asumido este, la vida continua. Perdona que te contradiga, y sea incluso atrevida, pues no soy sanitaria, pero tanto trabajo nos está costando el reconocimiento de nuestras enfermedades…que me atrevo a decir que lo dejas en percata minuta, no se me recuerdo un poco a La teorías de Nietzsche en alguno de sus libros. No voy a relatar que implica tener fibromialgia diagnosticada con probablemente, y todos, EM ( encefalitis mialgica) sin que nadie nos diagnostique. Te invito e invito a los seguidores de este blog a ver esta pelicula que ilustra muy bien nuestra enfermedad, aunemos fuerzas en ayudar, porque yo a veces pienso que no se han metido en el cuerpo de los afectados . Claro, la otra piel es una peli de Almodóvar, y no sabemos cómo humanos estar en el cuerpo del otro o ver cómo se deterioran y paralizan nuestros órganos. Necesitamos que trabajéis por ello como nosotros lo estamos haciendo. Y si es tan fácil, disolver los síntomas, que se nos diga cómo pero en la sanidad pública. Agradezco tu blog, de verdad. Y es posible que tengas razón. Si es así hacedlo. https://www.filmaffinity.com/es/film934247.html
    Nosotros no hablamos de dolor, hablamos de algo mucho más complejo.

  3. Guiomar: la migraña también es algo más de dolor. El que yo hable en el blog de dolor no quiere decir que las etiquetas que lo contienen (fibromialgia, SFC SQM) se limiten a ello. Sin embargo la estructura del dolor sin daño es aplicable al síndrome de sensibilización central. Mantengo contacto periódico con un grupo de pacientes de SQM y conozco bastante bien su situación.

    Saludos

  4. isadiogo dijo:

    Bella Guiomar, yo pensaba igual que tú, tengo SQM y fibromialgia.. La SQM muy avanzada.. Aunque ya no tanto. De alguna manera comencé a mejorar y recuperar ciertas sensibilidades, aunque esta semana mi sensibilidad por terca por querer tolerar las ondas de mi celular y pues ese no era el camino. Pensar que nos reconozcan y así, nos pone en plan de víctimas.. Y para salir de esto tenemos que dejar de serlo. En mi país nadie conoce la SQM que es mucho peor que la fibromialgia, ya que te dan sintomas de fibromialgia además de mil cosas más horribles.. Y justamente cuando ves que nadie te puede ayudar, te dices si voy a morir igual tarde o temprano, no voy a tener miedo a lo que me pueda pasar y poco a poco comencé a salir a diferentes lugares. Ahora retrocedí por lo que comenté, pero estoy tratando de reprogramarme otra vez.. Porque el miedo es el que mantiene cualquier síntoma de sensibilización central. Eso ya lo he comprobado. Cuando sueltas el miedo desde la consciencia parece magia.. Me dirás que no tienes miedo, pero no es verdad, todos tememos a algo.. Sólo hay que buscarlo. Yo creo que ese es el primer paso para mejorar, quitar completamente el miedo.. Si igual nos vamos a morir, en algún momento, para que temer a nuestros síntomas?

  5. guiomar52 dijo:

    Sí, tenemos mala situación. Saludos

  6. Julián Nevado dijo:

    Hola Arturo,
    En este articulo dices frases muy acertadas como: “La función evolutiva del dolor no es la de buscar algo que lo calme sino dar con la causa para evitarla” o “El objetivo no es dar con la clave analgésica sino disolver el error evaluativo”.
    Estoy entusiasmado también leyendo tu libro “Esquemas en dolor neuropático”, se agradece la forma tan directa y sencilla para explicar los mecanismos implicados en el dolor.
    Enhorabuena!
    Julián

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s