Testimonio

Su-sana es una difícilmente describible padeciente. Tuvo la inteligencia, coraje y paciencia necesarias para hacer frente al despropósito de la migraña y a su cerebro no le quedó otra que ceder ante el ímpetu de las andanadas racionales que le mandaba en el ámbito de la conciencia.

Creo que su testimonio no necesita de más comentarios y, con toda seguridad, servirá de acicate y ejemplo a los lectores.

Gracias, Su.

Nota: Su-sana suele procesar la información de esta propuesta mediante dibujos que después nos regala a los demás. Incluimos el mejor aquí.



Testimonio “after-before Arturo Goicoechea”

“Y de repente…. lo sentí”…

No, no es el título de ninguna película (aunque bien pudiera serlo), es algo que he percibido….

Me voy a explicar de forma muy breve.  Como «padeciente» de migraña, fatiga crónica, fibromialgia, sensibilización química múltiple, dermografismo atópico y algún otro «diagnóstico» más  que los médicos oficiales se han apresurado a llamar sin ningún tipo de pudor «enfermedades crónicas», cual juez que dictamina sentencia firme sobre la vida de una persona, o sea, yo, creo estar en potestad de explicar qué ha significado para mí conocer a Arturo Goicoechea.

De la invalidez al movimiento; de la profunda desesperación por estar enferma a la certeza de que vivo en un cuerpo sano; de la muerte en vida a la vida con ilusión de futuro.

Ahora sé que la migraña es una «etiqueta». Y ciertamente, una etiqueta muy famosa en la sociedad en general y en el sector médico en particular. Mi vida dio un giro de 180 grados cuando primero «entendí» y luego «integré» que la migraña (ese dolor insoportable, insufrible y deprimente) es una creencia, una falsa alarma, una activación de amenaza inexistente, una película de terror montada y dirigida  por un cerebro lleno de miedo, aterrorizado. Pero esa película no solo se manifestaba en mi cabeza, abarcaba un alarmismo paralizante en todo mi cuerpo… y por qué no decirlo, hasta en mi alma.

Siempre he sido una persona peculiar, preguntona, rebelde, «rara». Nunca he querido decir «soy migrañosa». La palabra me parece horrible. Crea una identidad con algo que no soy, solo algo en lo que «estoy», en un estado.  En estos meses de estudio y práctica creo que, aparte de «arrancarse de cuajo» el miedo (básicamente “saberse capaz de perder el miedo a llevar una vida normal”), es fundamental «quitarse la etiqueta». Yo no soy migrañosa. Yo soy una persona que ha vivido un estado de  dolor del tipo que se define como migraña, por un tiempo determinado (aunque sean muchos años). Arturo me abrió los ojos cuando me explicó el  «Ser o estar». “To be or not to be”.

Para alguien como yo que ha vivido toda su vida (mi primera pastilla con su correspondiente «diagnostico» a los 11 años y tengo 53…) entrando y saliendo de hospitales, DEJAR de tener dolor es abrazar la libertad y, desde mi punto de vista, abrazar la libertad es salir de la cárcel, quitarse las cadenas, quitarse las etiquetas. Yo no soy migrañosa. Yo no soy EX-migrañosa. Pero HOY digo que ya he dejado de tener migraña. Ya estoy LIBRE de migraña. Ya no tengo migraña. HOY.  Y mi mundo es hoy. Nadie vive en el mañana.

Como coleccionista avezada de «etiquetas médicas»,  he tomado la decisión de dejar ya atrás este hábito de almacenar estas absurdeces. ¿Me dolerá la cabeza? Pues no lo sé. Yo sé que ya VIVO LIBRE de la etiqueta de MIGRAÑA. Aun me quedan más «etiquetas» para DES-activar (primero desactivar la etiqueta, luego los síntomas). Quiero y debo poner el FOCO en mi estar, en el hoy, en este momento, porque SOY una persona razonablemente sana, a pesar de los intentos continuados (y frustrados) que «la opinión médica experta» ha arrojado sobre mí.

Esta es mi receta:

INVESTIGA

ESTUDIA

ENTRENA

ACEPTA

INTEGRA

ACCIONA

Este es mi mantra:

STOP-DOLOR. STOP-ETIQUETAS.


2019-07-25 11.12.31

Publicado por arturo goicoechea

Neurólogo. Nacido en Mondragón, Guipúzcoa, en 1946. Jefe del Servicio de Neurología en el Hospital Santiago de Vitoria (Álava), España, hasta 2011, en la actualidad jubilado. Permanece activo como enseñante y divulgador de la aplicación de la Neurociencia al ámbito de la Neurología, especialmente referida a la migraña y al dolor crónico sin daño, impartiendo cursos y charlas y, desde hace una decena larga de años, a través de su blog.

7 comentarios sobre “Testimonio

  1. Brutal testimonio, gracias Su, gracias Arturo, es impactante como el conocimiento y su asimilación, dan tanta fuerza, que comienzas a desprenderte de todas las etiquetas y vas superando todo aquello que te impedía vivir plenamente, me parece muy valiente enfrentarte desde el conocimiento y la razón a cada una de las etiquetas y desactivarlas. Este testimonio es muy revelador y nos va a dar alas a muchos padecientes a desprendernos de ellas y del dolor, mil gracias.

  2. La experiencia del silencio varias horas al día incluida la practica de la meditación procurando limpiar las angustias y los miedos al dolor de la mente Saber no crear en la mente la realidad del dolor, es necesario olvidarla y saber conseguir el control de la mente y la expresión con frases sencillas susurradas en estados emocionales receptivos de la mente como «Cada día en todos los sentidos y aspectos dispongo de un cuerpo sano y pleno y en armonía con las leyes de la naturaleza» Procurando concienciar a los que pronto habran olvidado esta situacion de baja en la plenitud de la felicidad acerca de la SUPREMA IMPORTANCIA de evitar decir expresiones tales como ME DUELE, ESTE DOLOR INSOPORTABLE,… AY QUE PADECIMIENTO …. que crean en el cerebro la realidad del dolor Mantener la ausencia de perturbaciones exteriores (televisión radio móviles wasaps incordiantes etc ) Si alguien le dice o le recuerda el ¿Como estas? ¿te duele? decirse suavemente CANCELO CANCELO CANCELO no tiene validez ya en mi que me encuentro pleno El alimentarse de comida vegana sana sin productos perturbadores del equilibrio en el cuerpo Disfrutar de la experiencia de vivir en la naturaleza rodearse de personas cordiales y positivas reir y ser feliz. La practica de la gratitud por cada mejora que se produzca realizando servicio de ayuda a otros que están sufriendo la enfermedad Aprender posturas adecuadas de movimiento y flexibilidad La practica del Yoga el taichi estiramientos etc El conocer las leyes espirituales las 36 leyes universales y aplicarlas a favor de la sanacion Aceptar con el corazón jubiloso y alegre que digan lo que digan Gracias a Dios Se sabe demostrado que el cuerpo se puede curar a si mismo en condiciones normales tranquilas optimas Y uno solo ha de agradecer a Dios al acostarse cada noche al dormirse en paz y confiado con fe y amor que sabe uno que escuchando musica tranquila y dulce IMAGINÁNDOSE BAILANDO BALLET FELIZ DE DANZAR FLEXIBLE AL SON DE LA MUSICA que los pequeños constructores internos cada noche realizaran su trabajo adecuadamente de sustituir progresivamente todas las células por otras de mejores y apropiadas implemente decretandoselo y pidiendoselo amandose a si mismo el cuerpo y bendiciendolo como el mejor vehiculo que se conoce Y nada mas despertar permanecer un momento en la cama imaginandose feliz y dar gracias porque va a ser un dia feliz y poco a poco de vida de plena salud. De corazon espero haber aportado alguna sugerencia que ayude a mi prima Merce Esquerda Tamarit por cuya mediacion he conocido esta pagina Gracias por su maravillosa labor no suficientemente premiada y reconocida.

  3. Mi querido Arturo, gracias por compartir este testimonio, que espero pueda ser en un futuro próximo más desarrollado, detallado y descriptivo.
    En este “infernal” y caluroso verano estoy pasando muchos días enganchada a tu blog leyendo con avidez todas las entradas y aprendiendo mucho de ellas. He observado que el grado de debate y de respuesta ha menguado mucho, demasiado diría. He leído magistrales entradas con casi 30 comentarios por parte de lectores, tanto padecientes como profesionales diversos, algo que creo que ayuda a ver otras experiencias y otros puntos de vista, estemos o no de acuerdo con ellos. Conforme avanzan las entradas –y los años- desde 2009 hasta hoy, el feed-back ha ido bajando de forma paulatina.
    Obviamente, imagino que no tienes respuesta para esto. Pero sería de gran ayuda para todos aquellos que siguen tu blog (que los hay) fueran/fuéramos más participativos. ¿Cómo hacerlo? No lo sé. De igual forma pasa en otros grupos que existen en la red social (ahí también está la paradoja de cuánta más posibilidad de información y formación hay, más perdidos y mudos nos volvemos….. pero ese es otro tema). Claro está que todo el mundo es libre de opinar o no… pero.. ¿Cómo podríamos ayudar a que hubiera más interacción, más debate, más posibilidad de compartir? ¿Nos puede la pereza, el egoísmo o el mismo miedo? ¿Tan acostumbrados estamos a ser espectadores, a ver “los toros desde la barrera” que nos estamos volviendo incapaces de actuar, de aportar?
    Solo son reflexiones, claro está, pero quería hacértelas llegar a través de un lugar público y notorio. Me despido con la famosa frase que Bacall le decía a Bogart en la película “Tener o no tener”: “Si me necesitas… silba”

  4. Susana: tampoco tengo respuestas para explicar el descenso evidente de comentarios a lo largo de estos diez años. Yo mismo he bajado el ritmo de producción. Puede que ya no me resulte fácil decir algo que no haya dicho todavía,pero también hay pereza por mi parte, tanto para escribir entradas como para contestar comentarios. Creo que lo que tiene valor son los comentarios-testimonio, sean positivos negativos, que serán siempre bienvenidos,
    Un abrazo

  5. Yo si pregunté mucho, y ya me daba vergüenza preguntar tanto je je. Lo que sí he hecho es leer todo lo que me llegaba a la bandeja.
    A veces hacía silencio porque poco a poco iba mejorando..
    Pienso que como es un proceso muy largo, algunas personas quizás se desaniman y recurren a lo tradicional. En mi caso no había alternativa, no había pastilla que me quite los síntomas de SQM.
    Así que era mi único camino luego de haber explorado todo.

    Yo puse toda mi energía en esto y solo sabía de un caso recuperado de SQM bajo esta propuesta.
    Recordaba que si uno puede, todos pueden.

    No importa el tiempo. Total, tiempo es lo único que tenemos los sensibilizados.. Y luego de casi 2 años comencé a ver resultados. Pasando del encierro a la vida normal.

Deja un comentario, haz una pregunta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.