Neuroinmunoterapias

 

El Sistema Neuroinmune nos defiende, detectando amenazas y neutralizándolas.

Hay amenazas biológicas (gérmenes, las propias células del organismo) y amenazas físicoquímicas (temperaturas extremas, energías mecánicas límite, ácidos…).

Hay amenazas biológicas y físicoquímicas perfectamente detectables por el Sistema Neuroinmune, ya que dispone congénitamente de la capacidad de detectarlas. Otras están ahí y hay que aprender a catalogarlas como amenazas. El aprendizaje contiene incertidumbre y errores.

No siempre el Sistema Neuroinmune detecta el peligro. Hay falsos negativos.

A veces el Sistema Neuroinmune ve peligro donde no hay. Falsos positivos.

Se investigan vías de intervención terapéutica que puedan corregir ambos tipos de error.

El cáncer es la expresión del error evaluativo del Sistema Inmune de no ver amenaza en la actividad de un grupo de células que han conseguido burlar los controles de seguridad. Falso negativo.

Habría que potenciar el estado de alerta Inmune, espabilarlo. Se podría, teóricamente, hacer ver a las células vigilantes inmunes que determinadas células deben ser eliminadas.

La alergia y las enfermedades autoinmunes expresan el error contrario: se cataloga como amenazante lo que es inofensivo y se pone en peligro la integridad física del organismo, al activarse respuestas defensivas peligrosas e innecesarias.

Lo ideal sería hacer ver al Sistema Inmune que está equivocado. En ocasiones se consigue aplicando vacunas, componentes del agente biológico responsable del error, en dosis crecientes.

La exposición graduada a lo que se considera equivocadamente como peligroso puede descatalogarlo como tal. La vacuna con veneno modificado de avispa puede desactivar la alergia.

La Inmunoterapia está aceptada como un espacio prometedor de investigación, que ya aporta beneficios concretos en algunas enfermedades.

Existe también la Neuroterapia. Puede consultar en Internet.

A través del registro de la actividad eléctrica del cerebro (magnetoelectroencefalograma) se sugiere que se pueden detectar patrones de conectividad que se corresponden con estados patológicos como la depresión, la ansiedad, la migraña, déficits de atención…

Conociendo estos patrones podemos sugerir situaciones favorables, contrarias a las patológicas, y con la ayuda de un monitor que muestra al paciente sus ritmos patológicos, potenciar el cambio a otros más fisiológicos (biofeedback).

Bastará con regular la actividad electromagnética cerebral con los dispositivos adecuados, apagando o activando las áreas responsables del trastorno de turno.

Supongamos que el paciente padece dolor crónico, sin una lesión-enfermedad que lo explique y justifique biológicamente. Su magnetoencefalograma y Resonancia Magnética funcional postrarán un patrón determinado, el del dolor crónico. Con sesiones de biofeedback se intentará cambiar el patrón a través de la imaginación guiada.

Es decir, el cerebro está equivocado. Activa la alarma sin necesidad… pero no sin motivo. Le han instruido en la idea de columna vulnerable, sometida a cargas excesivas (malas posturas, pesos). Le han informado que hay un par de hernias y mucha artrosis.

Lo que procede es registrar la actividad electroencefalográfica y modificarla con terapias de biofeedback.

¿Qué hacemos con las hernias y la artrosis? No se puede hacer nada. Demasiado tarde.

Pienso que lo correcto ante los errores de valoración de amenaza por parte del cerebro lo que procede es corregir el error con información, sin tanto cachibache de registro.

– Su columna está bien. Muestra cambios de adaptación a las cargas. No debiera aparecer el dolor en la pantalla consciente. Mantenga su actividad sin miedo.

Reexposición gradual confiada a la actividad. Neuroterapia.

La migraña no es una enfermedad genética. Haga todo lo razonable que le apetezca, sin miedo. Neuroterapia.

La fibromialgia, más de lo mismo…

La Educación no es una terapia. Simplemente es información, ajustada a lo que sabemos sobre las funciones defensivas de la red neuronal.

El cerebro aspira toda la información que puede y la aplica, con más miedo infundado de lo razonable.

La información instila miedo a todo. Infoxicación.

Ante el exceso de sensibilización debiéramos potenciar la habituación saludable. Neuroterapia.

Los fármacos modifican la actividad neuronal de modo inespecífico, sin valorar contenidos, evaluaciones.

Inmunoterapia como herramienta de aprendizaje.

¿Por qué no Neuroterapia?

No podemos convencer al Sistema Inmune con un programa educativo. Necesitamos las vacunas, los activadores inmunes…

No existen vacunas para los errores neuronales. Tenemos algo más poderoso y selectivo. La Educación.

La Neuroeducación.

Sabemos algunas cosillas y el ciudadano tiene derecho a conocerlas.

Anuncios

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Medicina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Neuroinmunoterapias

  1. Muy buen artículo. Me picó el bicho de la curiosidad y me puse a leer sobre neuroterapia y entendí un poco mejor a lo que se refiere. Yo además de FM tengo SQM y en el párrafo donde dice “La migraña no es una enfermedad genética. Haga todo lo razonable que le apetezca, sin miedo. Neuroterapia. La fibromialgia, más de lo mismo…”, Podríamos aplicar lo mismo a la SQM? es decir, uno podría seguir con la vida de antes (porque la de ahora es muy limitada) teniendo la certeza de que estos síntomas realmente angustiantes, no son una enfermedad verdadera?.
    En mi escala de evaluación, tener fibromialgia es como un dulce comparado con la SQM. A pesar de que los dolores son intensos, nada puede asemejarse a los síntomas tan terribles que produce la SQM.. pero quitarnos el emblema de “enfermos” me parece un buen comienzo. Gracias por su respuesta!! saludos desde Perú, que además hoy estamos de fiestas patrias.

  2. Lisette: teóricamente sí. El cerebro es plástico y puede cambiar la conectividad en función de la información y experiencia acumulada y la que va entrando. El testimonio de Lucía así lo demuestra. En vez de considerar el proceso como una enfermedad pendiente de encontrar una terapia, creo que es más ajustado a la realidad y la esperanza, interiorizarlo como una cuestión de aprendizaje.

    Saludos. Pronto estaremos también de fiesta en Vitoria.

  3. Muchas gracias! así lo haré. He estado leyendo las entradas de este blog por varios días y me hacen albergar mucha esperanza. Ojalá pudiera escribir algo más sobre la SQM.. he encontrado algunos artículos pasados y me están ayudando mucho. Se que no hay técnicas ni pautas, pero tener un conocimiento más agudo del por qué nos pasa esto (me refiero a los síntomas, así como explicó el caso de la migraña), ayudaría mucho a nuestro cerebro a que no se asuste tanto, a tener la certeza de que estamos sanos, aunque parezca todo lo contrario.
    Muchísimas gracias por todos sus artículos!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s