Para cortarse las venas

Un colega médico me informa que ha escuchado esta mañana un programa en la cadena SER (minuto 9:39) en el que se hablaba del dolor de cabeza. Si lo oyes te hubieras cortado las venas, ha sentenciado.

Cierto. Pinchen el link y tiemblen.

Para empezar tanto la entrevistadora como el entrevistado (catedrático de Psicobiología) confiesan padecer migrañas.

Al parecer hay gente rara que nunca ha padecido dolor de cabeza (salvo traumatismos, infecciones…etc, se supone). Es gente «anormal». Lo normal es que la cabeza duela.

Hay quien sugiere que el dolor se produce en el cerebro, comentan. Tonterías, no es cierto, sentencia el cátedro. El cerebro no duele. No tiene «receptores de dolor».

Ni el cerebro ni ningún otro tejido de ninguna especie los tiene. Sencillamente los «receptores de dolor» no existen. Los mal llamados «receptores de dolor» son proteínas transmembrana sensoras que captan moléculas producidas por la necrosis celular (daño consumado) o la presencia de estados físico-químicos capaces de generarlo (daño potencial o inminente). Se codifica la información en señales eléctricas y se conducen dichas señales hacia los centros de procesamiento-respuesta. En el cerebro están los centros de recepción de las señales de daño que abren el paso al procesamiento final de más alto nivel, en un conjunto de áreas («neuromatriz del dolor») que evalúan los datos sensoriales al calor de lo aprendido . En función de esa evaluación, que contiene muchos componentes cognitivos, emocionales y sociales alimentados previamente por la cultura, aparece o no en la conciencia la cualidad «dolor».

Para el experto el dolor necesariamente proviene de las meninges y los vasos, compartiendo así la opinión de las tesis habituales. La Biología de la red defensiva neuronal no dice eso.

Una vez excluidas las cefaleas secundarias (tumor, infección, traumatismos… etc)… estaremos ante las cefaleas primarias:

Distinguiremos entre la migraña y las cefaleas tensionales. La tensional aparece porque los músculos craneofaciales están contraídos. Fruncimos demasiado el ceño y eso pasa factura.

En la migraña duele porque hay una «inflamación de los vasos meníngeos» y eso sucede por los consabidos hábitos desordenados. El tratamiento no es muy eficaz. El botox inhibe los «receptores del dolor» del trigémino… (¡Ay, Señor!)

El aura aparece porque las arterias dilatadas comprimen el cerebro (hay que joderse…).

Esto es lo que hay. Información en boca de expertos que proclaman como Ciencia lo que no tiene nada que ver con ella.

Si es usted, lector, un asiduo del blog, tendrá la tentación de cortarse las venas.

Mientras tanto sigue la publicidad del nuevo y primer tratamiento «específico» para la migraña, el anticuerpo monoclonal antireceptor de CGRP.

A la migraña le va muy bien todo este circo mediático. Goza de muy buena salud. Cada vez afecta a más gente desde más temprana edad.

No sé qué se puede hacer frente a este despropósito informativo.

Realmente el problema ha adquirido tintes dramáticos y no hace otra cosa que engordar.

“Lo normal es que la cabeza duela.”

Sólo unos pocos anormales se libran del dolor.

Justo debería ser lo contrario. El dolor tendría que ser una excepción. Si no hay amenaza de destrucción de tejidos de la cabeza no tendría por qué doler.

Algo muy sustancial está mal.

Genes, hábitos…

¿No será el adoctrinamiento, los programas como el antedicho?

¡Qué horror!


En GoiGroup tenemos cursos online para padecientes de migraña y otros dolores "crónicos" (preferimos llamarlos recurrentes o persistentes). Puedes darte una vuelta por nuestra web para enterarte de lo que contamos 🙂

Publicado por arturo goicoechea

Neurólogo. Nacido en Mondragón, Guipúzcoa, en 1946. Jefe del Servicio de Neurología en el Hospital Santiago de Vitoria (Álava), España, hasta 2011, en la actualidad jubilado. Permanece activo como enseñante y divulgador de la aplicación de la Neurociencia al ámbito de la Neurología, especialmente referida a la migraña y al dolor crónico sin daño, impartiendo cursos y charlas y, desde hace una decena larga de años, a través de su blog.

6 comentarios sobre “Para cortarse las venas

  1. Tuve la grandísima suerte, de escucharlo por casualidad…iba en el coche y menos mal, que yo, no conducía, Pues, la conversación, daba, para pegar un volantazo y después, cortarse las venas. Hay que ser muy arriesgad@, para hablar con tanto aplomo y seguridad.
    Gracias por todo, Arturo Goicoechea.

  2. Yo tube la fortuna de encontrar una entrada en Internet, buscando información sobre remedios paras migrañas. Ya que la medicación cada vez me hacia menos efecto… Allí estaba el blog de Arturo Goicoetxea. Muchas gracias por abrirnos la mente y bajar la intensidad del dolor

  3. Que hacer cuando a un niño le duele la cabeza, conozco a un niño de 6 años q llega incluso a vomitar ,mi hijo de 8 años le suele doler la cabeza a las noches, y a otro niño de 9 que llega incluso q desmayarse

  4. Josune: hay que hacer lo mismo que con los adultos. Explicarles el proceso. Hablarles del cerebro, en su lenguaje. Combatir el miedo, protegerles de la medicalización, las etiquetas. Es fundamental que los padres conozcan la Biología del dolor y les contagien sus convicciones.

  5. Me he reído mucho con el artículo. Lo ha contado tan anecdóticamente.
    He aprendido tanto de biología del dolor que los médicos me miran con cara de What! Cuando les hablo ja ja.
    Josume, a mi hija de ahora 13 años, se le fue la migraña. Una vez descartado el daño con tomografías y demás. La neuróloga le diagnosticó migraña. Como me sabía casi de memoria la explicación, se la fui dando y se le fue todo. Hacíamos todo lo contrario a lo que la neuróloga le dijo. Si viene ahora alguna intolerancia, se le pasa más rápido.
    Ella vomitaba también.
    Los niños son mucho más fáciles de educar en este nuevo paradigma. Me vieron como fui recuperando yo de la SQM invidente que yo tenía y para ellos ahora no hay nada imposible.
    Se le irá, usa técnicas de distracción, abrazarla mucho y quitale importancia al dolor, sacra la a jugar, eso hacia yo. Al ver que uno ni se preocupa por el dolor, ellos tbien dejarán de hacerlo.

  6. Las imágenes que ilustran las entradas del blog están geniales!! Me parece muy bueno el blog y me cuesta mucho entender Arturo que no haya más neurólogos interesados en lo que explicas. Gracias por la dedicación, algún día se hará referencia a todo este esfuerzo que haces desde la universidad, como alguien que fue perseverante a pesar del poco apoyo recibido. Un abrazo!!

Puedes escribir un comentario aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.