Joseph Altman

Si tienes dolor, podemos ayudarte. En GoiGroup tenemos cursos online para padecientes de migraña y otros dolores "crónicos" (preferimos llamarlos recurrentes o persistentes). Puedes darte una vuelta por nuestra web para enterarte de lo que contamos 🙂


Joseph Altman y Shirley Bayer

Este año el premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica ha recaído en tres reputados investigadores en Neurociencia. La trascendencia de sus aportaciones bien merece un apartado para cada uno de ellos.

Joseph Altman es un abuelo jubilado de 86 años. Eso no le impide seguir en la brega y publicar por entregas disponibles libremente en la red un monumental libro: MENTAL EVOLUTION: Origins of the Human Body, Brain, Behavior, Consciousness, and Culture.

Allá por 1962, siendo investigador en el MIT, descubrió que nacían nuevas neuronas en algunos lugares del cerebro adulto. Esto iba en contra del «dogma» promulgado nada menos que por Don Santiago Ramón y Cajal de que tal cosa no podía ser y, por tanto, fue rechazado. Pasaron unas décadas hasta que la Curia Neurocientífica reconsiderara la propuesta y abriera los ojos a lo que Joseph Altman había demostrado de forma incuestionable.

El nacimiento de nuevas neuronas (neurogénesis) en el cerebro adulto se ha demostrado en el bulbo olfatorio y en el del hipocampo. Tiene sentido. Necesitamos renovar neuronas para memorizar nuevos lugares interesantes, episodios relevantes. En el hipocampo se graban los sucesos acoplados a hitos sensoriales. Los olores son poderosos marcadores para rememorarlos. Olfato y memoria han ido de la mano evolutivamente desde hace muchos milenios. El cerebro olfativo e hipocampal es un cerebro antiguo con una corteza de menos de 6 capas.

La novedad necesita motivación, curiosidad, ánimo, acción. En la depresión, el cerebro evalúa negativamente la capacidad del individuo para afrontar la realidad y, con lógica evolutiva de ahorro, desactiva la neurogénesis de hipocampo. No hace falta. En su lugar rumia los contenidos catastrofistas del pasado-presente-futuro impidiendo que lo novedoso perturbe el análisis.

El ejercicio activa la neurogénesis y el estrés crónico o insuperable (indefensión) la apaga. Los antidepresivos protegen la fabricación de nuevas neuronas hipocampales pero no garantizan que se dediquen en el futuro a la exploración positiva de la realidad.

La neurogénesis hipocampal es necesaria para mantener el cordón umbilical con la novedad, para memorizar episodios. Sin neurogénesis no hay memoria de novedad. La neurogénesis necesita animosidad, acción, ejercicio.

En el estrés asumible se activa el hipocampo lo justo para optimizar recursos y optimizar la respuesta. El estrés imaginado atascado, desvinculado del afrontamiento real, activa descontroladamente el hipocampo y saltan los plomos, se desactiva la neurogénesis, condenando al individuo al remolino de sus pesimismos catastrofistas.

Joseph Altman (junto a su esposa Shirley A Bayer) hicieron una monumental aportación al estudio del desarrollo del cerebro. Todo ello está libremente a disposición de los internautas. De Mental Evolution sólo están publicados el prefacio y los dos primeros capítulos de 12. Promete Joseph los siguientes irán cayendo al ritmo de uno cada dos meses.

A pesar de la importancia de sus descubrimientos el matrimonio perdió la esponsorización y tuvo que proseguir con fondos personales…

Enhorabuena y gracias a Joseph Altman por su esfuerzo y generosidad

Publicado por arturo goicoechea

Neurólogo. Nacido en Mondragón, Guipúzcoa, en 1946. Jefe del Servicio de Neurología en el Hospital Santiago de Vitoria (Álava), España, hasta 2011, en la actualidad jubilado. Permanece activo como enseñante y divulgador de la aplicación de la Neurociencia al ámbito de la Neurología, especialmente referida a la migraña y al dolor crónico sin daño, impartiendo cursos y charlas y, desde hace una decena larga de años, a través de su blog.

Puedes escribir un comentario aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.