>Dolor de cabeza normal

>


– Hasta ahora no había tenido dolores de cabeza… bueno, lo normal. A todo el mundo le duele la cabeza de vez en cuando…

– Lo normal es que no duela si no ha sucedido nada especial, amenazante…

– Me refiero a que todos hemos tenido alguna vez un mal día, con problemas, hemos dormido mal, fumado demasiado…

– Nada de lo que usted refiere justifica el dolor. Nada de ello supone una amenaza para la integridad física de la cabeza.

Damos por sentado, porque así nos lo han enseñado, que la cabeza es un lugar sensible a todo tipo de estados y acciones habituales en la vida diaria, inevitables. Habría un límite de maltrato a la sesera. Si se sobrepasa, salta el dolor, del mismo modo que existe un límite para la temperatura: si vamos acercando la mano al fuego progresivamente, llega un momento en que el calorcillo se transforma en dolor…

El cuerpo está sembrado de neuronas que marcan los límites de lo que pueden tolerar los tejidos. Si sobrepasamos ese límite exponiéndolos a temperaturas extremas, estirones, compresiones, falta de oxígeno, ácidos… las neuronas vigilantes (nociceptores: detectores de estímulos nocivos) saltan, generan una señal de peligro que viaja hasta el cerebro. Desde allí se proyecta hacia la conciencia del individuo la percepción de dolor, obligando al individuo a actuar en consecuencia.

Las causas de dolor de cabeza «normal» no activan nociceptores. El dolor surge porque el cerebro ha valorado amenaza en ese momento, lugar, circunstancia, acción… » no trabajes tanto, tienes demasiadas cosas en la cabeza, tienes que dormir más (o menos…), no fumes, el queso no te conviene…». No ha sucedido nada especial, la cabeza es la de siempre, salvo la reprimenda alarmista del cerebro…

Un dolor de cabeza normal es aquél que surge cuando nos golpeamos la frente contra un borde, tenemos una sinusitis aguda, una gripe, se nos ha roto una arteria interna, ha habido un cambio brusco de presión intracraneal…

– ¿Ha observado que el dolor de cabeza se desencadene por alguna circunstancia?

Los pacientes repasan la lista de encadenantes…

– Pues no, viene sin más, estando tan tranquilo…

– ¿Nunca ha tenido un golpe, una gripe…?

– Hombre, sí, pero entonces es normal que duela…

El que duela la cabeza por causas «normales» es tan normal como estornudar en primavera con el polen o en una casa donde hay gatos…

– Tengo los estornudos normales: el polen, los gatos. Todo el mundo estornuda en primavera… ¿no?

Hay ciudadanos con dolores anormales de cabeza, aquellos que suceden fuera de situaciones de amenaza a la integridad de las células residentes…

Hay ciudadanos que toman calmantes con cierta frecuencia para aliviar los dolores «normales» de cabeza. Hay también ciudadanos que encienden cigarrillos para calmar su desasosiego… «normal»…

Antaño los camareros conocían a sus clientes con dolor de cabeza y acercaban el tubo de aspirinas junto al café a la vez que el parroquiano encendía el pitillo. Todo dentro de lo normal…

La historia del dolor anormal, comienza a escribirse con los dolores «normales». La historia del consumo anormal de tabaco (el paquete diario) comienza a escribirse con el consumo «normal», ocasional de cigarrillos…

2019-07-25 11.12.31

Publicado por arturo goicoechea

Neurólogo. Nacido en Mondragón, Guipúzcoa, en 1946. Jefe del Servicio de Neurología en el Hospital Santiago de Vitoria (Álava), España, hasta 2011, en la actualidad jubilado. Permanece activo como enseñante y divulgador de la aplicación de la Neurociencia al ámbito de la Neurología, especialmente referida a la migraña y al dolor crónico sin daño, impartiendo cursos y charlas y, desde hace una decena larga de años, a través de su blog.

Deja un comentario, haz una pregunta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.