>Seguridad

>





El sistema nervioso central (cerebro, médula espinal) está convenientemente protegido en un estuche óseo (cráneo y columna vertebral). La coraza ósea se complemnta internamente con un revestimiento de membranas (meninges). Las neuronas pueden hacer su trabajo con una razonable tranquilidad. No es fácil que se produzcan incidencias de nocividad por la actividad del usuario. Podemos tener heridas, contusiones, desgarros, hemorragias pero todo ello sucede en los tejidos blandos (piel, músculos, ligamentos) ubicados al otro lado de la cubierta ósea.

A la cubierta vertebral ya le han buscado todo tipo de inconvenientes. Se forman protrusiones discales, picos artrósicos, se rectifican las curvas, se descolocan las vértebras… Todas estas incidencias hacen que los nervios que entran y salen puedan ser pinchados, pellizcados, pinzados, comprimidos, estirados y producir dolor. Eso dicen.

La cubierta craneal no sufre los fenómenos de desgaste habituales de la columna. No hay protrusiones discales, artrosis ni pinzamientos. Las oficinas cerebrales debieran hacer su trabajo con absoluta confianza en la eficacia de las medidas de seguridad seleccionadas por la evolución. 

El cerebro habita un caparazón. La tortuga protege su frágil cabeza en el caparazón dorsal. No sabemos si las tortugas sufren dolores de cabeza o de caparazón pero por lógica biológica, por resistencia de tejidos, la probabilidad de que nosotros tuviéramos dolor de cabeza debiera ser inferior a la de la tortuga pues nuestra mollera no se arriesga a salir del caparazón.

Previsiblemente la tortuga tampoco tiene dolores de caparazón.

Para los neurólogos no hay ningún misterio. La tortuga no tiene genes migrañosos (se supone, no se sabe bien en base a qué, que son exclusivos de los sapiens (m.n.t.) ni se expone a los desencadenantes (tabaco, alcohol, estrés, queso curado, chocolate…).

Los neurólogos solucionaron el dilema del origen del dolor repartiendo las culpas entre vasos y músculos: había cefaleas “vasculares” y “musculares” (tensionales). Las arterias de un migrañoso se “inflamaban” y dilataban misteriosamente por obra y gracia de unos genes que sólo implicaban a media cabeza (izquierda o derecha pero no mitad anterior o posterior) y unos desencadenantes a los que se les suponía una capacidad vasodilatadora.

Lo lógico es que si hubiera tales genes inflamadores de arterias el problema afectara a todo el organismo y no sólo a media cabeza. Arterias hay por todos los rincones.

Ahora sabemos a ciencia razonablemente cierta que las pobres arterias no tienen nada que ver en el confuso asunto de la migraña y los neurólogos han tenido que desplazar la responsabilidad a las neuronas. A lo que parece les entra (a las de media cabeza, izquierda o derecha y nunca detrás o delante) de forma recurrente el miedo en sus conexiones y encienden el “generador de migraña”, un maldito centro seleccionado por la evolución para no se sabe bien qué (quizás para fastidiar tras el desliz de Eva).

Las neuronas del cerebro, las células más protegidas del organismo, se han vuelto alarmistas por arte de unos genes que ven peligro para ellas en todo lo que hace el individuo(chocolate, variaciones hormonales, vientos, soles, insommios, transgresiones, estreses, quesos curados…) 

Las neuronas residentes en el cráneo temen al individuo, su “estilo de vida” y activan la alarma sin ningún sentido, recluyéndolo en la habitación oscura obligándole a vomitar lo que ha comido.

El “generador de migraña” es un dispositivo de alarma previsto por la evolución para sucesos destructivos violentos (infecciones, roturas arteriales, variaciones bruscas o límites de la presión intracraneal…). 

¿Qué hace que las neuronas residentes en el cráneo se comporten así?

Los neurólogos siguen erre que erre con su teoría de los genes y los desencadenantes.

Tenemos miedo, comentan las neuronas en los corrillos de los circuitos. No estamos seguras…

Cuanto más tienen, más quieren… 
Anuncios

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a >Seguridad

  1. LOURDES dijo:

    >Lo más lastimoso, es que a pesar de los avances en neurociencia (en medicina en general) y de los "desavances" a la hora de eliminar el dolor -migraña- sigan manteniendo los neurólogos de "bien" que la migraña tiene una causa fundamentalmente vascular, y luego está el cajón desastre de la cefalea tensional. Desde hace 12 años llevo escuchando lo mismo. Hagan el favor y cambien uds también el chip.(me refiero a esos especialistas).Creo que con todos los medios a nuestro alcance se ha podido demostrar que durante una crisis de migraña no está sucediendo nada en el interior de la cabeza, y mucho menos de tipo vascular. El empeño en mantener estas teorías es similar a tenernos callados con el chupete (pastillita triptán y si no funciona corticides). Realmente considero que les resulta más fácil que intentar -el que conozca y haya estudiado- explicar estos conceptos. Alguien me dijo que eso solo era para inteligentes. Me indigno aún.Saludos Dr.

  2. >Lourdes: hay muchos pacientes que piensan, especialmente cuando el dolor pulsa, que corren riesgo de que un vaso de la cabeza estalle. A veces comprueban que su arteria temporal, la de la sien, está dilatada y lo interpretan como una prueba de que algo peligroso sucede efectivamente en la cabeza. No estaría de más que los neurólogos hicieran un esfuerzo por borrar de la mente de los ciudadanos la imaginería visual vascular pero todavía salen los estudiantes de medicina de las facultades creyendo que la migraña es vascular…

  3. LOURDES dijo:

    >Muy claro Dr; doy fe de ello.Y suscribo con ud. la petición a los neurólogos.Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s