Juan Ortiz

Este libro lo compré en 2017 por la afección que tenía de la migraña, pero ha sido hace un mes y medio cuando me decidí a leerlo. Como es normal, uno es reticente a estas nuevas tendencias, no obstante me dije, ¿qué pierdo con leerlo? Y sólo puedo decir que fue la mejor decisión que he tomado en los tiempos recientes. El libro me abrió los ojos y la mente al conocimiento del yo mismo, de cómo el cerebro manipula nuestras acciones y de cómo, con determinación y voluntad es posible controlar esa energía.

Llevo padeciendo migrañas desde hace más de diez años y lejos de ir aflojando con el tiempo, la frecuencia e intensidad se ha ido agudizando hasta el punto de que el día que no tenía que tomar triptanos para mí era todo un éxito que había que celebrar como una victoria.

Pero tras la lectura, o mejor dicho, durante la lectura del libro, me fui dando cuenta de que todo el dolor que me producía la migraña estaba provocado por mí mismo, por mi mente, por mi cerebro y poco a poco he ido venciendo esas presiones y controlando el efecto nocivo de los dolores que producen la migraña.

Solo hace un mes que terminé de leerlo y créanme que mi cerebro sigue enviandome las señales de alarma cada vez que tomo algo que, en teoría produce migrañas o al menos a mí me las producía (tomate, chocolate, quesos curados, cervezas, naranjas, comida recalentada, etc, etc, etc,), pero afortunadamente las puedo controlar y tan pronto se inician, con determinación las controlo y evito los ataques. Unas veces con más prontitud, unos pocos minutos y otras veces algunas horas, pero lo que sí puedo afirmar es que la intensidad de los ataques se han reducido hasta un 80% y lo que es mejor, no me he tomado ningún triptano ni otro analgésico desde hace más de un mes.

Lo fundamental es creer en lo que el libro explica y que es posible controlar e incluso erradicar los ataques de migraña.

Para mí la lectura de este libro ha sido mi salvación, ¡ojalá lo hubiera leído antes!

Muchas gracias gracias doctor Goicoechea por hacer posible que mi calidad de vida mejore, le estaré siempre enormemente agradecido.

Publicado por arturo goicoechea

Neurólogo. Nacido en Mondragón, Guipúzcoa, en 1946. Jefe del Servicio de Neurología en el Hospital Santiago de Vitoria (Álava), España, hasta 2011, en la actualidad jubilado. Permanece activo como enseñante y divulgador de la aplicación de la Neurociencia al ámbito de la Neurología, especialmente referida a la migraña y al dolor crónico sin daño, impartiendo cursos y charlas y, desde hace una decena larga de años, a través de su blog.