Biología del desmayo

  Muchos nos hemos desmayado alguna vez en la vida. En la mayoría de los casos no existe, afortunadamente, ninguna enfermedad que explique satisfactoriamente el evento. Mucho ruido y pocas nueces. El desmayo se produce porque no llega suficiente aporte energético al cerebro. La famosa «bajada de tensión». En ocasiones es el corazón el queSigue leyendo «Biología del desmayo»

¡Pero qué haces ahí parado…! El fiflí…

Homo sapiens (ma non troppo) es, entre otras cosas, un vehículo. Arranca, acelera, frena, se detiene, gira… Cada una de esas acciones precisa una programación específica, con una provisión adecuada de energía, la justa. La sangre se distribuye por aparatos y sistemas en función de la actividad de cada momento. Al aparato digestivo para hacerSigue leyendo «¡Pero qué haces ahí parado…! El fiflí…»

>El YO del organismo

> A lo largo del blog aparece en muchas ocasiones una separación (pedagógica) entre organismo («lo biológico») e individuo (el YO, «lo psicológico»). Es evidente que se trata de una separación intencionada cuyo objetivo es ayudar a comprender el funcionamiento del organismo en un contexto especial: la presencia de «síntomas en ausencia de enfermedad». LosSigue leyendo «>El YO del organismo»