Comerse bien el coco

Nacemos con una tupida red de neuronas, con un exceso de conectividad. El cerebro no sabe lo que se va a encontrar cuando inicia el contacto con el entorno. Los circuitos están pendientes de recibir datos sensoriales para iniciar los patrones de conexión que se expresarán en la conciencia como percepciones, emociones, cogniciones, conductas. HabráSigue leyendo «Comerse bien el coco»