>Alodinia

> En condiciones normales la aplicación de un estímulo nocivo (temperaturas extremas, pinchazos, corrosivos, ácidos, compresiones, desgarros,etc) genera dolor en la zona de aplicación. Los sensores de daño (nociceptores) repartidos por todo el organismo, detectan el estímulo y transmiten señales hasta el cerebro, donde se genera la percepción dolorosa. Si aplicamos un estímulo inofensivo: tactoSigue leyendo «>Alodinia»

>Dolor y daño

>En la migraña hay dolor pero no daño. El lenguaje confunde ambos conceptos y es fundamental distinguirlos nítidamente.  Daño se refiere a la alteración de la integridad de algo. En el tema del dolor, desde el punto de vista biológico, es decir, celular, se presupone que nos referimos al daño violento, necrótico.  El daño necrótico esSigue leyendo «>Dolor y daño»

>Erase una vez… las neuronas de la necrosis

> El organismo es, como dice Mosterín, una «república de células», una compleja organización cuyo objetivo fundamental es la supervivencia. La muerte acecha a cada una de las células-individuo y puede sobrevenir de forma violenta, inesperada, traumática, la «muerte desde fuera» (Mosterín) o «mala» muerte, o bien ser predecible, natural, «desde dentro»: la «buena» muerte. La muerteSigue leyendo «>Erase una vez… las neuronas de la necrosis»