>El sisterma neuroinmune emula la realidad que imagina

>Los sensores de necrosis consumada o inminente pueden activarse por señales de muerte violenta, tras un desgarro, compresión, quemadura, corrosión o infección (necrocepción), por haber detectado energía térmica, mecánica o química peligrosa (nocicepción) o por miedo del sistema neuroinmune a que se pueda producir la necrosis, ya que siempre existe una posibilidad teórica, aunque seaSigue leyendo «>El sisterma neuroinmune emula la realidad que imagina»

>Erase una vez… las neuronas de la necrosis

> El organismo es, como dice Mosterín, una «república de células», una compleja organización cuyo objetivo fundamental es la supervivencia. La muerte acecha a cada una de las células-individuo y puede sobrevenir de forma violenta, inesperada, traumática, la «muerte desde fuera» (Mosterín) o «mala» muerte, o bien ser predecible, natural, «desde dentro»: la «buena» muerte. La muerteSigue leyendo «>Erase una vez… las neuronas de la necrosis»

>Mayoría silenciosa

>La consciencia es un universo en el que el cerebro nos proyecta lo relevante de cada lugar y momento. Si no sucede nada trascendente dejamos de percibir el cuerpo y la mente vaga libremente repasando el pasado, prediciendo el futuro y especulando sobre lo que opinarán los otros de nuestras acciones. Este estado cerebral deSigue leyendo «>Mayoría silenciosa»