El por qué y para qué del dolor

Cuando uno padece una lesión reciente y los tejidos se encuentran en el inicio de la reparación (inflamación) está claro el por qué duele: porque ha habido un incidente de daño. ¿Por qué ha saltado la alarma cuando han entrado a robar con violencia? Pues porque ha habido una agresión violenta a la integridad física del edificio. ¿Para qué duele? Para que el individuo centre la atención en la zona dañada y no utilice la zona en reparación mientras no esté suficientemente regenerada y apta para la actividad. Para que quien recibe el aviso de la alarma se preocupe primero …

Seguir leyendo

Tener o no tener… ganas.

  La producción de «ganas» es una función importante del organismo. A través de las ganas, un producto genuinamente cerebral, el individuo se ve impulsado, con más o menos apremio, a activarse o desactivarse. Las ganas surgen de un proceso previo evaluativo, que considera costes, beneficios, riesgos y sanción social, entre un abanico de conductas posibles. La valoración racional-emocional de esas conductas posibles resulta en una propuesta ganadora que es, como su nombre indica, la que se hace con las ganas. Hay que motivar al individuo, convencerle de la conveniencia de ejecutar esa conducta evaluada (con razones y temores) como …

Seguir leyendo