El por qué y para qué del dolor

Cuando uno padece una lesión reciente y los tejidos se encuentran en el inicio de la reparación (inflamación) está claro el por qué duele: porque ha habido un incidente de daño. ¿Por qué ha saltado la alarma cuando han entrado a robar con violencia? Pues porque ha habido una agresión violenta a la integridad físicaSigue leyendo «El por qué y para qué del dolor»

Tener o no tener… ganas.

  La producción de «ganas» es una función importante del organismo. A través de las ganas, un producto genuinamente cerebral, el individuo se ve impulsado, con más o menos apremio, a activarse o desactivarse. Las ganas surgen de un proceso previo evaluativo, que considera costes, beneficios, riesgos y sanción social, entre un abanico de conductasSigue leyendo «Tener o no tener… ganas.»