La migraña es cosa de niños

Ya a los pocos días de nacer algunos lactantes expresan su angustia del único modo posible, con episodios recurrentes de llanto incontenible, al atardecer, que desquician al cuidador, provocando en muchas ocasiones maltrato físico, en forma de palmadas y sacudidas violentas o maniobras de sofocación, con dramáticas consecuencias. Los expertos no aclaran mucho el por qué de ese llanto incontenible. No parece que influya la mala leche materna. Puede que sean las tripas, los gases…  («cólicos»), aunque no hay ningún dato que lo apoye. Quizás el inicio de los ritmos de sueño, la melatonina… quizás una genética que hace llorar… …

Seguir leyendo

La profecía autocumplida

Acaba usted de nacer. Uno de sus progenitores padece migraña. Puede que herede el material genético que aumenta la probabilidad de que usted la padezca, una vez comience a interactuar con su entorno. ¿Qué factor de su personalidad modularán esos genes pro-migraña? ¿Hiperexcitabilidad neuronal? ¿Evitación de daño? ¿Obediencia? ¿Gregarismo? ¿Imitación? Al cabo de unos años puede tener su primera crisis. El progenitor migrañoso concluirá que ha heredado su fatídica condición genética. – Serás migrañoso. El afán de protegerle le llevará al especialista, quien certificará el legado genético y propondrá consejos saludables y fármacos, así como una prolija hoja de registro …

Seguir leyendo

Equivalentes migrañosos

  La «migraña» es una etiqueta que define un conjunto de síndromes de diversa expresión. En el adulto la etiqueta describe la presencia, en el relato del paciente, de episodios recurrentes de dolor (con cierta frecuencia unilateral), nauseas-vomitos e intolerancia sensorial. Digamos que es la forma madura, consolidada. Antes de establecerse como tal «migraña» adulta, sea lo que sea lo que la genera, acostumbra a expresarse en la infancia de otras maneras, con otros síntomas, en distintos y cambiantes lugares (tripas, miembros, cabeza). A veces acaba extendiéndose por todo el cuerpo (¿fibromialgia?) Puede doler la tripa, en vez de la …

Seguir leyendo

Síntomas de organismo

  Tendemos a interpretar a los síntomas como expresión de enfermedad, lesión o disfunción. Sin embargo los síntomas no informan de esa supuesta enfermedad sino del estado del organismo, lo que está haciendo para protegerse. Esa enfermedad puede ser real o imaginada. Habrá que averiguarlo en cada caso. El picor cutáneo no nos informa de una enfermedad de la piel sino de que el organismo está protegiéndola y ha activado la motivación al rascado, independientemente de que exista algo amenazante donde sentimos el picor. El hambre no informa del estado de nutrición sino de lo que el organismo «quiere» que …

Seguir leyendo

Dolores comedidos y desmedidos

  Hay dolores comedidos, razonables. Ocupan un tiempo y lugar limitado. Los dolores comedidos acompañan a sucesos de destrucción violenta (térmica, mecánica, química, infecciosa) de los tejidos. Aparecen en la conciencia de la mano del suceso. Lo notifican. Nos obligan a indagar la causa. Una vez establecida y controlada, amainan y permanecen en la zona dañada en un segundo plano, protegiéndola mientras se repara. Los dolores comedidos expresan su sentido evolutivo, su razón de ser. Los dolores desmedidos no tienen contención en espacio, tiempo ni intensidad. No hay límite. No lo hay porque, realmente, no existe el soporte físico del …

Seguir leyendo

Balbuceos migrañosos

La condición cerebral que contiene una probabilidad genética de ser migrañoso, según van madurando a lo largo del aprendizaje los circuitos, se expresa en la infancia de muy diversos modos. La forma más precoz es la del tortícolis cervical. A los pocos meses aparecen episodios de duración variable (generalmente días), en ocasiones acompañados de vómitos y disconfort abdominal. Nada hace presagiar que anda la migraña dando sus primeros pasos. En unos pocos años el cuello deja de torcerse obstinadamente hacia un lado para dar paso a otras expresiones de la «migrañosidad». No es infrecuente que «lo migrañoso» genere dolor abdominal …

Seguir leyendo