Mi columna

    Bien sea porque dejamos de andarnos por las ramas y pusimos los pies en la incierta tierra de la sabana o porque surgimos de los pantanos, el caso es que nos dio por andar a dos patas con manos libres.   De esto ya hace unos pocos millones de años. Dicen que la vocación bípeda nos ha pasado la factura del dolor lumbar. Homo sapiens (ma non troppo) es un bípedo, luego está condenado a padecer «de la columna». Eso dicen…   Me confieso bípedo y ex-padeciente de la columna.   De esto hará ya unos 25 años. …

Seguir leyendo