Las «fibras del dolor» y el cerebro (I)

Ayer en La 2, el programa El cazador de cerebros se dedicó a explicar el origen del dolor: «¿Qué me duele cuando me duele?».
La cuestión tiene su miga. Se dijeron muchas cosas y me gustaría, al filo de lo que se fue diciendo, aprovechar el contenido para aclarar cuestiones.

Información y conocimiento

– ¿Evidencias clínicas?
En mi experiencia personal, todas las que se quieran. Relatos en el blog, etcétera.
– No me valen. ¿Algo publicado?
Que yo sepa, un artículo que recoge la experiencia grupal con pacientes. Van saliendo más.

Banalizar la información

En estos días, saldrá a la venta un nuevo libro mío que se dedica precisamente a cubrir el vacío de explicaciones médicas para esos síntomas que mortifican, invalidan, desconciertan y desesperan a quienes los padecen. Sus 400 páginas están dedicadas a explicar, desde la biología, por qué si el paciente padece esos síntomas el profesional no facilita una explicación convincente.

La Biología medicalizada VIII: Síndrome de las manos inquietas

La propuesta puede resultar inquietante para el paciente y el profesional inquieto, pero da resultados excelentes en muchos casos, tanto en el paciente como en el profesional.

Mioquinas y cerebroquinas

Creo que no sólo se trata de contraer el músculo, de cumplir con los 10.000 pasos de cada día o dedicar una hora al gimnasio. Vivir es moverse. Ello implica, por supuesto, al músculo y sus #mioquinas, pero no son las únicas ni siempre las más poderosas. Depende de la narrativa de cada escenario, de cada acción.

Información y publicidad

¿Qué es la información? ¿Se puede medir? ¿Se puede gestionar, prescribir? «Le doy estos conceptos: uno antes de cada comida, con el estómago vacío».