Copia eferente. La irrelevancia del YO.

Desde que se inician los primeros movimientos fetales la red neuronal registra con cada uno de ellos los efectos sensoriales. Una patadita produce estímulos cutáneos, articulares, musculares… Una vez fuera del útero las consecuencias sensoriales de las acciones se vuelven más complejas. Se añaden estímulos auditivos, visuales, olfatorios, tactiles. Los programas motores contienen programas sensitivosSigue leyendo «Copia eferente. La irrelevancia del YO.»

Alerta y copia eferente

Nuestras acciones generan estímulos: visuales, auditivos, tactiles, propioceptivos, cinéticos. Al movernos el mundo se desplaza por la retina (flujo óptico), oímos el ruido de la calle, los músculos se estiran, el peso del cuerpo impacta sobre los pies. Las neuronas generan flujos continuos de señal que llegan hasta el cerebro. Pero… apenas notamos nada. PodemosSigue leyendo «Alerta y copia eferente»

Copia eferente. La princesa del guisante

Cristina Arenaz es una activa seguidora del blog. Participa en los grupos de migraña desde su condición de experta padeciente en dolor generalizado (fibromialgia, si se quiere) a un paso de alcanzar la condición de «ex». Es, con toda seguridad, la persona que mejor conoce todos los entresijos del blog. Desde su condición de doloridaSigue leyendo «Copia eferente. La princesa del guisante»

Grupos de migraña. Copia eferente

A todos nos han contado que hay un cerebro sensitivo y un cerebro motor. El cerebro sensitivo recibe señales de los receptores sensoriales, es decir, de los «cinco sentidos». El cerebro motor da órdenes a los músculos. También nos han contado que las órdenes siguen a las señales de los sentidos: estímulo primero y luegoSigue leyendo «Grupos de migraña. Copia eferente»

>Autointolerancia. Copia eferente.

> Un organismo es un ecosistema muy complicado. Lo habitan células autóctonas, fundadoras, y otras venidas de fuera a la fuerza, a golpe de bocanadas de aire y buenos bocados.Hay una tendencia simplista a diferenciar nítidamente lo(s) bueno(s) y lo(s) malo(s). Una forma tentadora de hacerlo es asignando bondad y tolerancia a lo(s) de casaSigue leyendo «>Autointolerancia. Copia eferente.»