Dolor justificado

El dolor es una percepción aversiva que contiene implícitamente una evaluación de amenaza de daño tisular, consumada o inminente. Si duele, puede que en la zona doliente haya tejido dañado o en apuros o, tal como sugiere la definición de la IASP, exista sólo una «vivencia o percepción de daño». El padeciente se plantea primero la cuestión del origen: «¿tendré algo?» y, una vez aclarada la causa, se formula el deseo de que el dolor se vaya, con o sin ayuda. No siempre las explicaciones que se dan para solventar la cuestión del origen son convincentes. Se recurre con frecuencia …

Seguir leyendo

Equivalentes migrañosos

  La «migraña» es una etiqueta que define un conjunto de síndromes de diversa expresión. En el adulto la etiqueta describe la presencia, en el relato del paciente, de episodios recurrentes de dolor (con cierta frecuencia unilateral), nauseas-vomitos e intolerancia sensorial. Digamos que es la forma madura, consolidada. Antes de establecerse como tal «migraña» adulta, sea lo que sea lo que la genera, acostumbra a expresarse en la infancia de otras maneras, con otros síntomas, en distintos y cambiantes lugares (tripas, miembros, cabeza). A veces acaba extendiéndose por todo el cuerpo (¿fibromialgia?) Puede doler la tripa, en vez de la …

Seguir leyendo

Somatotopía

El cuerpo está representado, mapeado, en el cerebro. No sólo el cuerpo sino el espacio externo por el que se mueve o va a moverse, especialmente si ese espacio es cercano a la superficie corporal (espacio peripersonal) y si contiene estímulos potencialmente nocivos. Cada lugar corporal tiene su historia, sus sucesos, sus temores y deseos, sus estados de alerta, en relación a lo ya vivido o por vivir. No está representada (evaluada) del mismo modo la cabeza que el tronco, la columna vertebral, el abdomen, el hombro, la cadera o la rodilla. Tampoco tiene la misma representación (evaluación) el hemicuerpo …

Seguir leyendo

Dolor nociplástico

  Hasta ahora la IASP clasificaba el dolor en dos tipos: el nociceptivo, debido a un daño consumado o inminente en tejidos no neuronales, y el neuropático, secundario a daño neuronal. La propia IASP contempla en su definición de dolor que éste puede existir sin que ningún tejido esté dañado. Para explicarlo recurría al argumento de «vivido como tal daño», sin entrar en detalles sobre lo que se quiere decir con esta coletilla final. El mayor volumen de dolor corresponde al «vivido como tal daño» aunque éste no exista, salvo en algún ámbito imaginativo. La IASP propone denominar a este dolor …

Seguir leyendo

Síndromes de habituación central

  La ciudadanía de nuestro tiempo sufre el azote de los denominados «Síndromes de sensibilización central. Su organismo actúa frente a estímulos, circunstancias, escenarios, habitualmente irrelevantes, inofensivos, como si en esa exposición le fuera la vida. Migraña, fibromialgia, dolor crónico, colon irritable y un largo y creciente etcétera. Cada Síndrome incluye un conjunto de síntomas, que no son más que la expresión de una respuesta excesiva, innecesaria, de alerta, de protección preventiva. No hay una respuesta clara a la pregunta obvia: ¿Por qué un organismo responde de esa manera hipersensible? ¿Por qué actúa como si estuviera en peligro si no …

Seguir leyendo

Dolores

Nos encanta clasificar, proveer compartimentos para agrupar iguales y así facilitar el manejo. Antes el dolor disponía de dos compartimentos: el nociceptivo y el neuropático. El primero para dolores generados por lesión de tejidos no nerviosos y el segundo los que procedían de lesión o disfunción de células nerviosas. El término disfunción, aplicado curiosamente sólo a los tejidos nerviosos y no al resto, permitía incluir la mayor parte de los dolores, aquellos que no surgen de una lesión nerviosa sino de una «disfunción» (Migraña, Fibromialgia…). Sin embargo esa inclusión generaba confusión e incomodo para el grupo de dolores neuropáticos con …

Seguir leyendo