¡No hay derecho! – Testimonio

Gracias Arturo, porque al otro lado de la pantalla hay gente como yo a la que le ha cambiado la vida y que grita a los cuatro vientos que hay solución, que el laberinto tiene salida, pero te tienen que guiar en la dirección correcta. Agradecido enormemente a tu dedicación y queriendo ayudar a aquellos que como yo sufren mucho pues es una situación que nadie comprende. #dolor

¡Exijo una explicación!

Los pacientes están adoctrinados en la búsqueda de etiquetas diagnósticas y terapias. Las consumen todas y una vez consumidas, en muchos casos se encuentran en el modo “náufrago” sin saber ya a dónde recurrir.

Mioquinas y cerebroquinas

Creo que no sólo se trata de contraer el músculo, de cumplir con los 10.000 pasos de cada día o dedicar una hora al gimnasio. Vivir es moverse. Ello implica, por supuesto, al músculo y sus #mioquinas, pero no son las únicas ni siempre las más poderosas. Depende de la narrativa de cada escenario, de cada acción.