Cuestiona tu cerebro

Cuando uno no se encuentra bien se abre el proceso del cuestionamiento. Algo no funciona. Algo que uno hace mal o algo que no está en la condición debida. El dolor, en ausencia de una causa evidente (una infección, un desgarro, una quemadura…), dispara las preguntas. No hay dolor sin interrogantes. Los expertos nos asesoran en la cuestión del cuestionamiento. La migraña no es una excepción. Primero cuestiónese los genes. Eche un vistazo a la familia. Compruebe si hay migrañosos. ¿Los hay? Tiene usted genes de migraña. Resígnese. Tanto si tiene «migra-genes» como si no los tiene, dispondrá de una …

Seguir leyendo