Si padeces de dolor u otros síntomas, podemos ayudarte en GoiGroup, la nueva plataforma que hemos creado con Arturo Goicoechea dedicada a pacientes y profesionales.


Afrontamiento

Cuando algo viene torcido tenemos que adoptar una estrategia para enderezarlo o, si no es posible, minimizar el impacto negativo.

Cuando nos sentimos enfermos afrontamos la situación, le hacemos frente.

El primer paso, evidentemente, es saber qué está pasando. Echamos mano de nuestros conocimientos deshojando la margarita entre lo que tememos y deseamos y si la situación persiste solicitamos la ayuda profesional.

Supongamos que la evaluación (historia clínica, exploración y estudios complementarios) es normal. Usted padece síntomas sin una explicación biológica convincente. Su organismo actúa como si hubiera una enfermedad, pero no la hay. Puede que el profesional a, pesar de no disponer de una explicación biológica, le facilite una explicación médica, una etiqueta: migraña, fibromialgia, dolor crónico, sensibilización central, mareo inespecífico, piernas inquietas…

Ante la etiqueta y su significado: (tiene usted una enfermedad misteriosa e irreversible) se verá obligad@ a afrontar la condición. En primer lugar no cabe otra opción que aceptar el veredicto. Si es así puede afrontar la condición 1) con catastrofismo e hipervigilancia: su vida girará en torno a las consecuencias negativas, catastróficas, y al comportamiento del síntoma. Probablemente sólo conseguirá amplificar la mortificación e invalidez. 2) desde la aceptación se esfuerza en centrar el afrontamiento en la consecución de sus objetivos personales, minimizando el catastrofismo y desviando la atención de los síntomas, tratando de maximizar su competencia en esa nueva «normalidad» 3) solicitará la ayuda profesional para evitar afrontamientos inadecuados, con excesiva carga de negatividad, ansiedad e hipervigilancia adquiriendo competencia en estrategias de control de las respuestas mal-adaptativas, o bien 4) centrará sus expectativas en una terapia que aunque no está disponible puede que en el futuro lo esté. Se siente incapaz de conseguir resultados desde la actitud positiva, activa y limita su esperanza a la terapia prometida.

Todos estos afrontamientos comparten la teoría de un organismo alterado funcionalmente. Bien por genética, por excesiva carga de estrés, por toxicidad ambiental, por secuelas postinfecciosas, por un estilo de vida desordenado o por una mezcla de todas ellas, 1) el sistema neuroinmune procesa mal la información sensorial 2) gestiona mal los recursos de respuesta al estrés 3) está sobresaturado por los estímulos de la vida moderna 4) la condición psicológica del individuo (ansiedad, desánimo) genera síntomas físicos aun cuando no hay daño relevante 5) no solicita la ayuda profesional o no sigue sus instrucciones.

Nuestra propuesta (goigroup) es radicalmente contraria a todos estos afrontamientos, aun cuando reconocemos que todos ellos pueden complicar el panorama.

No basta la evidencia médica de enfermedad, apoyada en etiquetas diagnósticas que se limitan a organizar conjuntos de síntomas.

Se necesita la evidencia biológica.

Pensamos que, desde el conocimiento del modus operandi del sistema neuroinmune, el aprendizaje, la narrativa, la dependencia de la información de expertos… se puede sugerir otro afrontamiento:

Está usted sano, pero su sistema neuroinmune evalúa erróneamente la situación. Actúa como si hubiera amenaza, sin haberla. El síntoma no informa de una condición patológica sino del estado evaluativo-motivacional del sistema neuroinmune. Si todo es normal, biológicamente su organismo es normal, estructural y funcionalmente, pero trabaja innecesariamente en modo alerta-protección-ahorro de energía: catastrofista, hipervigilante, desmotivado. Procesa los datos sensoriales internos desde la óptica de ese estado de alerta-protección-ahorro e intenta seguir los consejos de los profesionales, con resultado variable. Toma los fármacos, hace ejercicio, sigue la dieta, acude a psicoterapia y fisioterapia, mantiene una actitud positiva… pero sigue sintiéndose enferm@ aunque no lo esté.

Desde esa propuesta hay que conseguir recuperar la racionalidad del sistema. Para ello usted debe colaborar con la escucha, la aceptación y la aplicación de lo aprendido a la actividad cotidiana.

Puede resultar complicado aceptar la condición de enfermedad misteriosa-crónica-irreversible, pero puede resultar aún más complicado aceptar la condición contraria: usted reside en un organismo sano, gestionado por un sistema neuroinmune equivocado.

El afrontamiento incluye: 1) adquirir nuevos conocimientos, contrarios probablemente a lo que le han contado previamente 2) desativar el catastrofismo 3) desplazar la atención hacia sus objetivos personales 4) enfriar emocionalmente la significación del síntoma 5) recuperar la actividad perdida.

Know pain, no pain

Es el sistema neuroinmune el que tiene que aprender a evaluar la situación de otro modo. Usted tiene que ayudarle.

«No tiene nada que perder, sólo el dolor» (Kevin Allcoat)



Si quieres recibir las claves para librarte del dolor y otros síntomas, apúntate a la lista de correo de GoiGroup aquí abajo. Recibirás un PDF gratis con los primeros pasos. Si eres sanitario, también hay para ti.



Escucha nuestro nuevo podcast, "Desfragilizando":

Puedes escribir un comentario aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.