El por qué y para qué del dolor

Si tienes dolor, podemos ayudarte en GoiGroup. Tenemos cursos online para pacientes de migraña y otros dolores crónicos.


Cuando uno padece una lesión reciente y los tejidos se encuentran en el inicio de la reparación (inflamación) está claro el por qué duele: porque ha habido un incidente de daño. ¿Por qué ha saltado la alarma cuando han entrado a robar con violencia? Pues porque ha habido una agresión violenta a la integridad física del edificio. ¿Para qué duele? Para que el individuo centre la atención en la zona dañada y no utilice la zona en reparación mientras no esté suficientemente regenerada y apta para la actividad. Para que quien recibe el aviso de la alarma se preocupe primero en averiguar lo que ha pasado y luego proteger el edificio mientras se repara el destrozo.

Cuando no hay daño, pero sí la exposición a un estímulo potencialmente nocivo el por qué y para qué del dolor también son evidentes: porque he tocado una cazuela caliente y para apartar la mano rápidamente, evitando así que se consume el daño (quemadura).

Las dos preguntas se complican cuando no existe daño consumado ni potencial.

¿Por qué duele la cabeza todos los fines de semana? No está claro. Dicen que porque se acumula el estrés a lo largo de los días laborables y ese estrés se descarga al despertar el sábado. ¿Para qué? Dicen que para que trabajes menos. Ya, pero ese supuesto estrés acumulado ¿puede dañar la cabeza? No creo.

¿Por qué duele la zona lumbar cada vez que me agacho? Dicen que es porque tengo desgaste en las vértebras. Y ¿para qué duele? Dicen que para que no me mueva, pues puede ser peligroso. Ya, ¿pero no dicen que es buena la actividad y que tenemos que movernos sin miedo?

¿Por qué me duele la rodilla cuando llueve? No sé. ¿El reuma, quizás? Y ¿qué es el reuma? No sé. Algo que fluye, dicen. Y ¿para qué duele cuando llueve? Supongo que para que no se moje la rodilla, no sé. Ya, pero la rodilla siempre está mojada…

Con el picor sucede algo parecido:

¿Por qué me pica el antebrazo derecho? Pues porque tienes un mosquito. ¿Para qué? Para que te libres de él.

¿Por qué me pica si no tengo nada en la piel? Ni idea. ¿Para qué? Pues para que te rasques. Ya, pero ¿para qué? si no tengo nada que rascar, eliminar? No sé. Pregúntale a tu sistema neuroinmune.

Por qué tanto dolor o picor sin un porqué conocido y, sobre todo, si no hay un mínimo para qué que los justifique…

Creo que el sistema neuroinmune siempre tiene un por qué, aunque no lo conozcamos, pues no nos lo cuenta:

Si pica o duele es porque la información validada para ese escenario contiene una evaluación de amenaza, justificada o no. ¿Para qué? Pues para eliminar esa amenaza o tratar que el individuo evite el escenario la próxima vez, le coja miedo.

Los síntomas siempre tienen un fondo evaluativo (por qué) y motivacional (para qué) que propone al individuo consciente una conducta coherente.

¿Por qué no se me ha quitado el dolor con el ibuprofeno? Porque el cuerpo se ha acostumbrado, dicen (por ejemplo). ¿Para qué sigue el dolor? No sé. Se me ocurre que para que hagas algo distinto.

¿Por qué se me ha ido el dolor con el ibuprofeno? Pues porque el ibuprofeno es un calmante que actúa contra el dolor. Ya pero ¿para qué se ha ido el dolor si previamente ha venido para protegerme? ¿Por qué ha cambiado de opinión el sistema neuroinmune? ¿Para qué? Pues porque habrá pensado que el ibuprofeno ha eliminado el peligro. Entonces, ¿para qué me deja moverme si el peligro es el mismo?

Hace unos días mi nieta Ariane (8 años) preguntó a mi hija Maite, fisio: ¿Cómo pueden aprender los leucocitos si no tienen cerebro?

Pregúntale al abuelo…

Know pain, no pain.

Hágase preguntas biológicas. Hacia dentro, no hacia fuera. Le pueden contar cualquier cosa en este tema…

Publicado por arturo goicoechea

Neurólogo. Nacido en Mondragón, Guipúzcoa, en 1946. Jefe del Servicio de Neurología en el Hospital Santiago de Vitoria (Álava), España, hasta 2011, en la actualidad jubilado. Permanece activo como enseñante y divulgador de la aplicación de la Neurociencia al ámbito de la Neurología, especialmente referida a la migraña y al dolor crónico sin daño, impartiendo cursos y charlas y, desde hace una decena larga de años, a través de su blog.

4 comentarios sobre “El por qué y para qué del dolor

  1. Muy buena entrada.
    ¿Se podría decir que con el ibuprofeno engañamos al cerebro y le hacemos creer que no hay peligro? ¿Podría ser esta práctica realmente contraproducente? El caso de la migraña es el que me viene a la mente…

    Muchas gracias!

  2. Que bárbara tu nieta Ariane!!!!
    Genial entrada
    El resumen que saco es: el dolor es útil? no.. pues, al carajo
    Un gran abrazo Arturo

Puedes escribir un comentario aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.