Iatrogenia

Los profesionales sanitarios, en nuestro afán de diagnosticar y tratar, a veces generamos perjuicio, Iatrogenia, efectos colaterales no deseados.

Puede ser peor el remedio que la enfermedad.

No sólo se genera Iatrogenia con los tratamientos, sino también con las etiquetas diagnósticas. En mi opinión, hay etiquetas diagnósticas que son yatrogénicas.

El organismo humano tiene la notable propiedad de adquirir a través de la cultura, habilidades insospechadas: matemáticas, química, física, mecánica, música, pintura… y también medicina, famacología…

Disponemos de una compleja red neuronal que nos capacita para incorporar desde la cultura, a través del aprendizaje, capacidades de todo tipo. Aprendemos a leer, escribir, hacer divisiones y multiplicaciones, reglas de tres y cosas así.

Las que nos interesan son las habilidades sanitarias. Aprendemos medicina, farmacología, fisioterapia, psicoterapia… y el sistema neuroinmune valida o invalida la información y actúa como un profesional.

Al igual que los profesionales externos, ese médico interno puede generar Iatrogenia, perjuicio.

– Me duele la zona lumbar. Tengo mal la columna. He cogido muchos pesos. Me tomo un ibuprofeno.

El médico interior ha dado por sentado que el dolor aparece porque la columna está mal por haberla maltratado con cargas inadecuadas y que un antinflamatorio es una buena opción. No se plantea en el diagnóstico diferencial la posibilidad de que la columna esté razonablemente bien, que el coger pesos no tiene por qué haber generado una lesión, que no existe daño ni inflamación y que podría tratarse de un error de evaluación de amenaza del sistema neuroinmune.

Puede que tras la toma del ibuprofeno el dolor disminuya. Se refuerzan todas las hipótesis previas. No se contempla el efecto placebo ni la implicación del sistema motivacional, que exigía, innecesariamente, esa acción.

Realmente, una vez descartado un daño que explique y justifique biológicamente el dolor, lo correcto hubiera sido desatender, desvalorizar el dolor (no sucede nada, puedo y debo moverme) y hacer sin miedo lo que uno tuviera pensado hacer, sin rumiar negativamente el pasado ni el futuro y, por supuesto, sin autorecetarse ibuprofeno.

El organismo incluye varios profesionales sanitarios en la conectividad de sus circuitos. Serán los que cuiden de usted.

Tal como sucede con los profesionales externos, es fundamental que conozcan bien el oficio los internos, para generar con sus evaluaciones más beneficio que coste.

En mi opinión, etiquetas como migraña, fibromialgia, dolor crónico (sin daño) y otras muchas, son actos de Iatrogenia que imponen estados de alerta-protección injustificados y potencialmente perjudiciales. No aportan nada, sólo efectos secundarios, mortificación e invalidez.

No sólo las terapias generan Iatrogenia Las etiquetas también lo hacen.

Primum non nocebere

Ante todo evitar la Iatrogenia.


Si tienes dolor, podemos ayudarte. En GoiGroup tenemos cursos online para padecientes de migraña y otros dolores "crónicos" (preferimos llamarlos recurrentes o persistentes). Puedes darte una vuelta por nuestra web para enterarte de lo que contamos 🙂

Publicado por arturo goicoechea

Neurólogo. Nacido en Mondragón, Guipúzcoa, en 1946. Jefe del Servicio de Neurología en el Hospital Santiago de Vitoria (Álava), España, hasta 2011, en la actualidad jubilado. Permanece activo como enseñante y divulgador de la aplicación de la Neurociencia al ámbito de la Neurología, especialmente referida a la migraña y al dolor crónico sin daño, impartiendo cursos y charlas y, desde hace una decena larga de años, a través de su blog.

Un comentario en “Iatrogenia

  1. Gracias Arturo. Interesante entrada desde el punto de vista del los especialistas médicos que «residen» dentro del organismo, y que han estado aleccionados por la «opinión experta».
    Sé que iatrogenia es una palabra que se emplea en el sector médico. Pero visto lo que estamos viviendo empiezo a pensar que podría extenderse a más ámbitos. El mismo estado de alarma provoca una alarma en el estado de cada uno de los ciudadanos que, por ignorancia (no es obligado saber de todo) nos «tragamos» lo que nos dicen… Hoy mismo he sido «víctima» de eso: he ido a la farmacia y la farmaceútica me ha espetado a las bravas que si no llevo mascarilla me voy a contagiar si o si y que no es ninguna tontería…. Acabáramos!!!! Por fortuna, soy una persona que ha aprendido a discernir.. pero muchas otras personas delante de semejante afirmación vuelven a su casa hechas polvo y a buen seguro, llenas de síntomas. Casi que se podría hablar de Iatrogenia global o globalizada… no sé…
    Al margen de mis reflexiones, te quería preguntar si cuando mencionas al sistema neuroinmune te refieres al sistema nervioso central o lo diferencias de alguna forma?????
    Gracias y un fuerte abrazo

Puedes escribir un comentario aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.