Dolor (neuro)musculoesquelético

No sé qué pasa con las neuronas pero se les ignora, al menos en el lenguaje.

Las emociones, percepciones, pensamientos y decisiones se cocinan en el cerebro. Ya lo dijo Hipócrates pero Aristóteles se empeñó en situar en el corazón lo que en justa medida le correspondía a nuestro órgano más complejo.

«Deja que hable tu corazón» (en vez de que lo haga el cerebro) es un consejo absurdo. El corazón no es mas que un músculo que bombea sangre con la fuerza y frecuencia que le ordenan las neuronas. Los emoticonos no debieran ser corazones sino cerebros.

La emoción cardíaca es una emoción neuronal.

Lo mismo sucede con el denominado «dolor músculoesquelético». Los músculos, huesos y articulaciones que soportan la estructura y hacen que nos movamos se limitan a obedecer lo que se les diga. Son igual de irrelevantes en la cuestión del dolor como lo es el músculo cardíaco en las cosas del querer (y no poder).

Las células musculares (miocitos) están protegidas por el sistema neuroinmune. Si andan en problemas generarán señales de peligro que detectarán las neuronas vigilantes (nociceptores) del lugar y pondrán en estado de alerta la red neuronal. Quietos o moviéndonos percibiremos dolor en la zona en apuros. El sentimiento o quale «dolor» no procede de los miocitos sino de la evaluación que hace la red del suceso, en base a la información de los nociceptores (receptores de nocividad), la narrativa histórica y el contexto.

No hace falta que suceda nada para que una postura o una acción resulte dolorosa. Basta con que la red neuroinmune entre en estado de alerta-protección si lo que hacemos o vayamos a hacer es evaluado como amenazante. Los miocitos ejecutarán el estado de protección. Se contraerán mientras persista el estado protector. La neurona mensajera, que transmite la orden (motoneurona alfa) liberará acetilcolina en la placa motora (punto de conexión con la fibra muscular) y el músculo obedecerá. Se contraerá.

Los nociceptores de la zona en la que esos músculos están trabajando estarán en modo alerta, previsiblemente algo sensibilizados con un plus de CGRP (mensajero de sensibilización. Aunque no recojan información relevante, pues no está sucediendo nada, los centros evaluativos mantendrán activado el estado de alerta-protección a no ser que suceda algo realmente relevante (aparece el león y hay que huir) y lo que toca es mover el esqueleto sin miedo al daño y sí a ser devorado por el felino. Durante la huída no sentiremos el quale «dolor» (analgesia por estrés, de verdad).

Incluso aunque los miocitos no reciban orden de contraerse y por tanto en la placa motora no se liberen pulsos de acetilcolina (el mensajero que ordena la contracción de las fibras musculares), el estado de alerta puede generar un rezumamiento del neurotransmisor y crear un estado de sensibilización de las placas motoras, haciendo que algunas fibras queden contraídas (puntos gatillo).

En definitiva: las neuronas pintan mucho. Es todo muy complejo.

A veces los miocitos trabajan en malas condiciones. No les llega sangre. En ese caso liberan moléculas de estrés. Los nociceptores detectan la señal e informan a la red. Previsiblemente el estado de alerta-protección se expresará en la conciencia como quale (cualidad subjetiva) «dolor». Angina de pecho si el músculo es el cardíaco. Infarto si se ha tapado la coronaria y los miocitos han muerto.

Otras veces los miocitos ni siquiera están trabajando pero lo que el individuo hace o pretende hacer es evaluado como amenazante. Alerta-protección. Dolor… «músculoesquelético».

¿Es mucho pedir que de una vez se reconozca la actividad neuronal y se incorpore, al menos, lo «neuro» a lo músculoesquelético?

El músculo es un mandado. No se contractura. Se contrae ( y relaja) mientras se le ordene que lo haga.

El músculo no se estira. Se limita a relajarse, cuando se le ordena.

No existe el dolor «músculoesquelético». Todos los dolores son productos exclusivamente neuronales.

Hay veces que el dolor que aparece al estar quietos o cuando nos movemos está justificado. La acción contiene riesgo de daño necrótico en los tejidos, por el estrés mecánico que implica. Se activa la alerta-protección. Justo y necesario.

Otras muchas, la acción es inofensiva y saludable pero la red evaluativa no lo cree así. Alerta-protección. Dolor. Patrones motores disfuncionales. El músculo no sufre ni está amenazado. Tampoco el esqueleto. La protección no hace mas que generar mortificación e invalidez al individuo y estrés mecánico a la estructura.

Lo que procede no es manipular la zona doliente.

Lo sensato sería desactivar un estado de alerta-protección injustificado que a medio y largo plazo degradará los tejidos por estrés mecánico sostenido.

Individuo consciente. Circuito córticotalámico. Ganglios basales. Amígdala. Sustancia gris periacueductal. Formación rostral ventromedial bulbar. Vía modulatoria inhibitoria-excitatoria descendente. Endorfinas, serotonina, noradrenalina, asta posterior y anterior. Nociceptores y motoneuronas alfa y gamma. Placa motora. Acetilcolina y colinesterasa. Todo neuro…

Miocitos y fibras musculares. Palancas óseas y bisagras articulares. Tienen su papel, pero son unos mandados. A veces se dañan. Las neuronas los protejen. Otras no les pasa nada y les vendría bien hacer ejercicio. La red neuronal prefiere que lo «músculoesquelético» esté parado, de baja, o que se mueva con cuidado, con miedo.

¿Dolor músculoesquelético?

¿Qué me dice de las neuronas?

¡Ah! ¿Se refiere a lo psicosocial, las emociones?

Deje que hable su corazón. Gestión emocional. Inteligencia cardíaca, es decir, muscular…

Know pain. Know neurons


2019-07-25 11.12.31

Publicado por arturo goicoechea

Neurólogo. Nacido en Mondragón, Guipúzcoa, en 1946. Jefe del Servicio de Neurología en el Hospital Santiago de Vitoria (Álava), España, hasta 2011, en la actualidad jubilado. Permanece activo como enseñante y divulgador de la aplicación de la Neurociencia al ámbito de la Neurología, especialmente referida a la migraña y al dolor crónico sin daño, impartiendo cursos y charlas y, desde hace una decena larga de años, a través de su blog.

9 comentarios sobre “Dolor (neuro)musculoesquelético

  1. Pero como saber si hay daño real? En una factura es claro el daño. Mi mamá está fracturada, es objetivo. Se ven sus huesos salidos.
    A mi me dicen fascia plantar emgrosada, inflamada, tendón de Aquiles inflamado, tendinitis en la rodilla, «contracturas en los gemelos» . No corras en circulos pequeños más porque te vas a desgarrar. El dolor más intenso es en mis rodillas, zona lumbar como de parto y hasta los brazos y espalda.. Tocan los músculos y tendones y duelen y se sienten duros, rígidos. La doctora dice que la fascitis plantar es así, puede doler hasta la nuca. Y a mi me pasa justo eso. Hacen su trabajo los fisios, mejora. Luego intento caminar o subir escaleras, terrible.
    Ponerme boca abajo me duele mucho la zona lumbar al quiebre, o al sentarme o echarme.

    Si el médico me dice todo esto y él dolor corresponde tan intenso, como comprobar que tengo un daño real o no?

    No sé cómo deba ser una inflamación de músculos, tendones o fascia. Y claro está el temor a que me desgarre algo. Y he tratado de seguir con todo aplicando los conceptos pero como no tengo claro que pueda ser parte del error o daño real.
    Será posible desactivar el dolor aún con daño real? Por ahora me necesitan mi mamá y mis hijos y necesito ser más funcional.
    Incluso me asombra que mi mamá con dos radios fracturados, casi pulverizado algunos huesillos, tenga el yeso y no tenga mucho dolor. Es más las manos las tiene muy hinchadas y moradas y dice que le duele poco.

  2. Lissette: no puedo ni debo juzgar casos individuales. Todo dolor, como cualquier contenido de la conciencia es el resultado de la integración de lo que el sistema predice, evalúa anticipadamente, y la información sensorial de los tejidos. El profesional debe valorar el valor que tienen los datos de sus exploraciones e imágenes y juzgar si esos datos explican y justifican el dolor. Las etiquetas diagnósticas sólo son etiquetas, que no siempre ayudan a solucionar el problema.. No puedo solucionar tus dudas. Las comprendo pero no debo entrar a hacer juicios diagnósticos.

  3. BUENOS DIAS , DON ARTURO, MEJOR EXPLICADO IMPOSIBLE, ME HA QUEDADO CRISTALINO. MUCHAS GRACIAS.ESTOY A LA ESPERA DE QUE PONGAN UN NUEVO CURSO AUNQUE SEA EN SU TIERRA, PARA PODER HACERLO

  4. Bueno no lotengo muy claro don Arturo, porque tengo dolor de cabeza de muchos años de evolucion que ahora dicen es de los occipitales, dolor de espalda, sii, he ido a mjchos medicos como muchos de los pacientes que cuentan su experiencia en el blog, y cuando le leo,me veo representada. Es usted el unico que ha dicho algo coherente a lo que me pasa. He leido su libro migraña,y el de depresion, y por supuesto sigo el blog desde que x casualidad lo encontre en agosto. Que tambien lo sstoy rastreando entero. Asi que no se si seria un curso para migraña o para dolor cronico, porque el dolor de cabeza es diario,lo ultimo que me hicieron fue en un hospital de madrid , pinchar en quirofano los nervios occipitales , creo que se llama radiofrecuencia, y fue peor el remedio que la enfermadad. Desde que lo leo no tomo medicacion y aguanto como puedo, por eso quiero hacer el curso cuanto antes. Muchas gracias, he puesto en esto toda la esperanza, cuando leo tantos testimonios, pienso, yo tambien podre contarlo muy pronto.

  5. Creo que este blog trata, si no me equivoco, fundamentalmente del dolor sin daño tisular demostrado (migraña, fibromialgia).

    Pero me imagino que los conceptos que se manejan para explicar este dolor son validos también o están presentes en el dolor protector agudo provocado por un daño tisular y que puede evolucionar a un dolor crónico mantenido que oscila en intensidad y que puede estar relacionado con factores intrisecos y extrinsecos que influyen en el tejido y organismo de la persona.

    Lo que entendí cuando me explicaron el dolor crónico en una formación es que se llega a el por un proceso fisiopatológico del dolor protector agudo, es decir hay un daño tisular que provoca una sensibilización periférica (hiperalgesia primaria, hiperalgesia secundaria) que si se mantiene en el tiempo se desarrollan nuevos mecanismos fisiopatológicos que conducen al dolor crónico (sensibilización central). Creo que esta es la versión académica.

    Pero no sé si usted comparte esta parte de la versión académica para llegar al dolor crónico a partir de un daño tisular real que empezó con un dolor agudo para proteger el organismo y que evoluciono por mecanismos fisiopatológicos a un dolor crónico

    Supongo que sí, pero lo que le falta a la versión académica son los factores que menciona en su blog que influyen en la red neuroinmune, como son la cognición, la emoción, la cultura, la educación, el conocimiento, las creencias, los cuales son importantes a la hora de que la red neuroinmune pueda entrar en un estado de alerta-protección crónico (dolor crónico) y donde el tejido puede que no tenga influencia.

    ¿Esto es así?. Corrija me por favor si estoy confundido ya que no sé si he llegado a una conclusión acertada.

  6. Manu. No comparto la hipótesis oficial. La respuesta inflamatoria a un suceso necrótico está autoregulada y la sensibilización desaparece sin dejar un estado alterado de procesamiento. El dolor es la expresión en la conciencia de un estado de alerta-protección que surge de un proceso evaluativo subyacente. Estoy de acuerdo con lo que sugieres. Si hay dolor crónico quiere decir que el estado evaluativo-motivacional de alerta-protección sigue vigente.

  7. La hipótesis oficial cree que un daño mantenido en el tiempo genera una respuesta del sistema neuroinmune que van a producir unos cambios que van a afectar a todo el circuito nociceptivo tanto periférico como central. Estos cambios se conocen con el nombre de sensibilización que puede ser central o periférica según a la zona a la que afecte. Estos cambios podrían ser los responsables del proceso de cronificación del dolor.

    Usted cree que la respuesta inflamatoria a un suceso necrótico está autoregulada y la sensibilización desaparece sin dejar un estado alterado de procesamiento. Es decir son versiones contrapuestas

    Cuando la hipotesis oficial habla de un daño mantenido en el tiempo, usted a que cree que se refieren.

  8. Manu: el estado de alerta-proteccion mantenido se expresa con mediadores que son interpretados como proinflamatorios. Hay activación neuronal y lógicamente glial (están unidas funcionalmente). La microglia hará su trabajo de eliminar sinapsis improductivas y potenciar las activas. Todo ello genera cambios respecto a los estados basales, pero son la consecuencia, no la causa.
    Creo que se llega a la sensibilización por la persistencia del estado de alerta-protección.En todo caso la intervención pedagógica resuelve en muchos casos los síntomas y lo que habría que ver es si los cambios descritos como «daño» son reversibles.

Puedes escribir un comentario aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.