Un caso de libro

Médico. Lumbalgia y cervicalgia recurrente. A unos meses de la jubilación, coincidiendo con actividad física inusual, inicia dolor lumbar irradiado con patrón de claudicación en unos 50 metros, que le obliga a sentarse. No hay claudicación en la bici. Convicción de estenosis lumbar severa con expectativas de cirugía con resultado incierto, precisamente ahora que se jubila y estaba programada una apretada agenda de actividad.

Resonancia magnética lumbar: sin hallazgos anormales. Ni asomo de estenosis. En unos días, desaparecen los síntomas. Viaje prolongado de fin de carrera, asintomático.

Era un caso de libro, con todo el aspecto de origen mecánico. No era posible permanecer de pie, y menos aún caminando. Había que sentarse. La posición inclinada en la bici permitía una mínima holgura en el canal lumbar.

Expectativas inciertas en un momento sensible. Convicción de cuestionables resultados en la cirugía.

Confieso que estaba convencido yo también de que en este caso la resonancia mostraría una severa estenosis del canal lumbar. Si bien existen estenosis asintomáticas se me hacía más raro pensar que pueda existir un caso de estenosis clínica, de libro, en una columna con canal holgado, propio de un chaval.

Los síntomas se disolvieron como por encanto al saberse con un canal normal.

¿Será el cerebro, no? Ya ves lo que puede pasar cuando imagina…

Como buen médico, conocedor de la clínica y poco amigo de aceptar explicaciones mentales, «psicológicas», rehuyó reflexionar sobre el caso y cambió al instante de conversación.

Me parece un excelente caso que muestra lo que pueden dar de sí los factores cognitivos, emocionales y sociales para que aparezca en la pantalla de la conciencia toda la clínica de la estenosis severa lumbar, sin que exista dicha estenosis.

Lo que importa es lo que el organismo imagina, con más o menos acierto.

En este caso imaginó-temió la opción más inoportuna e invalidante: el estreno de la jubilación con todos sus proyectos truncados.

Resultó que no había la tal estenosis temida.

Más bien fue una estrenosis, un efecto del temor a una transición, a un estreno.

¿Qué hubiera pasado si la resonancia hubiera mostrado una estenosis, asintomática hasta la aparición de los síntomas?

Estremece pensarlo…


2019-07-25 11.12.31

Publicado por arturo goicoechea

Neurólogo. Nacido en Mondragón, Guipúzcoa, en 1946. Jefe del Servicio de Neurología en el Hospital Santiago de Vitoria (Álava), España, hasta 2011, en la actualidad jubilado. Permanece activo como enseñante y divulgador de la aplicación de la Neurociencia al ámbito de la Neurología, especialmente referida a la migraña y al dolor crónico sin daño, impartiendo cursos y charlas y, desde hace una decena larga de años, a través de su blog.

5 comentarios sobre “Un caso de libro

  1. Ostras… yo estoy con algo similar.. y un poco raro:

    En una resonancia de hace 7 años salia algo de estrechamiento del canal raquídeo y en otra de hace dos ya no especifican nada.. Mis síntomas son de estenosis.. pero.. como que han ido aumentando sobretodo haciéndome muy sensible al peso y a estar de pie mucho rato. Si cargo peso se me empieza como a cansar la pierna izquierda al igual que si estoy mucho tiempo de pie.

    Algunos profesionales ven la resonancia y me dicen que tengo bastantes ‘rotos’.. otros que no tengo muchos… que es lo normal a mi edad. Desde luego he asociado miedos y he dejado de hacer cosas por estas sensaciones que tengo aunque desde que empecé a leer este blog, intento exponerme más a las situaciones que me producen los síntomas que describo en el párrafo anterior. Los resultados son muy curiosos.. y desde luego me hacen desconfiar de que realmente el dolor y el cansancio de la pierna se deba a mis problemas en las lumbares. He conseguido volver a coger bolsas de la compra.. y a cargar peso durante un tiempo sin que esto aparezca.. Aunque me he tenido que armar de valor ya que yo estaba convencido de que empeoraría realizando estas acciones.

    Llevo unos años con estos miedos y cansancios pero decidido a romper con ellos. He pasado por muchas explicaciones de profesionales tales como: ‘Tu dependerás de un fisio toda tu vida’, ‘Lo que tienes solo puede ir a peor’ , ‘En tu resonancia de hace siete años salen dos hernias.. a saber lo que tienes ahora’, etc…

    Si te paras.. te pudres… solo tengo esto en mente.

  2. Refresquito: yo mismo tuve una historia de dolor lumbar recurrente invalidante que se inició unos pocos años después de ser intervenido de una extrusión discal aguda. De esto hace ya unos 25 años. La conté en una entrada del blog: «Confieso que he sufrido». Desde que espabilé no he vuelto a perder ni un segundo de actividad programada. Me he saltado todas las normas posturales y he cogido los pesos cuando y como me ha parecido, es decir, sin miedo y sin corsés musculares de protección ni neuronas asustadas.
    Gracias por tu testimonio

  3. Gracias por la respuesta. Mi nombre es Ángel y mi dirección de correo una vergúenza… 😉

    Actualmente estoy en tratamiento con Maite a ver si mejoro un poco todo esto.. ya que también se unen otros dolores que me están amargando… como uno en el trapecio izquierdo que no me deja disfrutar de la bici (mola ir a por el pan con la bici.. pero si la panadería está a 50 km es mejor)

    El caso es que es cierto que yo me quedo con los mensaje negativos y en todo este tiempo ha habido muchos. Me habitué a ir al fisio todas las semanas hasta que he visto que no me hace absolutamente nada.

    Sí, leí con atención la entrada en la que contabas tu caso y bueno, me sirvió en lo referente a que.. aunque haya motivos por pruebas médicas no tiene por qué haber dolor. Y más en mi caso en que ya he visto que en determinados casos no vienen los dolores.

    Como te decía tengo más molestias y ‘pinchazos’ por el cuerpo y me gustaría ir poco a poco diciéndome que puede que esté demasiado asustado con este tema.. Por lo pronto este fin de semana (después de leer bastante) decidí pasar un poco de las molestias y realizar actividades que me gustan.. con un resultado bueno. Mis lumbares ok y mi trapecio con molestias pero igual que el viernes (Fui a una panadería que estaba a 25 km.).

    Caso curioso ha sido el gimnasio. Hago yoga y natación que, aunque me encantan, van muy en consonancia con mi percepción de que mi cuerpo no puede hacer cualquier actividad y debo cuidarlo. De los muchos fisios a los que he ido, los últimos me han mandado trabajo de gimnasio.. y este último me está dando buenos resultado. Por lo menos me encuentro más fuerte y con más confianza. Al principio iba muy asustado porque se me cargaba todo y tenía la convicción de que no podía aguantar este trabajo. Ahora lo aguanto sin problemas y cojo cargas sin problemas. Se fue el miedo y veo el gimnasio como algo seguro… Y desde luego, después de ir me siento mejor.

    Hice una imagen de mi cuerpo débil, de que cualquier cosa me hacía daño. Ahora me doy cuenta.

  4. Buenos días. Antes de nada, darle las gracias por su trabajo. Quería hacer una pregunta específica sobre la estenosis de canal lumbar. Si un electromiograma indica cierta lesión en el nervio. ¿Debemos asumir el dolor por existir una necrosis o se podría revertir también el proceso? Tengo un diagnóstico de estenosis severa y todos los «instructores expertos» me han augurado una operación, tarde o temprano. De momento me mantengo con bloqueos de caudal. ¿Cree que es posible reeducar al cerebro con este diagnóstico? Muchas gracias.

  5. Hola, Elena. No puedo juzgar el electromiograma sin conocer los datos concretos. Hay estenosis de canal asintomáticas y síntomas similares a los de la estenosis sin estenosis. No puedo ni debo juzgar casos individuales.
    Saludos

Puedes escribir un comentario aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.