Información nociceptiva

El organismo habita un entorno en el que hay luz absorbida y reflejada, vibraciones mecánicas de los objetos que chocan, moléculas volátiles, la fuerza de la gravedad, movimiento, energía térmica. A lo largo de la evolución han aparecido sensores acoplados a neuronas, que detectan esos estados cambiantes de luz, vibraciones, gravedad, movimiento, temperatura y presenciaSigue leyendo «Información nociceptiva»

¿Por qué no juegas?

La vida es un juego, una interacción del organismo con diversos escenarios, con la intención de conseguir un objetivo, a veces con éxito, a veces con fracaso. El juego exige evaluar pros y contras, costes y beneficios y, en nuestra especie, lo que dirán los espectadores. El objetivo incluye el beneplácito social. Para jugar haySigue leyendo «¿Por qué no juegas?»

Escenarios y estados de alerta-protección

El fin de semana, la flexión o la copita de champán no son peligrosos sino temidos por el Sistema Neuroinmune, aunque no haya fundamento para ello.

Palabrería

Al nacer disponemos de una densa red neuronal que recibe a través de los sentidos internos y externos datos de las variables físicoquímicas. A un ritmo frenético se van estableciendo patrones de conectividad que permiten atribuir un significado a los escenarios, a cada interacción del organismo con el mundo externo. El flujo de datos sensorialesSigue leyendo «Palabrería»

El dolor no se procesa ni modula

¿Puede el individuo modular el dolor? ¿Intensificarlo o atenuarlo?

No directamente. Tiene que hacer algo. No basta con decirse: “no me duelas“ o “duéleme un poco más”.

Puede tomar un calmante, relajarse, desviar la atención a sus cuestiones…

Si el dolor amaina quiere decir que la estrategia del individuo ha reducido la evaluación de amenaza.

El calmante no es que haya hecho efecto sobre el dolor. Ha calmado el estado evaluativo de amenaza.