Semana de la migraña II

Migraña

El aprendizaje no se contempla en la propuesta oficial. Los genes imponen su ley. Sólo se puede minimizar el impacto negativo. La conectividad que genera las crisis viene ya de fábrica. Todo es disco duro. El disco blando son terapias y estilo de vida.

Yo propongo que esa conectividad se construye a lo largo del aprendizaje. Aprendemos a ver, oir, degustar, oler, sentir, pensar, emocionarnos, tomar decisiones, movernos… Aprendemos también a atribuir amenaza a lo que por experiencia propia, observación de la ajena y lo que nos dicen los expertos, es amenazante. El dolor expresa en la conciencia lo que el cerebro evalúa como amenaza.


A – (Arturo) La crisis de migraña se inicia por los llamados pródromos, un conjunto de síntomas ( cambios de humor, irritabilidad, cansancio, aumento de apetito, bostezos, rigidez cervical, intolerancia al ruido…) que preceden en horas o pocos días a la aparición del dolor. El paciente se encuentra raro, desasosegado. Intuye que se está cociendo la tormenta migrañosa. ¿Qué explicación ofrecen para este estado previo a las crisis?

N – (Neurólogo) Hay estudios de Neuroimagen que muestran en pacientes de migraña, a los que se administra un vasodilatador cerebral, una mayor actividad respecto a los controles en determinadas áreas del encéfalo. Son áreas del hipotálamo y troncoencéfalo, relacionadas con el mantenimiento de la homeostasis (condiciones metabólicas básicas necesarias para la actividad celular) y la modulación de la gestión defensiva. Esa actividad sería la expresión de una excitabilidad anómala.

A – Los datos deben aceptarse. Está clara esa activación, pero puede ser la consecuencia de un estado evaluativo. El organismo está valorando una amenaza y ha activado las áreas que deben gestionar las respuestas de alerta-protección. No espera a que suceda lo temido. Pre-dispone sus recursos. Ha aprendido a actuar así. ¿Qué opina del Sistema Neuroinmune, de su componente innato y del adaptativo?

B – No comprendo la pregunta. La migraña no es una enfermedad autoinmune. Sólo tiene que ver con neuronas.

A – Hoy en día se considera que la defensa activa del organismo, basada en la detección precoz de amenazas y su neutralización, es una competencia tanto del Sistema Inmune como del Sistema Nervioso. Ambos Sistemas están estrictamente integrados y colaboran en el proceso de activar los recursos de alerta y protección cuando detectan y evalúan una amenaza. El que el organismo dé pruebas de activación en áreas vinculadas con la gestión de esas amenazas sólo indica eso: que está vigente un estado de alerta. En ese estado el individuo, lógicamente, se encuentra raro. Presagia que algo se cuece… porque eso es lo que su organismo está haciendo. Si estudiamos con Técnicas avanzadas de Neuroimagen la actividad de la red neuronal, encontraremos pruebas de que esa red está en un estado distinto al de los controles.

N – Efectivamente existe un Sistema Inmune innato, que contiene los archivos de moléculas (Pamps) que permiten identificar multitud de gérmenes (hongos, bacterias, parásitos y virus). El contacto con gérmenes no codificados produce la infección, pero el Sistema Inmune adaptativo guarda memoria del daño producido en esa infección y la concurrencia de moléculas (Pamps-«patrones moleculares asociados a patógenos) novedosas acumuladas en la zona, para andar listo en el próximo contagio y evitar la reinfección. Es lo que pasa con el virus del sarampión, por ejemplo.

A – El Sistema Inmune puede cometer errores de atribución de amenaza y codificar como Pamps (moléculas pertenecientes a patógenos) componentes de agentes inofensivos como el polen, animales domésticos, ácaros… Puede equivocarse y activar respuestas alérgicas innecesarias. Puede que haya factores genéticos que predisponen a la alergia, pero la interacción con el entorno, el aprendizaje, es importante.

N – ¿Estás sugiriendo que la migraña es una respuesta alérgica? Los alergólogos han defendido esta propuesta durante décadas.

A – En absoluto. Estoy diciendo que hoy en día debiera hablarse del Sistema Neuroinmune como un único Sistema defensivo y considerar su estructura, su gestión, sus componentes congénito y adquirido (aprendido). Al igual que existe un capítulo de la patología que contempla la existencia de errores de evaluación de amenaza por parte del Sistema Inmune , tipificado en la alergia y las enfermedades autoinmunes, deberíamos contemplar, al menos como una hipótesis de trabajo, la existencia de errores de valoración de amenaza en el subsistema nervioso defensivo, cuya expresión podría ser la migraña o las diversas etiquetas diagnósticas contenidas en el apartado de «Síndromes de sensibilización central». La alergia y las enfermedades autoinmunes son la expresión de un estado de «sensibilización central inmune». ¿Por qué no admitir que se da esa situación en la red neuronal defensiva?

N – Bueno. Es una hipótesis que puede ser plausible, pero no he leído nada sobre el particular.


Recopilemos el consenso: la migraña es el resultado de un estado fluctuante de sensibilidad aumentada a la interacción del organismo con el entorno, que acaba activando áreas del encéfalo, fundamentalmente el hipotálamo y diversas áreas del troncoencéfalo. Ese estado lo percibe el paciente como un desasosiego premonitorio.

Los neurólogos sostienen que ese estado vigilante que aboca repetidamente a la crisis es la consecuencia de una propiedad innata hiperexcitable y yo propongo que el aprendizaje condiciona poderosamente la gestión de esos estados.

El organismo está vigilado y defendido por el Sistema Neuroinmune, constituido por los recursos de alerta-protección innatos y los adquiridos (aprendidos). El Sistema Neuroinmune aprende del error-ensayo-error pero no siempre acierta en sus evaluaciones, puede que por genética sólo (opinión de los neurólogos) o por una interacción de esa genética con el entorno, un entorno que incluye la cultura de expertos.

Ser o estar.

Nature versus nurture.



Si tienes dolor, podemos ayudarte. En GoiGroup tenemos cursos online para padecientes de migraña y otros dolores "crónicos" (preferimos llamarlos recurrentes o persistentes). Puedes darte una vuelta por nuestra web para enterarte de lo que contamos 🙂

Publicado por arturo goicoechea

Neurólogo. Nacido en Mondragón, Guipúzcoa, en 1946. Jefe del Servicio de Neurología en el Hospital Santiago de Vitoria (Álava), España, hasta 2011, en la actualidad jubilado. Permanece activo como enseñante y divulgador de la aplicación de la Neurociencia al ámbito de la Neurología, especialmente referida a la migraña y al dolor crónico sin daño, impartiendo cursos y charlas y, desde hace una decena larga de años, a través de su blog.

5 comentarios sobre “Semana de la migraña II

  1. En la migraña también se activa el sistema inmune como consecuencia del neuronal? Será por eso las náuseas?

    Por qué si el sistema inmune se equivoca y cataloga al polen como un germen, produce una reacción exagerada y no como se combate un germen? Porque si piensa que es un germen debería dar los mismos síntomas .. Pero una alergia a la penicilina puede ser mortal.

    Siempre me hacen pensar sus publicaciones.

  2. Hola colega, estoy 100 % de acuerdo contigo. La migraña es un síndrome poligenico con incidencia diencefalica afectando especificamente el umbral del dolor, rebajandolo, y distorsionado la percepcion sensitivosensorial, en el que se incluye la mal llamada «fibromialgia» y la «fatiga crónica». Mi más sincera enhorabuena

  3. Hola, Guillermo. Me alegra leer a un neurólogo por el blog, pero creo que no estamos, realmente, de acuerdo. No comparto la hipótesis del origen diencefálico ni que exista una distorsión del procesamiento sensorial. En mi opinión la red neuronal defensiva, el Sistema Neuroinmune funciona perfectamente.. al servicio de una evaluación errónea no corregida de amenaza, igual que sucede con la alergia.El origen hay que situarlo en la neuromartriz evaluativa, que incluye a todas las áreas implicadas en el estado innecesario de alerta-protección. Seguiremos reflexionando. Saludos

  4. Isadiogo: las nauseas no tienen nada que ver con la participación inmune. Simplemente indican que el organismo ha evaluado amenaza al compartimento visceral.
    La respuesta anafiláctica es, tal como dices, desproporcionada y más intensa que la que se produce frente a un germen. Precisamente porque no es una respuesta comedida, es decir, adaptada a una amenaza real, sino desmedida, como consecuencia de un error no detectado como tal y que genera un bucle de retroalimentación positiva.
    El dolor, las nauseas y la intolerancia sensorial también son de una violencia extrema.

  5. Hola!yo estoy operada de un aneurisma cerebral en el año 90 con sangrado. Desde entonces tengo unos fuertisimosvfolores de cabeza xadibuofos los días en invierno y además mucha yirantezcen la cicatriz como si fuera el primer diavybtb intensifican mucho cuando trabajo de noche y no descanso. Esto serian migrañas???

Puedes escribir un comentario aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.