El desmadre de la migraña

La migraña, un estado de alerta-protección del organismo no justificado, inducido en el aprendizaje por la instrucción experta, saca del cauce normal a la vida.

Todo lo que conforma el curso normal de la existencia, se desmadra.

Por ejemplo, la maternidad.

Las mujeres enmigrañadas temen la maternidad, por dos motivos: 1) el perjuicio potencial de los fármacos y 2 ( la transmisión de la enfermedad a través de los genes.

Algunas renuncian a tener descendencia.

Otras se arriesgan y comprueban angustiadas que alguno de sus hijos expresa la condición migrañosa.

En el reciente curso de Mollet del Vallés, dos alumnas relataron esa situación.

Una de ellas, 46 años, había renunciado a lo que más quería y temía, ser madre, y otra, comprobó que un hijo padecía crisis, como consecuencia de la transferencia de sus genes migrañosos.

Hicieron el curso y adquirieron el conocimiento necesario para interpretar la situación desde la perspectiva de la vida bien encauzada, sin desmadre.

Todavía podría ser madre la primera y la segunda inició conjuntamente con su hijo de 12 años el proceso de desenmigrañamiento, al parecer con éxito.

La cultura oficial de la migraña (“enfermedad cerebral congénita, irreversible”) hace estragos en los proyectos de vida de los pacientes. Se ceba con lo que quisieran hacer, no con lo que aborrecen. El cerebro migrañizado teme lo que el individuo ama.

La condición femenina contiene más probabilidad de padecer el despropósito de la migraña. El Sistema Neuroinmune de la mujer comete más errores evaluativos: aprecia más peligro del que hay. Los cambios hormonales femeninos lo explican y justifican todo, desde la perspectiva oficial.

La menstruación, un proceso fisiológico programado y controlable, inofensivo localmente y a distancia (cabeza), se convierte en un “desencadenante” similar al viento Sur, el chocolate, el fin de semana o el vinito.

La genética explica por sí misma el complejo proceso de la conectividad neuronal. El aprendizaje, la imitación, la instrucción experta no cuenta. No hay proceso evaluativo, predicción, errores… Sólo genes y hormonas que determinan, sin más consideraciones, las crisis.

Sólo hay una información experta a considerar: la oficial. Lo que no concuerde con ella es pura charlatanería.

Sólo hay fármacos en el horizonte de las soluciones.

El CGRP es la molécula sobrante que desata el infierno. Bastará con bloquear sus receptores para desbaratar la tormenta.

La conectividad neuronal humana es sensible a la información experta. Somos una especie doméstica. Buscamos la protección en lo que la cultura promete y nos sometemos a sus dictados porque no podemos rebelarnos contra lo que los expertos proclaman.

El organismo teme lo que le han enseñado a temer y busca lo que le han enseñado a buscar.

Estamos ante un cambio radical de paradigmas, propiciado desde el conocimiento biológico. Pasará un tiempo hasta que ese nuevo conocimiento disuelva los errores normalizados de la cultura experta actual.

Seguiremos con los cursos ofreciendo la oportunidad de re-encauzar lo que se ha salido de madre.

Know pain, no pain.

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Medicina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El desmadre de la migraña

  1. Sandra Ter dijo:

    Gran entrada Arturo, así es, la información experta, te pone la etiqueta de que tienes “una enfermedad cerebral congénita, irreversible” y te sentencia, temes quedarte embarazada, ya no solo por la cantidad de fármacos que tomas, que lógicamente preocupa, sino también, de que tu hijo herede la supuesta enfermedad, te niegas a “condenarlo” a vivir tu misma pesadilla, vivir secuestrado por una vida monacal y aún así con dolor desmesurado casi a diario, como era mi caso. Muchas gracias por mostrarnos la luz al final de túnel, saber que no tienes una enfermedad, que se trata de un error evaluativo del sistema neuroinmune, te libera del encierro, recuperas tu vida y con ello la posibilidad de recobrar todo aquello a lo que habías renunciado. No hay suficientes palabras de agradecimiento, a la grandiosa labor pedagógica que hace.

  2. Sandra. Gracias por tu testimonio y tus halagos. Un abrazo y suerte.

  3. Mercè Esquerda Tamarit dijo:

    Un gran post a Arturo y un gran comentario Sandra.

  4. Susana dijo:

    Arturo, excelente post, bueno, como todos… sabes que soy Goico-Fan declarada…..
    Desde que conocí tu propuesta y la información veraz que nos enseñas y que nos habían negado, mi vida es otra.
    Gracias se queda corto
    Gracias Sandra por tu testimonio y genial comentario
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s