Imaginar imaginaciones

No es la primera vez que recibo un comentario como este:

En el momento actual de conocimiento científico de esas enfermedades, su rintintin eterno de imaginarlas imaginarias es un prejuicio perjudicial y un atentado sangrante a la dignidad e inteligencia humanas.

Voy a ver si aclaro la cuestión de lo que se imagina quien imagina lo que imaginamos sobre enfermedades imaginadas.

Mi hipótesis es que la migraña, fibromialgia y muchas otras etiquetas diagnósticas similares, englobadas bajo el término “Sensibilización central”, corresponden a lo que yo denomino “Enfermedades autoneuroinmunes”, ocasionadas por un error evaluativo de amenaza por parte del Sistema Neuroinmune.

El Sistema Neuroinmune imagina, es decir, evalúa, amenaza donde no la hay, o no la imagina cuando sí la hay.

El cáncer sería una enfermedad autoneuroinmune por imaginación errónea: el Sistema Neuroinmune no imagina (evalúa) lo que tendría que imaginar: amenaza en una colonia de células que burlan los sistemas de vigilancia, haciéndose pasar por inocentes.

Error evaluativo por falso negativo.

Una banda de ladrones está desvalijando la ciudad y la policía (el Sistema Neuroinmune) no se entera. No imagina lo que está pasando.

Estaríamos ante una salud imaginada, por supuesto errónea. El cáncer es, para el Sistema Neuroinmune, un estado de salud imaginado.

Analicemos la situación contraria.

La policía (el Sistema Neuroinmune) ha detenido y retenido en el calabozo, con un trato poco amable, a un conjunto de familias, porque imagina que pudieran cometer robos.

No hay evidencia de tales robos, pero esas familias siguen en las dependencias judiciales, sometidas a la acción preventiva de la justicia.

Estaríamos ante robos imaginados por la policía (Sistema Neuroinmune).

El robo es imaginado, pero la situación de las familias es real. Incluso algunas familias pueden haber fallecido en las dependencias, sin que hubiera constancia de que se hubieran producido robos.

Este es el escenario de las enfermedades autoneuroinmunes.

Un organismo razonablemente sano, unos ciudadanos inocentes, evaluados como amenazantes por un Sistema Neuroinmune (Policía y Sistema Judicial) que imagina amenaza cuando y donde no debiera imaginarla.

Lo que imagino que imagina el lector del comentario es que yo propongo:

La detención-retención policial es imaginaria. No existe.

Negar los hechos, sería un atentado sangrante a la inteligencia y dignidad de los detenidos.

Estoy de acuerdo en calificarlo así, pero quien imagina que yo imagino lo que imagina, imagina mal.

Mi propuesta sostiene que esas familias debieran estar en libertad, porque no se han encontrado indicios de que sean ladrones. Ni siquiera hay robos.

La propuesta contraria defendería lo supuestamente inteligente y digno: si están detenidos, seguro que han cometido delitos.

Si el Sistema Neuroinmune ha activado el estado de alerta-protección (detención-retención) es porque hay enfermedad.

Cada cual que imagine qué imaginamos los demás, pero la propuesta de la enfermedad neuroinmune, en su versión del falso positivo, imaginar amenaza y actuar como si la hubiera, sostiene que esas familias detenidas-retenidas y maltratadas, debieran estar libres pues no han cometido ningún delito.

No creo que eso atente contra la inteligencia y dignidad de las familias, el padeciente retenido en el calabozo de la mortificación e invalidez que el Sistema Neuroinmune impone.

La detención-retención no es imaginaria. Es real.

Lo que puede ser imaginario es el delito.

¿Atentado a la inteligencia y dignidad?

Usted mismo

.

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Imaginar imaginaciones

  1. Rocío dijo:

    Lo que supone un atentado sangrante a la dignidad e inteligencia humanas es “vender” la salud de los pacientes a las industrias farmacéuticas que les pagan los congresos a los médicos. Sin hacer un seguimiento serio de los progresos y el impacto que estos tratamientos tienen en cada uno de ellos. Yo pasé de consumir un triptan al mes a dos cajas. No podía salir sin llevarlo en el bolso, siempre alerta de que no me faltase por si me daba la crisis de migraña. Y por supuesto, con una vida “al ralentí”, evitando a toda costa los malditos desencadenantes. Desde que descubrí sus propuestas sobre el error evaluativo para explicar el proceso de migraña en su libro mi vida cambió de forma radical. Ya no he vuelto a tomar ni un sólo triptan, tengo una vida plena, sin miedos a los desencadenantes, y mis migrañas casi han desaparecido, y ni me acuerdo de ellas. Estimado Arturo, en mi opinión usted honra su profesión, compartiendo su conocimiento con todos los que le seguimos. Eso sí es tratar con dignidad y respetar la inteligencia ajena. Aquí todos somos “Homo Sapiens”, que se sepa, y para mi tienen un gran valor las personas como usted, Arturo, que apuestan por compartir su sabiduría sin considerarse más “Sapiens” que el resto, creo que lo llaman humildad.

    Un abrazo, mil gracias y todo mi apoyo
    Rocío

  2. Gracias, Rocío. Me has emocionado

  3. isadiogo dijo:

    Buenos días. Ya me quedó una duda. Siempre he leído que los errores por exceso del sistema neueoinmune no son peligrosos, que la migraña no es peligrosa, pero cuando leo los errores por defecto, como el cáncer me asalta la duda, porque el cáncer si puede ser mortal.
    Es decir, si el cuerpo se equivoca por exceso, no podría ser peligroso también?
    Muchas graciaa

  4. isadiogo dijo:

    Es decir, porque si el que interviene es el sistema neuroinmune, con el cáncer no podría funcionar igual? Corregir el defecto, como en la adicción a las drogas, que también se adecua pero quitándole las drogas se puede volvér a un estado normal. Por qué podríamos corregir el error por exceso y no por defecto?
    Eso es básicamente lo que me ha quedado en duda. Mil gracias!

  5. Isadiogo: por supuesto que los falsos positivos inmunes son peligrosos. Las reacciones anafilácticas y muchas enfermedades autoinmunes pueden ser letales. Los falsos positivos neuronales mortificaba e invalidan pero no matan

  6. isadiogo dijo:

    Muchas gracias. A veces me confundo cuando se habla de neuroinmune. Cuando se engloba todo. Pero en el caso de la migraña o fibromialgia es error neuronal, es un falso positivo del sistema neuronal. Ok ya me estaba confundiendo. Uno lo dirige el sistema inmune y el otro el neuronal.

  7. Julia Barandiarán dijo:

    Supongo que ese comentario proviene de un neurólogo o de cualquier otro médico. Un padeciente ve la situación al revés.
    Desde que leí su libro, durante los días 3 y 4 de marzo de este año, mi vida cambió completamente. En primer lugar, soy más feliz. Luego, tengo muchas menos migrañas y la certeza de que, en algún momento, ya no tendré ninguna. Los efectos de su libro son más positivos y saludables que los de cualquiera de los tratamientos que me indicó mi neurólogo a lo largo de casi veinte años. Lo que todavía no consigo es quitarme completamente el enojo con la Neurología ortodoxa. Veo claramente cómo los médicos me enseñaron la migraña, gradualmente, desde la primera consulta.

  8. Alberto dijo:

    No todos los médicos piensan igual y para demostrarlo mi caso, padeciente de migraña crónica desde hace más de 30 años, varios neurólogos, de todas las comunidades, cada uno con diagnostico diferente, si medicamento que me alivie el dolor, ni terapia ni estimulador o toxina, invalido desde hace 17 años, imposible poder trabajar, el mes pasado acudí a un médico internista de un gran hospital público, ya que no solo es el dolor son varios síntomas relacionados, me dice que él no puede hacer nada y me muestra en el monitor la página del blog de Arturo y me dice ahí es donde está la solución.
    Así que Arturo tómatelo como un éxito parcial, es evidente que cada día habrá más Dres. que confirmen tu hipótesis, que cada día muestra la eficacia en muchos pacientes, que es la voz más autorizada, y que no se tiene en cuenta y que se quiere desprestigiar

  9. Pep Serra Tarragon dijo:

    Muy buena aclaración Arturo
    Es que no pasa nada por afirmar que el cerebro imagina y al imaginar incluso “duele”…
    Una de las funciones de nuestro cerebro por suerte y también por infortunio es Imaginar.
    La del riñon filtrar sangre
    La del corazon bombearla…
    Etc

    Faltaría mas
    Creo que sigue sin comprenderse tu vision del tema Arturo.
    “arturo goicoechea en 17 junio, 2019 de 13:16

    Isadiogo: por supuesto que los falsos positivos inmunes son peligrosos. Las reacciones anafilácticas y muchas enfermedades autoinmunes pueden ser letales. Los falsos positivos neuronales mortificaba e invalidan pero no matan”
    Es el ejemplo que pongo a mis pacientes.
    Por eso propuse en su dia nombrar a este grupo de trastornos NEURANAFILAXIA.
    El sistema de defensa en un shock anafilactico te deja sin casi tension arterial o te asfixia si le da por hinchar la glotis.
    Si lo trasladamos( convertimos) a lo neuroautoinmune: hay defensa pero sus consecuencias fastidian pero no “matan”.

    Yo creo que se entiende
    El insulto o perjuicio creo proviene de malinterpretar que Arturo diga que no es real lo que siente el sujeto. Real como su propio cerebro. Es SU realidad incuestionable y SÍ muy respetable!

    Saludos
    Pep

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s