La migraña, abierta en canal

Partiendo del dogma de que la migraña es una enfermedad cerebral de origen  genético, que expresa una condición de hiperexcitabilidad neuronal que la emparenta con la epilepsia y otros trastornos paroxísticos, se ha buscado con insistencia el gen o los genes responsables de esa condición hiperexcitable.

Cada cierto tiempo salta la noticia en los medios: identificado un gen que podría explicar la migraña y abrir una nueva vía de investigación de fármacos eficaces.

Las neuronas son células especialmente excitables. Es su obligación. Se les pide que detecten sensiblemente variables físicoquímicas, internas y externas, obedezcan también sensiblemente a los mensajes que les llegan por la red y se organicen también sensiblemente en circuitos.

Las neuronas se comunican a través de mensajes electroquímicos: potenciales eléctricos y neurotransmisores. La conversión de un estímulo o un mensaje en el código eléctrico se realiza en unas proteínas especiales insertadas en la membrana, los llamados canales iónicos, que cuando se abren, al ser debidamente estimulados, permiten fugazmente el flujo libre de cargas eléctricas, es decir, generan una pequeña corriente. Hay infinidad de canales, específicos para el paso de cada uno de los iones (cloro, sodio, potasio, calcio). Cada canal tiene un umbral de estimulación (apertura). Habitualmente la excitabilidad de toda esa selva de canales iónicos establece un equilibrio que permite el encendido razonable de los circuitos, ajustados a lo que realmente sucede y a la función a la que se dedican.

Pueden darse variantes genéticas de alguno de estos canales iónicos, que faciliten un estado patológico de hiperexcitabilidad, dando lugar a la descarga espontánea de diversos grupos neuronales. Tal es el caso de la epilepsia genéticamente condicionada.

Se da por sentado el carácter genético de la migraña común y se describen unos «generadores de migraña», un grupo de neuronas hiperexcitables que al activarse anormalmente, pondrían en marcha las crisis. Primero el aura y luego el dolor con las nauseas y la intolerancia sensorial.

En el dogma de la hiperexcitabilidad congénita no cabe la consideración de otros factores, por ejemplo, el aprendizaje. No se contempla la posibilidad de que la conectividad de los circuitos y su excitabilidad pueda estar influida por lo que experimentamos en carne propia y ajena y por la información que provee la cultura. Los genes lo determinan todo.

Bienvenido sea cualquier avance en la intrincada biología molecular. No tengo capacidad para juzgar la relevancia de lo que se descubre en la selva de los canales iónicos pero pienso que estamos ante un reduccionismo que en nada favorece a los pacientes.

El cation potasio es un ion con carga positiva que genera una corriente eléctrica cuando se abre uno de los muchos tipos de canales esparcidos por la membrana de las células.

Reducir la migraña a una «canalopatía» es una vieja pretensión. Existen variables genéticas de canales iónicos y bombas de sodio-potasio, que explican la hiperexcitabilidad de formas rarísimas de migraña con aura (migraña hemiplejica familiar). Ello ha animado a dar con otras variables que se den en la migraña común con aura.

Los genes existen y nacemos con una distribución variable de poblaciones de canales iónicos. Cada variable pondrá su granito de arena en la hiperexcitabilidad neuronal. Cada experiencia y cada información también pondrá su granito en la conformación de los circuitos que utilizan los canales para codificar los estímulos y los mensajes.

La red tiene sus mecanismos para mantener el equilibrio de ese endiablado maremagnum de canales (homeostasis sináptica).

Suponiendo que un ciudadano venga al mundo con esa variable genética que condiciona una cierta hiperexcitabilidad, le hacemos un flaco favor informándole que  su migraña es genética y nada puede hacerse para evitar ese estigma.

Uno puede tener unos canales iónicos que condicionen una tendencia de la red a la vigilancia y evitación de daño, a la alerta-protección. Puede ser, pero no veo la necesidad de amplificar esa tendencia con una cultura que estigmatiza y mete más miedo, más vigilancia y más dependencia de acciones terapéuticas.

Puede que el avance en el conocimiento de los canales iónicos aporte algo a la migraña. Está por ver si tocar los cationes es una buena idea.


2019-07-25 11.12.31

Publicado por arturo goicoechea

Neurólogo. Nacido en Mondragón, Guipúzcoa, en 1946. Jefe del Servicio de Neurología en el Hospital Santiago de Vitoria (Álava), España, hasta 2011, en la actualidad jubilado. Permanece activo como enseñante y divulgador de la aplicación de la Neurociencia al ámbito de la Neurología, especialmente referida a la migraña y al dolor crónico sin daño, impartiendo cursos y charlas y, desde hace una decena larga de años, a través de su blog.

One thought on “La migraña, abierta en canal

  1. Cuando no tienes nada que perder, porque estas “condenado”al sufrimiento.
    Yo conocía bien los síntomas, soy médico y cuando comenzaron no dude del diagnóstico.
    Te ha tocado, eres migraños@, y el horror se desencadena sin avisar, fastidiándote el día, o el fin de semana entero, después de tantos planes…
    Porque la migraña no respeta nada, ni a nadie, cebandose en los mas sensibles, o débiles, y te odias a ti mismo por tu fragilidad, por estar a merced de ese cuerpo que no controlas, que vomita, que suda y se descompone, sin que tu puedas hacer nada para remediarlo.

    ¿Nada? bueno, los “expertos” intentan ayudarte, ademas de recordarte que, como en tu familia hay antecedentes de personas con migraña lo “normal” es lo que a ti te ha tocado, te ofrecen remedios para resetear ese cerebro tuyo en el momento álgido en que empiece la crisis. También te alertan de los posibles desencadenantes: evite el queso, el chocolate, el vino blanco , el cava, el alcohol en general, que no le de la luz directa, no trasnoche, duerma con horario estricto, y si a pesar de todo no le va bien, podemos intentar una medicación preventiva.

    Y cuando estas harto de tantas estrecheces y tantos sacrificios, que ademas en general, no mejoran la evolución de las crisis, y te mantienen preso en tu propia cárcel, aparece un médico, neurólogo para mas señas, con un mensaje de esperanza: la migraña se desencadena por un error evaluativo de tu cerebro que valora amenaza de necrosis ( inminente o potencial ) y desencadena el dolor y resto de sintomatología para conseguir un cambio de conducta del individuo, con el objetivo de la evitación del daño.
    Entendiendo esto se vislumbra una salida, hay que alimentar conscientemente a nuestros cerebros con información biológica actualizada y veraz para intentar disminuir el error evaluativo cerebral.

    Este mensaje es tan potente, que escuchar a este neurólogo, el dr Arturo Goicoechea en noviembre de 2013 en una charla en Vitoria, fue para mi una autentica liberación, el mensaje: «no estas enferma, no eres migrañosa”, «no tienes porque padecer migrañas aunque tu madre las tuviese” es muy alentador. Y empecé a dar pasitos, a salir sin gafas de sol, a sentarme de frente a la luz, a tomar txakoli o cava si me apetece, a salir de casa sin el botiquín de urgencia ( no iba a ninguna parte sin paracetamol, ibuprofeno, triptan) comenzando para mi una vida nueva, me siento liberada, puedo disponer de mis días sin la espada de Damocles de pensar, ¿me dará la migraña? Solo el que ha padecido migrañas puede entender esta sensación de falta de control sobre tu cuerpo y su actividad.

    Sigo con mucho interés las ideas y conceptos del dr Arturo Goicoechea, que tanto bien me han hecho y me siguen haciendo, a mi y a tanta gente, las difundo cada vez que tengo ocasión, y desde éste blog quiero agradecerle personalmente por su desinteresada actividad en la difusión de éstos conceptos. ¡ Gracias Arturo!

Puedes escribir un comentario aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.