Analgesia

Supongamos que acabo de sufrir un esguince de tobillo.

– Siento dolor en el tobillo.

Las terminales sanas de las neuronas nociceptivas de la zona han captado las señales moleculares de muerte violenta (necrosis) y  las han codificado en un tren de potenciales eléctricos que se conduce hacia diversos centros de procesamiento-respuesta, llegando desde los núcleos del tálamo (última estación de recepción de la información sensorial) a la corteza cerebral nociceptiva primaria. Desde esa zona cerebral de recepción se difunde la información por una extensa y compleja red de procesamiento. Su activación conjunta dará lugar al sentimiento de dolor, proyectado subjetivamente sobre el tobillo.

El dolor, como es ya o debiera ser sabido, no surge del tobillo sino del procesamiento complejo de las señales de daño del tobillo.

¿Cómo podríamos evitar el dolor?

Muy sencillo: saboteando la información del suceso del tobillo. Haciendo que no llegue la información a la red compleja que lo procesa y que genera el sentimiento doloroso. Podemos sabotear la información en las terminales de las neuronas vigilantes, con anestésicos locales, o la activación de la red final de procesamiento con anestesia general. De modo menos drástico podríamos reducir el tren de señales de daño con antiinflamatorios. A la red cerebral le llegará una noticia tuneada de que hay menos daño del que realmente hay. El resultado, engañoso: menos dolor.

Podemos recurrir a la morfina. En la primera estación de relevo de la información se bloqueará el tráfico de señales hacia los centros superiores. Resultado, menos dolor.

En todos los casos no hemos actuado directamente sobre el dolor. No se puede pues no es algo concreto. Existe la química de la generación y tráfico del mensaje de daño. Podemos ocultar o manipular la información y así dolerá menos.

El propio cerebro podrá bloquear el tráfico de la información de daño hacia las áreas que procesan la información de tobillo dañado. Libera sus “morfinas” y podemos no sentir dolor cuando huimos de un peligro con el esguince reciente. El cerebro “engaña”, “oculta” la información al individuo consciente, para que corra. Hay motivos. El dolor es el resultado de un proceso motivacional. Se calculan costes y beneficios de cada escenario y el resultado del proceso evaluativo se proyecta en la conciencia como dolor o no dolor para motivar al individuo a estar quieto o correr.

Supongamos ahora que en el tobillo no hay ningún daño pero duele… y mucho.

– Me duele mucho. Llevo años. Los analgésicos no me hacen nada

– No tiene nada en el tobillo. No le tendría que doler. Los analgésicos tendrían que haberle quitado el dolor. Puede que sea psicológico.

Realmente los “analgésicos”, las moléculas que saboteaban la información de daño, no sirven cuando no hay daño, por la sencilla razón de que no hay señales que sabotear. No tienen dónde actuar, sabotear.

– Ni siquiera la morfina me hace nada.

Actualmente sabemos que el dolor no es “psicológico” en el sentido que habitualmente se da a ese término. Se produce en la red neuronal defensiva como resultado de un proceso complejo evaluativo en el que se funden memorias, expectativas, creencias, temores, deseos… es decir: lo que manda es el organismo virtual, en este caso, el tobillo virtual, evaluado como dañado, aunque no lo esté.

En este caso los analgésicos-antinflamatorios no pueden hacer nada, más allá del placebo. Lo mismo pasa con otros fármacos.

Es una cuestión de “sensibilización central”, dicen. Las neuronas procesan mal la información. Para que procesen mejor se recurre a inhibir su excitabilidad con antiepilépticos, antidepresivos, ansiolíticos…

El modelo biopsicosocial sugiere que deben considerarse los factores psicosociales a falta de un daño que llevarse al procesamiento. Hay que relajar la red, hay que relajar al individuo.

Mindfulness, relajación, masajes, terapia cognitivo-conductual.

Hay que hacer ejercicio.

Quizás hipnotizar la red de procesamiento de las señales de daño.

Hoy día podemos apagar zonas de procesamiento con estimulación magnética transcraneal.

Entrenamiento amigdalar.

¿Placebos? Qué más da. El caso es que funcione la acción “analgésica”. Todo vale.

No pain, no pain.

Dice Ramachandran que el dolor es una opinión cerebral.

Digo yo que podría ser una opinión equivocada y que, quizás, se debería intentar corregir el error.

Detección de error evaluativo. Pedagogía. Quitar el miedo a vivir.

Eso es todo.

No hay que poner el foco en el dolor sino en el proceso evaluativo.

El dolor es un efecto.

Hay que ir a la causa: no hay daño. Error de procesamiento, por creencias y expectativas erróneas, plausiblemente promovidas por la cultura alarmista, por la cultura del analgésico como herramienta primordial.

– Me duele.

– No tiene nada dañado en el tobillo. Vamos a tratar de corregir el error evaluativo. Ese tobillo no necesita el estado de alerta-protección. Lo que necesita es que el cerebro promueva su actividad sin restricciones.

¡Hala, a correr!

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Medicina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Analgesia

  1. Me ha encantado el artículo . muy bien explicado. Tengo dolor crónico sin daño justificado y me siento totalmente identificada con lo que explica…lo que no se es como reeducar a mi cerebro, que prácticas debo realizar para conseguir revertir la equivocación…muchísimas gracias por implicarse tanto en el tratamiento del dolor crónico.

  2. ChirucablogMerce: no hay atajos, pautas ni métodos. Lo que procede es comprender la Biología del proceso y aplicar lo que uno ha aprendido.

  3. Ana Bilbao dijo:

    Gracias a la los libros del Dr.Goicoechea y tras comprender cuán equivocada estaba, mis migrañas han desaparecido casi por completo.Me gustaría poder acudir a alguna conferencia en Vitoria o Bilbao.Mi forma de agradecer su trabajo es recomendarlo a todos mis conocidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s