El dolor no es la cuestión

El dolor es un contenido de conciencia, algo que sentimos como consecuencia de un estado evaluativo del organismo, es decir, un efecto.

Los estados evaluativos fluctuan entre el acierto y el error y son específicos para cada escenario, para cada acción del individuo:

– Me pongo de pie, me duele la zona lumbar. Bebo un poquito de alcohol y me duele la cabeza, etc.

La cuestión no es: qué debo hacer para que no me duela (ponerme de pie de otra manera, evitar el poquito de alcohol…) sino ver si hay un estado patológico que justifique y explique el estado evaluativo de amenaza que subyace siempre en el acceso a la conciencia del sentimiento doloroso. Si se da esa situación de amenaza consumada o inminente, lo que procede es eliminarla. Si no hay tal amenaza, debemos centrarnos en disolver el estado evaluativo erróneo.

Duele. No hay amenaza. Puedo desarrollar una actividad normal. ¿Qué se puede hacer para disolver el error evaluativo?

Está claro: identificar y desactivar todas las creencias y expectativas que alimentan la evaluación de amenaza que se expresa en la conciencia en forma de dolor.

– La migraña es una enfermedad genética de origen no aclarado y sin curación a la vista. Hay que identificar los desencadenantes y evitarlos. El tratamiento precoz de la crisis es fundamental. Vida ordenada…

No es cierto. Hay hipótesis alternativas:

– La migraña es una etiqueta referida a un estado evaluativo erróneo de amenaza de destrucción celular violenta (necrosis) al que se llega por una interacción compleja entre la genética y el aprendizaje, tutelada por la instrucción experta. Se puede invertir la situación explicando el proceso desde esta perspectiva y afrontando el paciente el día a día desde ese nuevo conocimiento.

– El dolor lumbar o cervical, expresa un estado alterado de los tejidos músculoesqueléticos. Debemos dar con una carga minimizada y hacer ejercicios de fortalecimiento de la musculatura así como una higiene postural y modos de afrontar la carga mecánica.

Tampoco es así.

El dolor aparece en la conciencia como resultado de un complejo proceso evaluativo en el que no se necesita que los tejidos sufran. En muchas ocasiones esos tejidos soportan la carga mecánica sin problemas y el dolor emerge como resultado de un proceso evaluativo erróneo que les atribuye, sin ninguna base real, un factor de vulnerabilidad. Lo que toca es recuperar la fiabilidad, la convicción de que se puede y debe promover la actividad, sin miedo al daño.

En torno al dolor cualquier propuesta “terapéutica” puede seguirse de un alivio. El paciente creerá que el alivio es una consecuencia de la acción terapéutica pero, en ausencia de daño, nunca es así. La intervención terapéutica no actúa por su propia virtud aliviadora sino por las expectativas que la preceden.

Las creencias se consolidan si el dolor amaina.

– Creo en la homeopatía. A mi me funciona. Si no tomo el calmante no se me va el dolor.

Ni los productos homeopáticos ni los antiinflamatorios han disuelto ese dolor. Su consumo ha sido evaluado como necesario y suficiente por el proceso evaluativo como para levantar el estado de amenaza.

– Ya puedes moverte. Ya no hay peligro, después de que el calmante homeo o alopático haya entrado al organismo volviéndolo, por arte de magia, invulnerable.

No enfoque el dolor como referencia de lo que debe creer y hacer.

Céntrese en el proceso evaluativo. Procure su racionalidad, el acierto: error-ensayo-error. Equivóquese cada vez menos.

El dolor le informará de cómo va ese proceso de aprendizaje.

 

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Medicina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s