No existen centros de decisión.

 

En la conciencia recibimos percepciones, cogniciones, emociones, deseos, temores, motivaciones conductuales. Los contenidos de la conciencia no provienen de un centro que evalúa cada escenario en términos de coste y beneficio, en función de la información disponible y escoge la más oportuna.

Cada escenario construye un estado de conectividad en el que confluyen varias propuestas evaluativas que compiten entre ellas, resultando una ganadora, que es la que se expresa en la conciencia, como una idea, una emoción, una incitación conductual o una percepción.

Cada punto de conexión (sinapsis) está disputado, etiquetado y protegido y en cada acción se actualizan los pesos de esa red conectiva, en función del perjuicio o beneficio de dicha acción.

Los contenidos de la conciencia implican al individuo en el proceso evaluativo, con más o menos consciencia de que es así. Uno puede aceptar las propuestas que afloran, procedentes del proceso evaluativo continuo e inconsciente de la red neuronal, o puede tratar de modificarlas, interiorizando lo aprendido, imaginando una realidad distinta a la que emerge o introduciendo cambios en la ejecución de la acción motora (conductual).

La conciencia permite esa participación activa que puede reforzar o debilitar los equilibrios de la red neuronal.

El individuo no puede decidir los contenidos cognitivos, emocionales, perceptivos o conductuales que afloran a la conciencia pero sí puede gestionar, al menos en parte, la atención y la cuota imaginativa que conforma esos contenidos.

Duele la zona lumbar. Podemos inferir que la red está en modo evaluativo de amenaza, con más o menos fundamento.

Si damos por buenas las creencias y expectativas, los temores y propuestas exigidas, reforzaremos las cogniciones que han inducido la proyección de dolor a la zona lumbar.

– Tengo mal la columna. El dolor así lo demuestra. El movimiento irrita nervios, articulaciones, agarrota músculos. Por eso duele. Debo identificar la conducta que genera menos dolor. Ello me mostrará la acción menos dañina.

El profesional interviene. El dolor se alivia.

– El fármaco, el masaje, me alivian luego son beneficiosos. Está justificado su uso.

El individuo no decide. Proyecta sus creencias y expectativas al proceso evaluativo y espera los resultados: alivio o intensificación del dolor.

Con la Pedagogía se intenta concienciar al paciente del proceso que subyace a toda percepción, emoción, cognición y conducta. Desde ese nuevo conocimiento el individuo puede influir en el proceso de competición por la conectividad y así conseguir que los contenidos de la conciencia se modifiquen.

– Pienso en lo que he aprendido y decido moverme sin miedo, imaginando previamente una melodía motora fluida, continua, poliarticulada, guiada por el objetivo. A veces consigo eliminar el dolor. Otras, fracaso.

La conciencia fluye, reflejando aparentemente lo que está sucediendo, de modo pasivo, simple.

No es así. El proceso evaluativo, predictivo, en el que compiten varias opciones, fluctúa adaptado a cada escenario. Si se supera un umbral de relevancia, lo evaluado aflora en la conciencia, implicando al individuo.

Nada ni nadie decide. Los equilibrios de conectividad pueden modificarse activamente. El individuo puede inclinar la balanza hacia un estado evaluativo más razonable, más ajustado a lo que realmente sucede, pero para ello hay que instruirle.

Pedagogía evaluativa.

Exposición gradual a la actividad. Sin miedo. Con conocimiento de lo que está pasando y de lo que no sucede.

Podemos, aparentemente, decidir. Es importante optimizar esa ficción de la decisión consciente, adquiriendo el conocimiento liberador, racional, biológico.

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Medicina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a No existen centros de decisión.

  1. Gomez dijo:

    Opina lo mismo sobre qualquier tipo de dolor músculo esquelético? un esguince de tobillo también se cura con pedagogía, o esto solo vale con el dolor inespecífico? El diagnóstico -tratamiento solo es efectivo por la creencia?
    Encantado de que responda si lo desea.
    Gracias por este blog.

  2. Gomez: evidentemente en todos los casos hay que evaluar el posible daño, si justifica el dolor y el programa conductual de protección, y también el proceso evaluativo, si es coherente con el estado de ños tejidos.

  3. Anna dijo:

    Descubrí este blog hace ya algunos años en mi desesperación por encontrar la forma de convivir con el dolor provocado por una artrosis de cadera, siendo aún muy joven para plantearme una operación. Me ayuda enormemente reflexionar y poner en pràctica toda su pedagogía, y es una lástima que sea todavía tan difícil encontrar profesionales de la salud que la divulguen.
    Gracias Dr. Goicoechea y a todas las personas que con sus consultas y experiencias contribuyen a este aprendizaje.

  4. Anna: gracias por tu testimonio. Los pacientes que habéis comprendido y aceptado la propuesta pedagógica sois fundamentales para difundir este nuevo enfoque, aunque no resulte fácil explicarlo a los allegados. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s