Aprendizaje evaluativo

 

“El dolor es una percepción aversiva y protectora que contiene implícitamente una evaluación aprendida…”

Somos memoria.

La memoria no está para recordarlo todo sino para aprender, es decir, tomar decisiones que tengan en cuenta la información acumulada en el pasado.

La red neuronal está tomando decisiones (outputs) continuamente, en todos los ámbitos. Las percepciones, emociones, cogniciones y acciones son decisiones que surgen de un proceso evaluativo que integra todo lo vivido y proyecta una hipótesis de futuro que el presente actualiza.

Cada incidencia de dolor funde pasado, presente y futuro de una evaluación de costo, riesgo y beneficio de cada escenario, aprendida en la interacción del organismo con el entorno.

El aprendizaje no es, necesariamente, positivo. El error-ensayo-error debiera minimizar con el tiempo la probabilidad de error, pero no siempre es así.

Si el proceso evaluativo está influido por información errónea, alarmista, que no informa de lo que probablemente va a suceder sino de posibles teóricos, altamente improbables, aprendemos a evaluar de modo catastrófico e irracional, no porque la red contenga algún defecto congénito o adquirido sino por la dinámica que impone el contenido de la información recibida.

El organismo evalúa desde la información disponible. Parte de esa información puede ser incorrecta pero no siempre la red neuroinmune accede a detectar el error de lo decidido, especialmente si existe una capa oculta en el procesamiento.

A un animal se le puede condicionar aplicando estímulos aversivos (shock eléctrico, por ejemplo) cuando el experimentador decida, consiguiendo que renuncie a los intentos de explorar el mundo (indefensión aprendida)-

Los intentos del paciente de llevar una vida normal pueden estar penalizados por el dolor, sin que exista un estado de amenaza real o potencial que lo justifique.

– Haga lo que haga, me duele. Ya no sé qué hacer. Me dicen que no tengo nada… que no tendría que dolerme…

La evaluación catastrofista se ha automatizado e impone su ley sin dar pistas sobre el proceso de aprendizaje que la ha gestado.

– Yo sólo sé que me duele.

Las etiquetas diagnósticas aparecen. Migraña, fibromialgia, “dolor crónico”…

Multifactorial. Genes, alimentación, ansiedad, depresión, toxicidad ambiental…

El sistema neuroinmune, dicen, está alterado por el impacto de lo multifactorial acumulado. Procesa mal. Amplifica el dolor. Hace imposible la residencia en un organismo razonablemente sano.

Al parecer no existe aprendizaje. Sólo vulnerabilidad congénita para residir en un entorno inadecuado. Sensibilización extrema, generalizada e injustificada a lo banal.

En mi opinión, no se concede al aprendizaje evaluativo la importancia que tiene. Se facilitan sesgos de confirmación que impiden corregir lo que debe ser corregido.

La información experta es la responsable de guiar el proceso del aprendizaje evaluativo.

En el caso del dolor sin daño que lo explique y justifique, forma parte del problema.

Los expertos debiéramos sensibilizar a los ciudadanos de los riesgos de la información y ser rigurosos en la transmisión de creencias y expectativas en torno al dolor.

Ignorar el aprendizaje no lo evita.

Primum non nocebere.

Afortunadamente los circuitos que se conectan dócilmente en la crianza guiada de expertos pueden también reorganizar su conectividad en la dirección contraria si se demuestra que lo predicado en el pasado no es correcto.

La Pedagogía en Biología Neuroinmune intenta hacer visible para el paciente el proceso del aprendizaje evaluativo, sus errores y sesgos.

– No tenga miedo. Vida normal. Reconstruya la conectividad en la dirección contraria. Reinicie el aprendizaje, dando la vuelta a lo que corresponda.

“No tiene nada que perder, salvo el dolor” (Kevin Allcoat)

 

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Aprendizaje evaluativo

  1. isadiogo dijo:

    Hola Arturo. He ido desactivando algunas sensibilizaciones de la SQM usando argumentos y convicciones, pero sobretodo con la ausencia de miedo. Sin embargo, al ser seres que tendemos a retroceder en nuestro aprendizaje me cuesta liberarme de la sensibilidad a los celulares. Pero tengo certeza de que si me responde esta pregunta se irá. Porque ya lo he hecho así con otras cosas. La pregunta es, tenemos terminaciones que puedan detectar realmente las ondas del celular en nuestro organismo, tal como las neuronas que determinan las cargas físicas, químicas o mecánicas? Digamos, me corto, ergo duele. Pero si estoy cerca a un celular ni lo he tocado, y aún si lo hiciera, no hay nada que me deba hacer sentir como me siento.,pero siempre me queda la duda. Necesito de su opinión experta. Ya he logrado varias cosas. Ya salgo de casa, si se va lo del celular ufff ya me animaría a ir exponiéndome a otras cosas. Muchísimas gracias por todo!

  2. isadiogo dijo:

    No se publicó mi comentario. Aquí voy de nuevo.
    Hola Dr. Arturo. A mi en general luego de 6 meses de ir intentando mejorar de la SQM, este verano decidí salir con mis hijos, dejando el miedo atrás y tomando serías decisiones para mejorar y he ido mejorando en algunas cosas, desensibilizándome o siendo menores los síntomas. Una de las cosas que me ha servido es dejar el miedo atrás, diciéndome si me voy a morir, que me muera pues y ya (y mandando bien lejos las dudas). Y he ido tolerando los jardines, el sol, la ropa, calzado (esto fue lo máximo!! porque sólo toleraba un par de zapatos!) Puedo sentarme en muchas sillas de fuera de mi casa ya, Pero algo insólito es que no me puedo sentar ni en mis sillas ni en mis sofás de mi casa, me dan muchos síntomas y es ilógico!. Las convicciones desde el corazón han hecho que vuelva a manejar, no libre de síntomas pero soportables.. no podía ni tocar el timón. Lo que sí no he mejorado mucho es la sensibilidad al celular, y aquí necesito su opinión experta para deshacer el error. Tenemos neuronas que pueda detectar las ondas del celular así como las detectoras de la presión física, qiímicos o mecánicos?. Por ejemplo si me corto es evidente que algo me va a doler, pero acaso disponemos de algún sensor que detecte las ondas? Según yo no, pero la duda existe. Y por experiencia propia digo, que si no hay certeza los síntomas van a seguir. HE avanzado, pero necesito de su respuesta en este punto.para armar mi convicción. Muchas gracias por todo!! Lo que he avanzado es gracias a su blog!

  3. Isadiogo: desconozco el motivo por el que no se publicó el comentario. Respecto a sillas domésticas o foráneas, hay que tener en cuenta que el cerebro codifica escenarios concretos que, a veces, no se ajustan a una categoría (silla) sino a la que existe en un entorno determinado.
    No tenemos sensores de radiación electromagnética fuera del espectro visible, pero el cerebro puede identificar escenarios que incluyen esos objetos emisores y activar la alerta.

    Me alegra saber que el blog te ayuda a recuperar actividad perdida.

    Saludos

  4. isadiogo dijo:

    Mil gracias Dr. Arturo. Ufff yo siento que he avanzado. Y con su respuesta avanzaré más. Hoy manejé sola.. En mucho tráfico.. Olores fuertes de vehículos y aunque molestaba seguí segura sin miedo. Las experiencias me hacen fuerte. Estos dos meses, enero y febrero, verano para nosotros, por mis niños decidí mejorar y seguir pase lo que pase. Hay que decidirlo con convicción y sin miedo. Se puede salir de de esto, se puede.

  5. Carlos dijo:

    Ola buenas noches la teoria me la se pero la verdad hago vida normal pero no se como reconducir mi cerebro para no tener migrañas
    Siempre leo todas las entradas en tu blog porque es el unico sitio que encuentro esta solucion para las migrañas
    Espero un dia estar en tu curso
    Un saludo

  6. isadiogo dijo:

    Hola Dr. Arturo. Me quedé un poco con fundida con esta respuesta. “No tenemos sensores de radiación electromagnética fuera del espectro visible, pero el cerebro…” Entonces podemos ver o sentir ese espectro? Es decir disponemos o no de los sensores.? Me quedé ligada con esto. Mil gracias!!!!!!!

  7. No tenemos mas sensores de radiación electromagnética que los del espectro visible, los fotoceptores de la retina. Por lo que adivino de tu pregunta, no existen esos sensores que tanto temes.

  8. isadiogo dijo:

    Si eso era. Mil gracias je je.. Hasta que no vea las letrinas puestas en negritas, como si no entendiera ja ja. Y justo acabo de leer el postre de hoy sobre la necrosis y estaba llegando a esa conclusión.. Mil gracias y ya le contaré como voy mejorando, quizás a alguien que tiene lo mismo que yo pueda ayudarle, como a mi me ha sudado tanto leer los comederos otras personas.

  9. isadiogo dijo:

    Oh no, era letritas y post en vez de letrinas y postre.. Este autocoorector..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s