Migraña. Perder la inocencia

 

Dicen los expertos que la migraña es una enfermedad genética, que condena a quien la hereda a padecer de por vida crisis de dolor de cabeza, nauseas-vómitos e intolerancia sensorial, cuando así determine un estado anómalo de hiperexcitabilidad de grupos neuronales del cerebro, aún no bien identificados.

Recomiendan aceptar la condición congénita y protegerse con el escudo de una vida ordenada y frugal, física y psicológicamente. Nada de excesos ni defectos. Lo justo, y con moderación.

Los pacientes de migraña no han hecho nada malo para merecer su condición. Les han traído al mundo con los genes puestos y ese mundo es lo que es, un universo desordenado en el que todo cambia, de modo impredecible.

La hiperexcitabilidad migrañosa, dicen los expertos, vuelve sensibles a sus víctimas a lo que para los normales es vida normal. El viento (Sur), la niebla, el chocolate, los chupitos, las hormonas, los viajes, el ayuno de media mañana, los findes…

La vida del paciente de migraña no es vida. Su organismo no la tolera. A esas neuronas hiperexcitables, organizadas en un supuesto centro “generador de migraña”, les resulta intolerable un día cualquiera y entran en un paroxismo de escándalo ante la simple idea de que el paciente quiera salir de su habitación oscura a iniciar la jornada.

Los expertos que proclaman la maldición genética migrañosa ofrecen con el palo la zanahoria: consejos y fármacos supervisados.

Si el paciente acepta y sigue los consejos y recurre precozmente a tomar los calmantes, ¡ojo!, sólo cuando han sido prescritos por un cualificado experto, echa mano de preventivos y no recurre a la automedicación, seguirá siendo un migrañoso pero su mal-dita vida será más llevadera.

El paciente migrañoso es inocente… en dos sentidos.

1) no ha hecho nada para merecer esa maldición (Inocencia tipo I)

2) se cree todo lo que le van diciendo (Inocencia tipo II)

Hoy es el día de los Santos Inocentes. Es una buena ocasión para perder la Inocencia del tipo II.

No hay por qué creerse lo que los expertos proclaman como verdad. Puede que no lo sea.

Puede que no exista esa supuesta condición genética que condena, sin remedio, al infierno, aun siendo inocente (tipo I).

Puede que lo que se atribuye a los genes corresponda, en realidad, al aprendizaje.

Puede que la migraña no se tenga sino que se coja por contagio, en el revuelto y promiscuo mundo de lo que se cuenta del organismo.

Puede que si uno pierde la inocencia (tipo II), descubre el fiasco de la condena genética y los hábitos insalubres, y decide (desde la convicción y orgullo de disfrutar la residencia en un organismo sano pero gestionado por un cerebro adoctrinado) afrontar la vida normalita sin miedo, las crisis se espacíen e, incluso, desaparezcan.

No es una inocentada. Es la verdad. Puede suceder. Así ha sido para muchos que perdieron la Inocencia (tipo II) y se echaron a la calle, a tomarse un chupito, un sábado con viento Sur, cargado de problemas de todo tipo. Lo hicieron y no sucedió nada.

Eran Inocentes (tipo I) que, por fin, habían perdido la Inocencia (tipo II).

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Migraña. Perder la inocencia

  1. Manolo dijo:

    Magnífica entrada para terminar el año. Bon Nadal i Bon Any!!!!

  2. Manuela Mangas Enrique dijo:

    Yo me creí (o mi cerebro) eso de la maldición genética porque era la única información que los médicos me daban. Aprendí que así debía ser: si mi abuela, mi madre y mi hermana habían tenido migrañas hormonales, yo estaba sentenciada.

    Mis crisis migrañosas, cada vez más incapacitantes, desaparecieron hace un año. Perdí, pues, mi inocencia. Soy un claro ejemplo: después de veinte años con terribles migrañas, se puede adoctrinar al cerebro para convencerlo de que no se trata de una condición congénita.

    Mil gracias, doctor, por el bien que hace divulgando esta información tan valiosa.

    Un abrazo desde el campo,

  3. Montserrat dijo:

    Yo tambien he dejado de ser innocente II… Soy libre!

  4. Pep dijo:

    Hola Arturo
    Como medico de AP y padre siempre me hago una pregunta:
    ¿Existe una entidad reconocida como migraña infantil?
    En caso de ser SI la respuesta
    ¿Podria aun asi no apoyar a esa edad la teoria genetica pura? Visto que a los 3, 4 incluso 5 años ya puede existir sobreproteccion al medio y por tanto adoctrinamiento?
    Hay algo que no deja de ser curioso ( mi hijo la sufre) y es que la sintomatologia es como mas indefinida esas edades. Menos desencadenante inducida.
    ¿Habra que comenzar a pensar en la parte que corresponde como minimo al entorno familiar que sin pretenderlo genera los factores de confusion atribuibles al Complejo Migraña?
    Una cuestion que responderia en parte a esta inquietud podria ser:
    ¿Sufren mas episodios, mas intensos y mas cronificables las mujeres que los hombres por la involuntaria condena medico-familiar a sentenciarlas por via materna a la resignacion?
    Por que si asi es… es como para mirarselo…

    Saludos y buena entrada de año

  5. Pep dijo:

    Para aclarar lo anterior debo decir que es sorprendente que haya niños que expresen crisis migraña-like pero con pocos precipitantes definidos
    Me respondo a mi mismo con una pregunta
    ¿Sera que la familia/ cultura/ medicina… se encarga del resto?
    ¿De conectar a la migraña con el temor expositorio?
    ¿De transmitir epigeneticamente dichos factores?
    No deja de llamar la atencion que muchos de los factores se presten al fenomeno de factor de confusion
    (Ver solo factores aislados cuando en realidad no lo esten)
    Queso, chocolate, vino, fiesta, vida …desorganizada
    Cabria saber los factores precipitantes de diversos contextos culturales segun jerarquias de valores …
    Hay otra entidad cercana muy pareja: la epilepsia…

    Salut

  6. Julián Nevado dijo:

    Hola Arturo,
    Antes de finalizar el año quiero agradecerte toda la aportación que realizas a través de tu blog.
    Te deseo un Prospero y Feliz Año Nuevo!
    Julián

  7. Julián: gracias por tu agradecimiento. Viene bien cuando uno anda en proyectos…

    Feliz año

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s