Daño ilusorio

 

De ilusión, dicen, también se vive… y se malvive.

No siempre la realidad se muestra meridiana en su significado. En muchas ocasiones debemos actuar, tomar decisiones, sobre una información parcial, ambigua, potencialmente engañosa.

Muchas veces no tenemos ni idea de lo que puede estar sucediendo en entornos opacos a nuestros sentidos y no podemos sino imaginarlos, hacer cábalas, apoyándonos en los expertos, los que saben de lo inaccesible.

En la pantalla de la conciencia confluyen realidad e imaginación, sin un etiquetado que nos permita saber la proporción de cada una de ellas.

Gran parte de la conciencia es ilusoria. Apoyándose en unos confusos datos sensoriales, el cerebro construye, a veces, percepciones engañosas, interpretaciones erróneas de la realidad, máxime si tenemos en cuenta que lo que la conciencia contiene puede ser fruto de un proceso predictivo impulsado por la emoción, el miedo.

– Me duele la cabeza, la parte izquierda. Tengo migraña.

En la parte izquierda de la cabeza no sucede nada amenazante en la migraña. El dolor es, en este caso, una percepción ilusoria, nacida del temor al daño.

El cerebro consigue inducir en el paciente un estado similar a la hipnosis.

Requisa la atención hacia la parte izquierda de la cabeza y sugiere desde el ronroneo mental propuestas perceptivas, cognitivas y conductuales.

Hay pacientes más hipnotizables, más sugestionables, que otros.

– Comienza el dolor. Procuro no hacer caso y centrarme en mis tareas, pero no consigo quitármelo de encima. Al final tengo que tomar el calmante.

Con otros la inducción y sugestión hipnótica no funciona.

– Noto dolor. Sé que no sucede nada. Desatiendo la propuesta del cerebro. No me dejo sugestionar. El dolor se va.

– ¿Cómo consigo que el cerebro no me enrede, no me lleve al terreno de sus propuestas?

Imagine que está en el cine viendo una película emocionante. Está usted hipnotizado. Se deja absorber por la pantalla. De repente decide dejar de atender. Desvía la atención hacia otras cuestiones. Saca el móvil y se pone a oír música. Se pierde el hilo de la peli. Ya no le importa lo que pueda haber sucedido.

Algo parecido sucede en el sueño. Nada de lo que aparece en la conciencia tiene sentido pero sólo si se despierta, si vuelve al mundo real, acaba la pesadilla.

En el dolor por daño ilusorio, imaginado, el paciente debe imponer la vuelta a la realidad, el fin de la pesadilla.

¿Cómo?

Con el conocimiento (no sucede nada amenazante, son imaginaciones del cerebro…) y la inmersión en el mundo real.

– Ya lo intento, pero no lo consigo. Debo ser fácilmente hipnotizable por el cerebro.

Realmente uno debería poder inducirse una contrahipnosis. Imponer el escenario real. No sucede nada.

No hace falta inducir el estado hipnótico para conseguir modificaciones perceptiva, cognitivas o conductuales. Basta con proyectar el conocimiento, la seguridad razonable de que nada de lo que el hipnotizador cerebral sugiere es cierto.

El cerebro imagina la realidad y procura camelar al individuo, hacerle cómplice de sus temores ilusorios.

¡Venga ya!

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Daño ilusorio

  1. M.Jose dijo:

    Noto dolor. Sé que no sucede nada. Desatiendo la propuesta del cerebro. No me dejo sugestionar. EL DOLOR NO SE VA. Debo ser fácilmente hipnotizable por mi cerebro porque no consigo evitar las migrañas a pesar de saber que no pasa nada, que no hay daño, que todo está perfectamente normal…..tampoco consigo evitar los otros síntomas como los vómitos….espero aprender mas y mejor en el taller del día 27.

  2. M.Jose: Espero que así sea. Muchos lo han conseguido.

  3. isadiogo dijo:

    Me queda claro que no hay amenaza exterior que pueda explicar todos mis síntomas absurdos de SQM, sin embargo al ser reales los síntomas, entiendo que allí es donde muchos padecientes nos quedamos atascados.. el miedo.. yo tengo claro que no sucede nada malo en mi cuerpo antes de la exposición y que el agente supuestamente tóxico no me hace daño, no es una amenaza, pero a lo que al menos yo le temo es a los síntomas que me generan.. por ejemplo no conozco el grado de peligrosidad del sistema neuroinmne de defensa.. es decir, cuando siento que la glotis se me cierra, se llegará a cerrar? por oler tal o cual cosa? es decir esos síntomas que son reales y que se producen por error evaluativo, llegarían a ser mortales?.. No se si he llegado a comprender bien lo de las falsas alarmas.. pero ando con esta crisis de tos, flemas, etc que no quiere ceder y estoy analizando todo lo leído..y pensando en la gente que ha llegado a convulsionar (yo no felizmente) y encuentro puntos débiles en mis nuevas creencias y sé que necesito solidez en estas. Gracias

  4. isadiogo dijo:

    Y aprovechando el artículo, extraje esto de su libro que no me queda claro: “La inflamación neurógena (inflamación generada, iniciada por neuronas) implica la decisión cerebral de poner en marcha el programa inflamatorio por previsión de daño. Es el sentido del peligro (predicción de futuro), no el del daño (detección del presente), el que lo activa. Los centros de toma de decisión generan una activación preventiva de los sistemas de vigilancia e intervención inmediata para afrontar un suceso que se considera probable. No se produce necrosis, no hay salida de señales intracelulares. Sin embargo todo está preparado para neutralizar la supuesta y anunciada
    agresión. En realidad no se trata de una inflamación sino de un estado de alerta preventivo.”

    Pero realmente sí es una inflamación no? Por ejemplo en la SQM tengo mucho color de garganta, está roja llena de flemas, mocos, etc.. eso es una inflamación real? una neurógena? Estoy trabada en esta parte.. si tengo todos los síntomas de una inflamación, es o no es? es neuronal o neuroinmune? Mi cabeza, y supongo la de muchos necesita ciertas respuestas porque sino comienza a inventar una propia y eso es muy malo.. un millón de gracias por la respuesta!!

  5. Isadiogo: tenemos un problema de téxico. “Inflamación” es un término que engloba demasiados estados y, en mi opinión, debiera completarse con adjetivos o término nuevos que permitieran saber de qué estamos hablando.
    El sistema neuroinmune dispone de muchos recursos para detectar agentes y estados nocivos y proteger los tejidos. La inflamación clásica, completa, es la respuesta que se produce cuando ha habido muerte celular violenta, necrosis,La inflamación en este caso genera una respuesta defensiva y reparadora, que incluye movilización y activación de leucocitos desde la sangre al tejido destruído.

    En ocasiones no hay agentes ni estados nocivos pero el sistema neuroinmune libera mensajeros de alerta, sensibilización, A veces es el componente neuronal el que activa la alerta y otras el inmune. En los dos casos hay un error evaluativo; evaluar peligro cuando no lo hay y eso es lo importante. Mi libro se refiere a la migraña. En ese caso, la respuesta de alerta implica al individuo. En la conciencia aparece el dolor, las nauseas y la intolerancia sensorial. Realmente en los tejidos de la zona alertada no hay cambios inflamatorios. Sólo sensibilización de nociceptores. Los síntomas no aparecen por esa sensibilización periférica sino por la conectividad cerebral de alerta que se expresa en la conciencia como síntomas.

    Esa “inflamación neurógena” migrañosa es la que considero que no es una inflamación sino un estado de alerta. Por eso propongo denominarla alerta nociceptiva.
    Tengo muy poca experiencia en SQM y, por ello, no trato el tema en el blog. En todo caso la respuesta neuroinmune frente a moléculas ambientales es excesiva o, incluso, no justificada y, sigo pensando, que esa evaluación errónea (cualitativa y/o cuantitativamente) debe corregirse, si es posible. Me reúno periódicamente con un pequeño grupo de pacientes y les explico el factor evaluativo erróneo y su dependencia de creencias y expectativas alimentadas por la cultura a lo largo del aprendizaje. Han decidido adoptar una estrategia de exposición prudente a los ambientes sensibilizados y, en general ha habido una respuesta positiva.

    En definitiva, creo que se abusa del término “inflamación”. Habría que matizar en cada caso, qué se quiere decir.

  6. isadiogo dijo:

    Muchas gracias!

  7. isadiogo dijo:

    Entonces la respuesta en la SQM es neurológica o inmune? Me perdí allí. Una vez leí que lo neurológico es corregible por la plasticidad pero lo inmune no.. como la alergia.. Mil gracias!!!

  8. Isadiogo: en mi opinión el error evaluativo reside en el componente neuronal.

  9. isadiogo dijo:

    Mil gracias!!!! Alguien me dijo que lo quiero entender todo.. y es difícil para mi no ser así.. mi cabeza me pregunta mucho, que si hay flemas, que si me ahogo, que si la taquicardia, que si me pasa esto, que lo otro.. hasta donde llegará, me desmayaré como me pasó una vez con la fibromialgia.. y así.. Entonces, un pensamiento más ajustado sería: ” mi sistema reacciona excesivamente porque cree que estoy en peligro y lo hace para protegerme, hay una sobreprotección y como es neuronal no puede hacerme daño”

  10. Isadiogo: más o menos. Concédete esa oportunidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s