Inteligencia neuroinmune

El sistema neuroinmune ha evolucionado detectando agentes y estados nocivos, biológicos y físicoquímicos, y activando recursos que minimizan el daño causado.

Su actividad no tiene la garantía del acierto. Su inteligencia es incierta. A veces ve peligro donde y cuando no lo hay y otras no lo ve estando presente.

Hay falsos negativos y falsos positivos.

Cualquiera de los dos tipos de error puede ser letal:

Falso positivo: una reacción anafiláctica a la penicilina puede matar. Realmente la penicilina no era una amenaza. Error.

Falso negativo: una colonia de células cancerosas burla la vigilancia inmune y acaba con la vida en el organismo. Error.

Ambos errores son estados o acciones patológicas del sistema neuroinmune. Ha faltado inteligencia.

La migraña, la fibromialgia, el dolor crónico sin daño que lo explique y justifique, los síndromes de “sensibilización central” en general, expresan falta de inteligencia neuroinmune, errores por falso positivo. Protegen sin necesidad. Mortifican e invalidan al individuo injustificadamente.

El sistema neuroinmune está dotado de recursos para aprender a actuar con inteligencia pero la emoción por sobrevivir, el miedo al daño, facilita, especialmente de salida, los errores por falso positivo. Mejor evitar que exponerse a lo incierto.

En nuestra especie, el hábitat modificado por la cultura, la información experta, generan condiciones especiales de aprendizaje. El sistema neuroinmune tiene que evaluar un ingente número de moléculas artificiales, potencialmente nocivas; informaciones expertas de fiabilidad variable. Mejor prevenir en exceso que arriesgar (el error menos costoso).

¿Qué podemos y debemos hacer ante los errores neuroinmunes?

No soy Inmunólogo y no puedo ni debo aconsejar. Desconozco el modo de recuperar la inteligencia perdida de la red de leucocitos.

El componente neuronal equivocado puede y debe re-encauzarse a la senda de la inteligencia defensiva, a través de la información experta de signo contrario y la exposición confiada a la actividad secuestrada.

Algunos interpretan la propuesta como un intento de culpabilizar al individuo consciente.

– Si no mejoras es que eres tonto…

No se juzga al individuo sino el proceso.

En el caso de los errores del componente inmune puede existir una responsabilidad por conducta poco inteligente: fumar como un descosido, estando advertido de los riesgos del tabaquismo; ponerse penicilina a sabiendas de que uno es alérgico.

En los errores neuronales el individuo está sometido a una oferta variopinta de explicaciones expertas, contradictorias. No es fácil para el paciente decidir qué información experta aportará más inteligencia al sistema.

En nuestra propuesta pedagógica explicamos conceptos básicos, bien contrastados, fiables, sobre la actividad del sistema neuroinmune, los riesgos de cometer errores de los dos tipos.

A veces se neutralizan los errores y otras no. En ningún caso culpabilizamos a nadie que lo ha intentado con la mente abierta.

Cabe señalar alguna responsabilidad cuando alguien se niega tozudamente a modificar creencias erróneas.

– El dolor de la columna viene de la columna. Tengo dos hernias…

No es así. El dolor siempre proviene de una evaluación de amenaza. Puede que esa evaluación sea errónea (falso positivo).

Negar la posibilidad de que sea así y persistir en la convicción de una columna vulnerable, dañada, que pone en riesgo su integridad física cada vez que el individuo se mueve, es un error, más o menos consciente.

Consulte a su médico. Cuide la inteligencia neuroinmune.

Tenga cuidado.

 

 

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Inteligencia neuroinmune

  1. Sergio dijo:

    Este ejemplo de la columna seria posible si el individuo sabe que tiene una o dos hernias y ya se anticipe.Pero edta teoria la contradice un individuo que no sabe que las tiene.pues tendra dolor igual use la inteligencia o no

  2. Evidentemente no somos conscientes de lo que el sistema valida como información fiable. El dolor surge de ese universo evaluativo aprendido inconscientemente y, a partir de ahí, vienen los problemas, con los informes de expertos.

  3. Julia dijo:

    Según lo que explica, como todos tenemos una plasticidad neuronal, sujeta a modificaciones, ¿
    el tratamiento base de la fibromialgia sería vivir una vida lo más normal posible omitiendo las señales de peligro? ¿Tiene algo previsto en Madrid, estudio o taller? Acabo de leer todas sus entradas, y soy muy joven. No desearía vivir con dolor siempre.

  4. Julia: en Enero daré un curso para pacientes de migraña en la clínica Onelife, en Alcorcón. Puedes informarte en el tfno 661882208. Aunque el curso va dirigido a pacientes de migraña, el marco teórico que se expone es aplicable también a otras etiquetas de dolor, por ejemplo fibromialgia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s