El quid de la cuestión

Hoy iniciamos en Vitoria un ciclo abierto de conferencias sobre dolor para divulgar entre la ciudadanía los nuevos paradigmas y publicitar nuestro trabajo con grupos de pacientes de migraña y fibromialgia.

Migraña, fibromialgia, dolor «músculoesquelético» crónico, son etiquetas diagnósticas sobre las que no existe consenso sobre su significado y que se tiende a englobarlas bajo el epígrafe de «Síndromes de Sensibilización Central».

Podríamos establecer unas bases consensuadas:

Se trata de enfermedades reales que generan sufrimiento e invalidez reales.

El Sistema neuroinmune de defensa está implicado.

El organismo de los pacientes no funciona igual que el de los sanos.

Hay numerosos indicadores de que el Sistema Neuroinmune que nos defiende lo hace desde un modo hipersensible, excesivo, activando recursos que no debiera, o haciéndolo de modo exagerado cuando pudiera haber una causa.

Partiendo de este consenso, algunos sostienen que no sabemos a ciencia cierta el origen de este modo defensivo hipersensible y que podrían existir muchos factores que actúan de modo complejo, creando un terreno de facilitación que se desbordaría por eventos físicos y emocionales.

En nuestro grupo defendemos la tesis de la disfunción evaluativa. El Sistema Neuroinmune activa recursos de protección innecesariamente porque evalúa erróneamente amenaza, no porque padezca una condición enfermiza misteriosa.

El error evaluativo no surge de una patología de la red neuroinmune sino de estados evaluativos erróneos a los que se llega a través del aprendizaje.

Este es el quid de la cuestión:

¿Adquirimos una enfermedad misteriosa e irreversible o nuestro organismo ha aprendido a actuar de un modo hipersensible?

La Biología es aprendizaje. La Biología humana comparte dinámicas de ese aprendizaje insoslayable con el resto de las especies. Aprendemos a habituar y/o sensibilizar. Aprendemos a establecer condicionamientos clásicos o instrumentales (con premio o castigo). Aprendemos observando e imitando. Otras especies también observan e imitan.

Homo sapiens (m.n.t.) dispone, sin embargo, de una herramienta exclusiva y poderosa de aprendizaje: la instrucción activa de expertos: esto es así o asá, esto es bueno y esto malo…

Nuestro hábitat contiene información experta y la conectividad de la red neuronal humana es sensible a lo que se dice por boca de expertos de todo tipo.

Las decisiones del sistema neuroinmune estarán condicionadas a lo que el colectivo variopinto de expertos propone y el cerebro de cada cual dispone.

Unos sostienen que los síndromes de sensibilización central se adquieren por diversas vías, genéticas y ambientales, físicas y psicológicas, y que lo que procede es aplicar todas las medidas terapéuticas disponibles, multidisciplinares, para paliar la situación. No consideran el papel de la crianza tutelada por expertos y, mucho menos, aceptan la hipótesis de que la información que se vuelca a la infosfera pueda facilitar la existencia de los síndromes hipersensibles.

Nosotros consideramos ese apartado de información experta (cultura) y procuramos hacer conscientes a los pacientes de su trascendencia.

Organizamos cursos para pacientes y les explicamos la hipótesis evaluativa. Muchos alumnos mejoran considerablemente, aun dejando de lado las terapias previas multidisciplinares.

Hoy abrimos el ciclo. Cuatro sesiones (6, 13, 20 y 27 de Noviembre). Centro cívico Aldabe.

El 24 de Noviembre la Asociación de pacientes de Fibromialgia de Alava organiza una jornada: «Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y otros síndromes de Sensibilización Central. Hacia un futuro integrador».

Los ciudadanos alaveses podrán informarse este mes de las dos propuestas: la oficial mayoritaria, sancionada por las guías oficiales de buena práctica, y la nuestra, minoritaria e invisible.

Sería deseable la integración y el diálogo y los pacientes debieran exigirlo pero, en este momento, no parece posible.

¿Pinta algo el aprendizaje en todo esto?

¿Importa algo lo que decimos los más o menos expertos a los pacientes, cada uno desde su propio sesgo?

Ese es el quid de la cuestión, al menos para mí.


2019-07-25 11.12.31

Publicado por arturo goicoechea

Neurólogo. Nacido en Mondragón, Guipúzcoa, en 1946. Jefe del Servicio de Neurología en el Hospital Santiago de Vitoria (Álava), España, hasta 2011, en la actualidad jubilado. Permanece activo como enseñante y divulgador de la aplicación de la Neurociencia al ámbito de la Neurología, especialmente referida a la migraña y al dolor crónico sin daño, impartiendo cursos y charlas y, desde hace una decena larga de años, a través de su blog.

6 comentarios sobre “El quid de la cuestión

  1. Hola Arturo, me pasa que luego de mucho batallar con las repetidas lumbalgias que he padecido y que gracias a tu información he superado ampliamente, me sucede que a veces me invade no ya el dolor sino el miedo a a volver a padecerlo. Cuales son los mecanismos para desahcerme de ese miedo recurrente. Saudos y muchas gracias!!
    e-mail: ncbfantasma@hotmail.com

  2. Norberto: el miedo a las recaídas es comprensible y frecuente.No debes prestarle mucha atención y concéntrate en el disfrute de la actividad desde la convicción de que no pones en riesgo la integridad estructural sino que facilita la adquisición de patrones motores fisiológicos y saludables.

  3. Gracias por contestarme Arturo.
    Me llama la atención que se hable de sensibilización, me agrada, pero luego el enfoque me parece desde la enfermedad, no desde la salud, lo que, en mi modesta opinión, puede sensibilizar más todavía. Hago esta entrada desconociendo el contenido de las ponencias.
    Un saludo y gracias por todo Arturo.

Deja un comentario, haz una pregunta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.