Deconstruir la migraña.3

Hay una obsesión por identificar el origen de las crisis en un tejido, un lugar, una molécula, un gen, un desencadenante. Algo puntual señalable. Un eslabón anormal de una cadena de producción. Identificamos lo culpable, lo que se desvía de la normalidad y así disponemos de una posibilidad de neutralizarlo.

De las épocas de los dioses y espíritus pasamos a los humores y más tarde a agentes biológicos modernos como arterias, terminales del trigémino, canales iónicos, mitocondrias, neuromoduladores y neurotransmisores.

La neuroimagen funcional aporta la posibilidad de señalar qué zonas del cerebro se activan cuando algo sucede. Esas zonas son consideradas como responsables (“generadores”).  El fuego se inicia siempre por un punto y luego se extiende.

La migraña es un estado de alerta defensiva resultante de la evaluación que en ese momento, lugar y circunstancia está operando en el sistema neuroinmune, desde el conocimiento, expectativas y creencias que ese sistema ha construído a lo largo del aprendizaje.

La evaluación y el estado de alerta generado es una función distribuída por toda la red neuronal, una red altamente integrada en la que todos sus componentes son afectados de modo complejo con cualquier variación de cualquiera de ellos.

Lo que importa en la migraña no es lo que sucede sino lo que la función evaluativa considere.

Si toca alerta, como resultado de la memoria predictiva que rige los estados de la red, el organismo se adapta a esa situación en su conjunto, independientemente de que la predicción sea o no atinada, racional.

La actividad de las áreas implicadas en el despliegue de la alerta puede detectarse con neuroimagen o a través de la liberación de mensajeros químicos. El dolor, las náuseas y la intolerancia sensorial resultan del estado de alerta del organismo, no de la presencia de esos mensajeros.

El individuo es solicitado por los síntomas a implicarse en el estado de alerta y cumplir lo que se requiere: refugio, vómito, calmante, suspensión de actividad, atención focalizada en el organismo, rumiación cognitiva.

El calmante es una simple molécula que aportará una leve modificación no selectiva por todos aquellos lugares del organismo en los que encuentre su diana farmacológica. El estado de alerta no se disolverá por la virtud química del fármaco, que corregirá supuestamente una química alterada, sino por cumplir con una expectativa neuroinmune que considera la acción de “tomar el calmante” como eficaz para retirar el estado evaluativo de amenaza.

Las hipótesis oficiales y alternativas sobre la migraña coinciden en ese afán de puntualizar la causa: identificarla como un algo concreto y no como un estado de un sistema complejo como es el sistema neuroinmune.

En mi opinión, la disfunción evaluativa, el valorar amenaza en la cabeza sin existir motivo para ello, se combate  con el conocimiento y su aplicación. El miedo se racionaliza comprendiendo lo que sucede y afrontando la realidad real y no la imaginada.

Para unos la migraña es cosa de genes, alimentos, estreses, meteoros, contracturas, hormonas o energías desequilibradas y debe combatirse corrigiendo las desviaciones de esas variables concretas, puntuales.

Para mí, estamos ante un sistema complejo en el que no existe la suma del dos más dos igual a cuatro. Ese sistema defensivo neuroinmune se alimenta con información alarmista y experiencias sesgadas generando así una dinámica de retroalimentación que da lugar a esos terribles estados de pánico defensivo por parte del organismo.

El sistema neuroinmune está condenado a aprender, a evaluar, a catalogar escenarios como amenazantes. Puede equivocarse y puede, además, no detectar el error, entrando en una espiral fóbica que, periódicamente aboca a la locura del dolor desatado, los vómitos y la intolerancia a todo.

Algunos confían en la toxina botulínica, el topiramato, los triptanes o los anticuerpos monoclonales frente al CGRP.

Otros en la punción seca, los masajes, el yoga, la meditación o una alimentación tolerada.

El sistema neuroinmune queda al margen. Al parecer no existe o si existe siempre acierta, salvo que lo desquiciemos con queso curado, chocolate, frutos secos, cambios o desequilibrios de todo tipo.

El sistema neuroinmune, al parecer, no evalúa, no imagina, no teme ni desea; no se equivoca. Es un sistema frío, lineal, que hace su trabajo de modo reflejo, sólo cuando algo nos ataca.

No es así.

El organismo, a través del sistema neuroinmune de defensa, está siempre alerta. Deja tranquilo al individuo cuando sale el día evaluativo despejado pero al primer nubarrón en el cielo imaginado, obliga al individuo a sacar todos los paraguas o quedarse en casa… aunque no llueva.

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Medicina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Deconstruir la migraña.3

  1. pati1974 dijo:

    Creo parte fundamental, acompañar el conocimiento con conductas acordes a los nuevos paradigmas aprendidos.
    No podemos continuar haciendo nuestros rituales disuasorios, lo deseable sería romper con ellos drásticamente pero si el dolor no nos lo permite ,creo se debe de hacer una desintoxicación progresiva. Las acciones y experiencias nutren nuestras conexiones neuronales, y estas tienen que ser en mi opinión por fuerza parte fundamental en la función evaluativa, por lo que para corregir esta disfunción evaluativa que desemboca en migraña no nos queda otra que dejar de retro-alimentar la fobia. No creo que nos garantice el éxito pero si que aumenta las probabilidades de despedirnos de la migraña.

  2. Pati: el aprendizaje requiere teoría y práctica. Hay que hacer verificaciones de lo aprendido, jugar (en el sentido profundo del verbo) sin miedo con la migraña, como hacen los niños con todo. Así aprenden.

  3. RAFA dijo:

    Efectivamente, esto es como sacarse el carné de conducir, después de afianzar bien los conceptos teóricos (algunas veces hace falta más de un examen, quizá por el miedo a no superarlo), llega el turno de las prácticas, algunos tienen tanto control que con pocas clases consiguen el objetivo, otros a base de practicar e insistir llegan al mismo fin, Después de todo lo aprendido llega el momento de enfrentarse a la carretera, al tráfico. Tras superar los primeros escollos, desaparece el miedo y uno gana en confianza y libertad. Como tiene que haber de todo, algunos se quedan anclados en su amaxofobia, pero deben de seguir intentándolo y puede que algún día tengan la satisfacción y el premio de haberlo logrado. Un saludo

  4. Gracias Rafa. Me has obligado a consultar el significado de amaxofobia. Siempre se aprende. La metáfora es correcta.

  5. isobaro dijo:

    En mi caso el principal problema no era el miedo a conducir (también he consultado el significado de amaxofobia) si no que ni siquiera sabía que podía conducir. Pensaba que la migraña era una condena y que lo único que podía hacer era minimizar sus consecuencias (el dolor) pero me resignaba a creer que estaba ahí por derecho. Con el enfoque de este blog y del libro, desperté y me rebelé. Una lucha activa no contra el dolor sino contra la decisión de que la migraña apareciera. Y el resultado es que no volvió. Imagino que acerté en el objetivo. Gracias de nuevo al doctor y a todos los que alimentan el blog.

  6. Buenos dias,

    En mi caso la meditacion fue el eslabon clave para eliminar PARA SIEMPRE mis migrañas.

    Creo que, debido al analisis intensivo de mis pensamientos y reacciones en las meditaciones y previsualizaciones me ayudo a desaprender ese estado de alerta neuronal defensivo injustificado.

    No hay suficientes palabras de agradecimiento por esa labor que ha hecho durante toda su vida nadando a contracorriente. Aunque le acabo de descubrir mil graciad por toda la gente a la que ha enseñado que la migraña no es una patologia cronica.

    Aunque no es facil se puede conseguir. Yo ya llevo 10 años viviendo en paz 🙂

    Tened un buen dia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s