El futuro prometido

Peter Goadsby es, probablemente, la voz oficial más reconocida como portavoz de la “opinión experta” en el tema de la migraña. Hace unos días, ha publicado en Nature reviews/ Neurology una reflexión sobre lo que promete la década futura. El título de su escrito promete: Incredible progress for an era of better migraine care. Esta vez la década será, por fin, prodigiosa para los pacientes.

Tras reconocer que definitivamente la teoría vascular ha muerto y que es el cerebro quien guarda los secretos del por qué de la migraña, lanza la buena nueva: el futuro es, sin ninguna duda, brillante para el desarrollo de nuevos tratamientos para la migraña…

Desde la convicción de que son los genes los responsables del infierno migrañoso y, dado que cada cual tiene su propia combinación responsable, el remedio será más selectivo, adaptado a esa combinación individual de carga genética.

Mientras llega ese avance genético que permitirá el remedio a la carta, justifica su entusiasmo con dos terapias ya disponibles: los anticuerpos monoclonales frente al CGRP y la neuroestimulación

El anticuerpo es una molécula liberada por el sistema inmune para neutralizar la acción de otra molécula valorada como amenazante, externa o interna. Todo proceso biológico se sustancia por medio de moléculas. Si ese proceso es inconveniente podremos identificar la molécula clave para su realización y cultivar células inmunes que fabriquen específicamente anticuerpos que la neutralicen.

En la migraña, la molécula diana es el CGRP (Péptido Relacionado con el Gen de la Calcitonina- PRGC en castellano). A través de técnicas muy complejas y costosas se ha conseguido producir, al parecer, anticuerpos anti CGRP.

¿Qué hace el CGRP?: sensibilizar los nociceptores (neuronas dedicadas a vigilar la nocividad), haciendo que un estímulo banal como mover la cabeza genere un dolor extremo. Dicen los expertos que las crisis migrañosas se “generan” en un “generador” ubicado en los sótanos del cerebro y que esa activación del generador acaba liberando en las terminaciones de los nociceptores del trigémino el mensajero sensibilizador, el CGRP. De ahí que duela. Matamos al mensajero y así se acaba el tormento.

La otra gran promesa pone la diana en las neuronas. A través de “estimulaciones” electromagnéticas podremos modular a voluntad aquellas estructuras neuronales que consideramos responsables de la “generación” y/o ejecución de las crisis.

Parece que los triptanes no han cumplido las expectativas ni promesas con las que se lanzaron al mercado y ya tenemos, recién salidas del horno, las nuevas ofertas de la década. Todo muy caro, pero prometedor, dice Peter Goadsby.

Recientemente se ha publicado un estudio en el que se muestra que el efecto placebo de los analgésicos ha igualado prácticamente en eficacia a su posible acción real y que, por tanto, lo importante es optimizar las expectativas y creencias, el engaño.

No hace mucho Peter Goadsby escribió en un editorial de la revista Neurology que quizás, sólo quizás, las expectativas, el aprendizaje, los significados, los condicionamientos… eran factores a tener en cuenta. Cuando lo leí pensé, ingenuamente, que algo se movía, pero no es así. Volvemos a lo de siempre: a la promesa de un tratamiento eficaz para una enfermedad . 

La carga económica para el sistema sanitario de la migraña ya es actualmente tremenda. Los triptanes y la toxina botulínica van a recibir el relevo o el complemento de los anticuerpos y las intervenciones neuroestimuladoras. Es inasumible económicamente, dado el volumen de pacientes afectados y mal controlados con los remedios actuales.

Sería más eficiente aplicar placebos intencionadamente, sin que lo sepa el paciente. Más eficaces cuanto más caros.

Las expectativas y creencias mandan y seguirán mandando.

Pedagogía versus placebos.

¡Cuándo se declarará la década de la pedagogía!

Uhhhhhh, que diría el hermano lobo

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Medicina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El futuro prometido

  1. LOURDES dijo:

    Hola Arturo; más de lo mismo, es decir, mismo error de base.
    Un abrazo.

  2. RAFA dijo:

    Hola Arturo, más de lo mismo, de esta manera nos da otro siglo sin avanzar en el tema. Un saludo

  3. joaquinwct dijo:

    La década de la pedagogía no interesa… es demasiado poco costosa y deja muy poco beneficio para quienes ya sabemos…!!!! Es más, pienso que incluso representa una amenaza real para dichos intereses. Como dice el refrán: “Poderoso caballero es Don Dinero”, es una pena que predomine sobre el sufrimiento de las personas (pero ya hemos visto cosas de esas en muchos de los experimentos llevados a cabo, sin escrúpulos, en el África Negra.

    Saludos

  4. IÑAKI AGUIRREZABAL dijo:

    Cuál es el estudio reciente que mencionas en la entrada sobre analgésicos y placebo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s