Conferencia en Santander

Este viernes, día 30, a las 19 h, en el CASYC de Santander (c/ Tantin, 25) y organizada por la AEPAC (Asociaciación Española de pacientes con Cefalea), daré una conferencia sobre migraña y cerebro. Expondré la argumentación básica del modelo pedagógico y tendremos la oportunidad de cambiar impresiones con quienes quieran acudir. La entrada es libre.

La Educación en Neurobiología del dolor se va abriendo paso con exasperante lentitud en el colectivo de pacientes y profesionales. Los marcos teóricos habituales y las aplicaciones prácticas en dolor debieran estar obsoletos y dejar paso a los nuevos paradigmas, pero no es así.

La trascendencia del cambio en la cultura popular y científica del dolor no se evidencia en los medios de comunicación. Una y otra vez oimos y leemos los mismos mantras sobre la migraña, fibromialgia y dolor crónico. Padecemos una creciente plaga de dolor no explicado y seguimos diciendo y haciendo lo mismo esperando que algún día la Ciencia o cualquier iluminación alternativa aporte las claves del origen y el remedio del sufrimiento no justificado.

No estoy seguro de poder asistir en vida al momento en el que los colectivos de profesionales y pacientes opten decididamente por tomar la senda del nuevo marco conceptual. Sólo contamos con adhesiones individuales. Los colectivos andan dudando entre el desaprecio, la incertidumbre y, en ocasiones, la respuesta airada.

Por ello esta es una buena ocasión para exponer las bases teóricas, junto con los resultados de nuestra corta experiencia con los grupos, dentro del marco de las actividades organizadas por la AEPAC para hacer visible el problema de sus asociados y nuestras propuestas.

Ignorar la importancia del aprendizaje en la emergencia del dolor no explicado es una omisión grave. En la era de los «omics», del genoma, proteinoma y metaboloma, parece que todo quedará explicado y resuelto cuando desvelemos las claves químicas de la enrevesada trama de la Biología molecular. Algunos hablan del «placeboma» no para resaltar la importancia de las creencias y expectativas sino para sugerir que nacemos marcados genéticamente incluso para expresar un efecto grande o pequeño respecto al efecto de placebos y nocebos.

No hay nada que se escape a la impronta de los genes. Nacemos más o menos proclives a la obediencia de lo que el grupo dicta. Esa condición de domesticabilidad nos protege al abrigo del amparo de los avances culturales pero también nos hace vulnerables respecto a las deficiencias que la misma cultura contiene.

Un placeboma-noceboma potente nos invita a la obediencia. El genotipo contrario nos incitaría a la rebeldía, a la exploración de otros marcos novedosos.

Los pacientes inician el periplo del dolor siendo obedientes, para acabar siendo lo contrario, al comprobar que la obediencia no funciona. Buscan entonces la novedad en el mercadillo y obedecen propuestas alternativas de todo tipo esperando que alguna funcione, sea por placebo o porque lo que les predican sea veraz.

La propuesta pedagógica no busca sino divulgar los conceptos básicos de la actividad del sistema de defensa del organismo, de sus peligros, que no son otros que los del error, negativo y positivo.

El individuo consciente forma parte de la gestión defensiva del organismo que hace posible ese misterio de su existencia y debe interiorizar la cuota de responsabilidad que se concreta en construir una idea de organismo veraz y una conducta coherente con ella.

Consulte a su médico pero, en este tema, procure hacerlo con un mínimo bagage de conocimiento. No dé por cierto lo que oye.

Nos vemos en Santander.

 

 


2019-07-25 11.12.31

Acerca de arturo goicoechea

Neurólogo. Nacido en Mondragón, Guipúzcoa, en 1946. Jefe del Servicio de Neurología en el Hospital Santiago de Vitoria (Álava), España, hasta 2011, en la actualidad jubilado. Permanece activo como enseñante y divulgador de la aplicación de la Neurociencia al ámbito de la Neurología, especialmente referida a la migraña y al dolor crónico sin daño, impartiendo cursos y charlas y, desde hace una decena larga de años, a través de su blog.
Esta entrada fue publicada en Medicina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.