El origen de la crisis migrañosa

La migraña es una condición “misteriosa” que genera de modo recurrente crisis de expresión variable; la más común: el dolor en un lado de la cabeza. ¿Dónde y por qué se origina?

Dicen los expertos que varios genes integran su expresión para generar un estado de hiperexcitabilidad neuronal de modo recurrente. Esas neuronas conformarían lo que ellos llaman el “generador de migraña”. Por su condición genética hiperexcitable el generador se activaría espontáneamente o con el empujoncito de un “desencadenante”.

Evidentemente el supuesto “generador de migrañas” cumple funciones fisiológicas, siempre que su activación se ajuste a las condiciones del organismo. No está allí para activar crisis. El dolor, los vómitos y la intolerancia sensorial que conforman la crisis, son recursos defensivos que fuerzan al individuo a una conducta de evitación de daño. El “generador de migrañas” sería un centro que integra los recursos defensivos ante situaciones de amenaza en la cabeza. Por ejemplo, en una meningitis se activa la crisis migrañosa, sólo que en esta ocasión cumple su función de aviso y protección.

Anunciando la crisis, ya muchos padecientes refieren un estado premonitorio de desasosiego que informa con una antelación variable de la aparición del dolor. Los expertos llaman a ese estado previo: “los pródromos”. En mi opinión, no son tales sino que forman parte del episodio migrañoso. El “generador” ya se ha activado. La alarma se proyecta hacia la conciencia del individuo, incitándole a estar pendiente de su cabeza.

Algunos padecientes añaden a ese estado premonitorio el “aura”, un fenómeno deficitario variable de expresión visual, sensitiva o del lenguaje. Quienes lo padecen pierden transitoriamente visión, sensibilidad o la capacidad de expresarse. Generalmente al aura le sigue el dolor. El “generador de migrañas” ha seleccionado la corteza visual, sensitiva o del lenguaje para activar en ellas el estado sensible defensivo, vigilante. La hiperactividad agota la capacidad funcional de la corteza (las pilas) y esa zona cortical se apaga. La denominada “onda de depresión cortical propagada” es la expresión del apagón de una corteza hiperactiva y eso explica los síntomas. Tras el paso de la onda la función se recupera y aparece (aunque no siempre) el dolor.

Para los expertos la migraña tiene mucho en común con la epilepsia. En ambas se activan grupos de neuronas, “generadores”, sin necesidad, de modo anormal. De hecho se prescriben fármacos antiepilépticos para prevenir las crisis. La hiperexcitabilidad neuronal se combate con “calmantes” neuronales. La migraña sería un estado de hiperexcitabilidad neuronal genético que afectaría al “generador” de recursos defensivos de alarma ante situaciones de peligro (meningitis, hemorragia subaracnoidea, traumatismos…). El “generador” se dispararía sin motivo, por su propia condición hiperexcitable.

¿Y el dolor?

Dicen que el cerebro no duele si se le excita. No tiene nociceptores. Sólo activando las “estructuras sensibles al dolor” surge este. Para los expertos no hay dolor si no hay “señales de dolor” liberadas en los tejidos sensibles de la cabeza, vigilados por el trigémino. De ahí su empeño en buscar en esas terminales la explicación. El estado cortical de alerta impuesto por el “generador”, responsable de la vivencia premonitoria y del aura, liberaría sustancias que sensibilizan las terminales y de allí surgirían las necesarias “señales de dolor” que todo lo explican. ¿Cómo?  Se supone que esas sustancias sensibilizantes pasarían al líquido cefaloraquídeo, el que baña el exterior de la corteza, sembrado de terminales trigeminales. Como en muchos casos el dolor sólo aparece en media cabeza debe suponerse que las sustancias sensibilizantes sólo se vierten en el líquido que baña las terminales del lado doliente. No tiene lógica. El líquido circula libremente por la superficie cerebral.

Resulta que el cerebro sí duele si se excita el lugar adecuado. Se han descrito crisis epilépticas cuyo única manifestación es dolor. En contra de lo que dicen “los expertos” sólo la activación de las áreas cerebrales de la denominada “neuromatriz del dolor” puede producir dolor. Hay otros “expertos” que investigan la trama del dolor desde otras premisas. No se necesita activar el trigémino para que duela la cabeza pero sí es necesario activar la neuromatriz cerebral del dolor para que aparezca en la conciencia esa maldita (o bendita) percepción.

Sabemos que la neuromatriz del dolor se puede activar por expectativas, por empatía, con la imaginación. Sabemos que el efecto placebo apaga la neuromatriz.

Sabemos que no existen “señales de dolor” que surgen de los tejidos, por mucho que se estimulen, que no existe dolor si no se activa el “generador cerebral” .

La cuestión se centra en el “generador”. ¿Qué lo activa? ¿Su condición epileptoide, genética?

Nosotros defendemos el aprendizaje de la red neuronal. Los “generadores” nacen con un listado de condiciones que los encienden. Forma parte del aprendizaje evolutivo. Pero también vienen con la infraestructura que les obliga a aprender, de la experiencia propia, de la observación de la ajena y de la instrucción más o menos experta, complementando así la lista de condiciones activadoras.

Los “generadores de migraña” se activan por una decisión cerebral de los “generadores de decisión”, en este caso, de encendido de recursos defensivos.

Una crisis de migraña puede resultar de la activación innecesaria y no corregida de los recursos defensivos. El error del encendido puede facilitarse por una determinada cultura.

Eso es lo que aquí defendemos. La hipótesis nos parece plausible.

En los cursos de migraña explicamos la hipótesis. En muchos casos (70-80%) el generador se calma. Deja de activarse sin motivo.

La clave está en calmar lo que está sobreactivado.

¿Antiepilépticos?

¿O, simplemente, conocimiento?

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Medicina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a El origen de la crisis migrañosa

  1. Nieves dijo:

    Gracias por todas la informaciones. Espero que en alguna ocasión los cursos se den en Madrid para poder asistir. Un saludo

  2. Javier Ochoa dijo:

    Suerte a todos/as en el nuevo curso, mucho ánimo y mentes abiertas. ¡Sí se puede!, lo digo por experiencia propia.
    PD: Saludos para Arturo, Iñaki y todo su magnífico equipo.

  3. Saludo y envío un abrazo a todo el equipo y les doy la enhorabuena y las gracias por todo su trabajo y esfuerzo para mejorar “este terrible estado de dolor llamado migraña” ¡ánimo a todos los nuevos participante!.Es enriquecedor e interesante, merece la pena y se consigue.

  4. Elena dijo:

    Buenos días,
    Tengo una duda sobre los desencadenantes. He creído entender que el cerebro, a través de lo que se nos ha enseñado sobre la migraña, activa sus alarmas erróneamente. Pero qué ocurre cuando alguien no sabe que “algo” puede desencadenar una crisis según los ortodoxos y en cambio la desencadena? Lo explico con un ejemplo: mi padre cuando era joven, casi el 100% de las ocasiones en que había un cambio atmosférico, le daba una crisis, y él no tenía ni idea de lo que le pasaba ni había oído nunca hablar de los desencadenantes.
    Gracias de antemano

  5. Elena: es una objeción clásica y frecuente. El aprendizaje no tiene por qué ser consciente. Conocemos las dinámicas generales pero no la secuencia en cada caso. Es muy difícil explicar cómo un cambio atmosférico genera una crisis. El cerebro busca patrones causales allá donde la experiencia y la instrucción (cultura) le señala. Cuando encuentra una correlación le atribuye una convicción causal y se queda establecida (sesgo de confirmación). Hay numerosos estudios que muestran la falta de correlación entre los cambios meteorológicos y la migraña. Lo mismo sucede con la exposición a otros desencadenantes. Sin embargo se demuestra que la expectativa (placebo, nocebo) es poderosa. En los cursos conocemos muchos casos en los que el desencadenante meteorológico pierde su poder tras la explicación de los verdaderos mecanismos cerebrales (creencias).

  6. Elena dijo:

    Muchas gracias Arturo, el próximo 20 de noviembre me desplazo desde Madrid a Vitoria para hacer el curso. Ya he leído tu libro con gran interés (Migraña, una pesadilla cerebral), pero necesito reafirmar conceptos y recibir indicaciones para lo que me resulta más complicado, que es el cómo interiorizar una creencia para que haga “mella” en el cerebro.
    Un saludo,

  7. Eva: espero que el curso colme tus expectativas y consigas un cerebro defensivo más saludable, es decir, más sensato.

    Saludos

  8. clara dijo:

    hola,espero sea este el lugar para poder dejar mi comentario.Mi nombre es Clara,tengo 54 años,soy de Montevideo-Uruguay,en el mes de junio comenzo a dolerme la cabeza,toda y diria que las 24 hs ,ya que estoy durmiendo 4 o 5 hs gracias a pastillas para dormir,me duermo y despierto con el mismo dolor.nunca me habia dolido asi que pense que podia ser pasajero,al ver que no pasaba y ya formaba parte de mi dia a dia ,fui a mi doctora quien me mando estudios,me internaron ya que el dolor no cesaba,me pasaban via intravenosa,Orudis ,Tramadol,continuamente,hasta llegaron a pasarme 4 tramadol en emergencia volviendo a casa tal cual llegue a la sociedad.tomografias computadas,resonancias ,todo tipo de estudios,tratamiento del dolor ,donde me inyectaron el nervio de Arnold,2 veces dejandome en peores condiciones.me dieron todo tipo de medicacion,para tratar epilepsia,mas por supuesto tramadol y orudis que no dejaban nunca de pasarlo.llegue al punto de no soportar luz,ruidos ,ni siquiera el contacto,de una persona.estuve 15 dias internada sin ningun resultado positivo.el Dolor estaba y no se iba,era continuo,lo sigue siendo. Estando internada,vino a atenderme el Fisiatra Rodrigo Yarzabal,un joven que espero sea mi salvacion,el ha participado en el Congreso Fisiatria y Dolor.2012 Alcala Henares,miembro de SEFID, y alli tuvo el gusto de conocerlo a usted Arturo Goicoechea.El esta tratando de ayudarme..no parezco sencilla o facil,ya que el dolor continua ni ha cedido..pero confio estar en buenas manos.El porsupuesto me hablo de su pagina,y lo leo bastante seguido,para poder entender un poco lo que esta pasando en mi cabeza.me gustaria saber su opinion ,Rodrigo Yarzabal esta ayudandome en todo lo que puede…dice que puede llevar un tiempo ,que no sera facil..me gustaria saber su opinion,he visto su amabilidad respondiendo a personas que sufren como yo.desde ya deseo que Dios siga bendiciendolo y guiandolo para ayudar a muchismas personas que lo necesitan.humildemente…Gracias!!!

  9. clara dijo:

    olvide comentar,que ya sufro dolores cronicos por operaciones.tengo 5,e historias de haber soportado mucho dolor.Rodrigo Yarzabal me hablo muchisimo de ustede ,pero lo mejor que hizo fue ponerme en contacto con su pagina,la cual leo y re leo para poder ayudarme a mi misma a entender que es lo que pasa,no tomo medicacion alguna ya que bastante atacaron todo mi cuerpo con drogas…trato de poner en practica lo que me dice Rodrigo y lo que leo por internet de sus libros Doc Arturo !!! Mil Gracias!!!

  10. Clara: Comprendo tu calvario. Desgraciadamente abundan los casos como el tuyo. Mi aportación es la de divulgar todo el conocimiento que la Neurociencia va aportando y que nos ayuda a entender el dolor y, sobre todo, a afrontarlo desde las nuevas convicciones. Tienes la suerte, por lo que veo, de contar con un profesional que ha asimilado los nuevos conceptos y está dispuesto a acompañarte en el proceso del cambio de creencias y expectativas. Sólo puedo animarte a tener confianza, constancia y coraje y desearte suerte en el empeño.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s