“Escuela de dolor: explorando vías de afrontamiento” (V) – Cuando la “sola educación” no es capaz de liberar al paciente del dolor……. ¿Qué pasa? (Rafael Torres Cueco)

Como señalo en el cuarto punto de la introducción, “el hecho de que haya personas que no mejoran tampoco debe condicionar a las personas que están en el proceso, porque cada persona (y cada cerebro) es un mundo, y ya he dicho que las recaídas o los que no van bien no invalidan el planteamiento teórico. Los pacientes, a veces, sentimos esa necesidad de cerciorarnos de que todos están bien para reafirmarnos. No es mi caso particular, pero sí lo he percibido en bastantes personas que se han puesto en contacto conmigo”. Rafael Torres es un prestigioso fisioterapeuta, profesor del Departamento …

Seguir leyendo

“Escuela de dolor: explorando vías de afrontamiento” (IV) – ¡Menudo cuento…! (Ana M. Reyes)

          “El hecho de que haya recaídas o personas a las que la pedagogía del dolor no ayuda lo más mínimo, no invalida el marco teórico. Pero sí debe abrir una puerta a la reflexión sobre por qué hay personas que, haciendo lo mismo que otras, no consiguen darle la vuelta a la tortilla. Cada persona, una vez interiorizada la teoría, inicia su particular forma de afrontar la situación, pero el hecho de que no se logre una reducción en el número de crisis de migraña, o en el consumo de fármacos, o en el dolor crónico proyectado sobre la …

Seguir leyendo

Nocicepción muscular

El dolor muscular, al igual que otros supuestos dolores de otros tejidos, no existe. No hay efluvios de dolor que surjan de músculos dañados o estresados por condiciones mecánicas y/o metabólicas límite. Sí existe la nocicepción (detección de nocividad, de peligro) normal, fisiológica, protectora del daño muscular consumado o inminente y la nocicepción sensible, patológica e improductiva del miedo al movimiento, a la actividad. Los músculos, como otros tejidos, pueden ser dañados por energías peligrosas mecánicas, térmicas y químicas. Como resultado de ese daño liberarán moléculas señal, información química. Los músculos, como otros tejidos, disponen de vasos sanguíneos que aportan …

Seguir leyendo

“Escuela de dolor: explorando vías de afrontamiento” (III) –   Encontrar un camino… (Mercedes Gasca)

      Como decía en el segundo de los puntos de la introducción… “ya que estamos de confesiones, yo “confieso” que no estoy bien, que me enredé por el camino y que adquirí miedos irracionales, igual de irracionales que el miedo cerebral cuando no hay daño en el organismo. Yo no me atrevía a tomar ningún tipo de medicación, ni tan siquiera para aliviar el malestar de una gripe. También adquirí un miedo irracional al “no” movimiento o a hacerme cualquier tipo de prueba por si la información “alarmista” que aportara la misma empeoraba mi situación. También pensé que, si …

Seguir leyendo

“Escuela de dolor: explorando vías de afrontamiento” (II) – Volviendo a casa… (Sol del Val)

Sol del Val es una veterana y apreciada colaboradora del blog por sus siempre valiosas aportaciones desde su experiencia como psicóloga y como padeciente de migrañas de largo recorrido. Hace poco nos contó cómo trabajan algunos psicólogos… aquellos que comparten el marco teórico que sustenta la pedagogía del dolor. Así comienza el primero de los diez puntos que integran esta serie de entradas: ”El marco teórico es correcto en función de los avances en Neurociencia. En muchos casos sólo aportando información sobre neurofisiología del dolor y biología de organismo, se produce el deseado cambio y los síntomas desaparecen por completo …

Seguir leyendo

Los nociceptores no se autoexcitan

Los nociceptores son neuronas defensivas que extienden sus ramificaciones por cada rincón de la superficie e interior del organismo. Habitualmente están silentes y sólo se activan y disparan señal cuando sufren el impacto de una energía peligrosa (mecánica, térmica o química). Si la zona defendida no se comprime, estira, calienta o enfría, superando los límites de resistencia mecánica o térmica, o si no hay metabolitos ácidos en su entorno, no se generan señales de peligro ni respuestas locales. La membrana de los nociceptores está poblada de receptores de energía nociva. Cada uno de ellos tiene su umbral de disparo, que …

Seguir leyendo