Síndromes y programas

Un síndrome es una agrupación de síntomas y signos. El síndrome gripal, por ejemplo, contiene fiebre, dolorimiento general, picor nasal y traqueobronquial e hipersecrección de mucosas.

Los síntomas son efectos de la activación de programas. Su objetivo es el de proyectar a la conciencia del individuo sensaciones que incitan a una conducta defensiva. La sensación del picor cutáneo a la conducta de rascado, la del picor nasal a la de estornudar, la del picor laríngeo a la de toser y la del picor uretral a la de orinar.

Los síntomas sólo certifican que se han activado los programas que los generan, en un momento, lugar y circunstancias determinados. No garantizan que su activación esté justificada. Sólo sabemos que están activados.

No existen falsos síntomas. Los programas, una vez activados, generan siempre síntomas reales. El dolorimiento general con cansancio y desgana para la interacción social se activa en la gripe pero también en la depresión y en la fibromialgia. Los síntomas son iguales en las tres situaciones. Por sí solos no permiten el diagnóstico. Deberemos recurrir a otros datos adicionales: en la gripe existe la fiebre y los síntomas y signos catarrales, componentes de programas distintos que no se activan en la depresión ni en la fibromialgia.

Un síndrome agrega síntomas generados por conjuntos variables de programas. En la migraña se activa el programa dolor (en una mitad de la cabeza o en toda ella) junto al de la intolerancia digestiva y al de la aversión sensorial. Son tres programas distintos, integrados en el síndrome migrañoso.

El síndrome migrañoso se activa también en la infeccion meníngea meningocócica, con la misma cualidad. En la infección meníngea hay, además, fiebre (programa de hipertermia), meningitis (programa de inflamación en las meninges) y muerte, si no se toman medidas terapéuticas urgentes.

Ante los síndromes debemos descartar la existencia de enfermedad. Hoy podemos hacerlo con una buena valoración de los síntomas y una buena exploración y con la ayuda de pruebas complementarias. Si no hay sospecha-evidencia de enfermedad podemos concluir, razonablemente, que estamos ante una activación no justificada, un falso positivo: ha habido una atribución de probabilidad de enfermedad por parte del organismo; ello ha dado lugar al encendido de los programas y, a partir de un umbral de probabilidad determinado se ha producido la proyección a la conciencia.

Podemos imaginar los síntomas a nuestro antojo pero sólo de modo evanescente. El yo consciente no tiene poderes para encender (ni apagar) programas. Con la imaginación activamos las áreas necesarias pero sólo levemente. Podemos calentar algo el agua pero no hacerla hervir. Para que los síntomas aparezcan en la conciencia se precisa un nivel mínimo de evidencia o sospecha cerebral-inconsciente de enfermedad. El miedo del individuo al robo no dispara la alarma. Sólo la evaluación del sistema de seguridad activará la respuesta. Si el individuo quiere que salte la alarma deberá atracar con violencia su propio domicilio.

En la fibromialgia se activa el programa “respuesta de enfermedad”, por evaluación cerebral de sospecha de enfermedad. La sospecha no se confirma por los estudios complementarios. Lo lógico sería que se apagara el programa. No ha habido robo ni se queda escondido el ladrón en la casa. El sistema evaluativo ha producido un error. Debe identificar la causa del error y disminuir para el futuro la probabilidad de ese error.

La detección de error es una función fundamental en los sistemas que aprenden. Si ante un falso positivo de robo se concluye que el ladrón está escondido o ha burlado el sistema, este reacciona sensibilizando más sus recursos y valoraciones haciendo más probable que se active el programa en el futuro. Estamos ante el sesgo de confirmación: negar la posibilidad del falso positivo y conceder a la  activación de la alarma la virtud de la realidad del robo. Si se activa la alarma es porque hay robo potencial, aun cuando no se haya consumado.

Residir en un organismo con un programa de alerta a enfermedad activado es un horror kafkiano.

– Tiene que haber un ladrón en mi casa.

– No hay ninguna evidencia de robo ni de ladrones

– ¿Entonces por qué está activado el sistema de seguridad?

– Son imaginaciones suyas. Si no hay robo ni ladrón no es posible. No le creo. Le aconsejo una visita a Psiquiatría.

  El dolor es una opinión cerebral, dijo Ramachandran. Una opinión acertada a veces y desacertada en otras.

El cerebro se equivoca. A veces consigue contagiar el error al individuo consciente.

El profesional está en lo cierto cuando afirma que no existe enfermedad (robo-ladrón) detectable.

El profesional se equivoca cuando concluye que el padeciente imagina todo y no cree que estén los programas activados.

El padeciente se equivoca cuando niega la posibilidad del falso positivo y las explicaciones del error evaluativo cerebral.

La detección de error: una función complicada, tanto para el cerebro como para el profesional y el padeciente.

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Medicina y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Síndromes y programas

  1. Maitane dijo:

    Buenos días doctor Goicoechea.
    Es posible que con la fibromialgia lleges a tener alguna dècima de fiebre de vez en cuando?Lo pregunto porque padezco fibromialgia y ultimamente en algun momento del día suelo tener una o dos décimas pero no a todas horas ni todos los días.No le hago mucho caso porque pienso que es otro de los sítomas que padecemos encargados de dar la tabarra

  2. Maitane: sí es posible, aunque es más frecuente en el síndrome de fatiga crónica

  3. Cristina dijo:

    Buenas noches,
    Me gustaría conocer los diferentes orígenes de estos errores.

    Muchas Gracias.

  4. Cristina: todo aprendizaje contiene errores. Al igual que el sistema inmune comete errores de evaluación de peligro atribuyendo a algunas moléculas información sobre agentes peligrosos y dando lugar a las alergias y a las enfermedades autoinmunes, el sistema nervioso también los comete a la hora de valorar señales de todo tipo a las que atribuye información sobre peligro. La información experta y la imitación pueden facilitar el error o disminuirlo.

  5. Gabriela dijo:

    Buenas noches. Desde Montevideo, Uruguay, lo saluda Gabriela. Quisiera preguntarle: el único error que comete el cerebro, en su “evaluación neuronal”, al menos , conocido, es la llamada “fibromialgia”? O existen otras patologías del SNC, que esté científicamente comprobado que también ocurren por el mismo tipo de “error”, en dicho sistema?.
    Cordiales saludos.

  6. En mi opinión, los síndromes englobados en el término “Sensibilización central” (migraña, colon irritable, cistitis intresticial, S de fatiga crónica…) responden al mismo mecanismo. El criterio es el de encontrar programas defensivos activados sin que exista una patología demostrada.

  7. Gabriela dijo:

    “Casualmente”, todos sindromes asociados muy frecuentemente a la Fibromialgia..
    Gracias por su valioso aporte.

  8. Buenas tardes.

    Yo he llegado a una conclusion propia y me gustaria compartirla, a ver que piensa.
    Y si la “Fibromialgia” fuese solo un sintoma mas y no aun la enfermedad en si?

    Con respecto a los grados de dolor en cada individuo, siempre he creido que cada persona sufrira lo que su cerebro o celulas recuerdan que ha sufrido por algo,y ese sera el grado maximo en cada persona, admas de los factores circunstanciales del momento?, es decir, que el diferente varemo y grado de sufrimiento estuviese marcado por el sufrido en cualquier situacion por el individuo, de ahi los diferentes grados de tolerancia. por poner un ejemplo; dos mujeres,mi prima y yo, ambas de la misma edad,37 años; en su vida,antes de enfermar, el mayor esfuerzo que habia hecho habia sido una clase de gimnasia en el instituto,en casa su madre se lo hacia todo y jamas habia pasado por ningun trauma psicologico. yo, maltratada desde la infancia, trabajando en el campo y en casa desde los 8 años, responsable y cuidadora de mis cuatro hermanos y viajera deportista de riesgo, con 24 años subi al campamento base de los HymalaYa con SFC,Endometriosis activa, migrañas cronicas y depresion endogena. cuando mi prima sufre, su nivel de dolor va en funcion del vivido, tambien es menos tolerante, yo creia hace unos 6 años que ya no podia ser mas insoportable, y cuando vuelvo la vista atras me doy cuenta de que llevo dos años en crisis constante,que he degenerado muchisimo, que he desarrollado una SQM insoportable y que la SFCapenas me permite mantener los organos con vida, y el nivel de sufrimiento es infinitamenete superior al de hace unos años….no se puede exajerar cuando la palabra “horrible” se queda literalmente corta. Pero es cierto que a medida que aumenta el dolor aumenta la tolerancia a este,es como si existiera ademas un componente adictivo, lo mismo ocurrio con todos los medicamentos que me handado, morfinas, cortisonas, puntos de anestesia,antidepresivos,ansioliticos,somniferos,antipsicoticos…etc…hace tres años he decidido dejarlo todo, fue muy duro, pues el mono era peor que el de un Jonky, pero ya no me hacian efecto y las dosis eran tan altas que a todo ello añado los multiples efectos secundarios: osteoporosis, riñoñes, higado,jaquecas,mas migrañas,mas alterado el sistema nervioso,mas omsomnio….recuerdo que hubo un momento que todo me hacia el efecto contrario,fue una locura…..
    Ufff……vaya charla he soltado….lo siento, espero no agobiar a nadie, la soledad e incomunicacion junto con todo mi malestar y dolor insoportable me descontrola y expresarme me ayuda….

    gracias por sus investigaciones una vez mas.

    saludos.

  9. Patricia de la Torre dijo:

    Goretti, también tengo fm. Creo que todas hemos seguido la ruta de médicos y medicamentos. La comprensión de la neurolgia del dolor y de la enfermedad sin enfermedad, parece una paradoja y contradicción. Es útil el yoga, la terpia conductual y la fisioterapia. Te deseo que mejores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s